El gobierno progresista mantiene al peor director general de la Guardia Civil. Mal comienzo de un gobierno que lastra el progreso

Pedro Sánchez y los progresistas mantienen al peor director General que tuvo la Institución más valorada.

Pedro Sánchez y los progresistas mantienen al peor director General que tuvo la Institución más valorada.
Dtor. General, hijo del cuerpo y general fracasado, ejerce de juez y de político

Con Felix Azón, han vuelto al siglo dieciocho, hijo del cuerpo, con añoranzas de los siglos esclavistas. 

La UniónGC, –Unión de Guardias Civiles–denuncia recortes generalizados una vez más a los Guardias Civiles. Los progresistas nuevamente premian a los funcionarios que se juegan la vida por los derechos constitucionales con el palo y la zanahoria.

No han pasado 24 horas desde que el actual Director General de la Guardia Civil en funciones, D. Félix Azón, anunciase a las asociaciones profesionales de la Guardia Civil literalmente su “renovación” por cuatro años más, anticipándose incluso a la rueda de prensa de los candidatos de PSOE y UP, cuando anunciaban un acuerdo para formar un nuevo gobierno.

Y es pasadas escasas horas de ese anuncio, cuando en la mañana de hoy plantean desde su Dirección un tremendo recorte en los derechos laborales hasta ahora adquiridos por los guardias civiles.

Paradojas de una administración progresista, que elimina de un plumazo los llamados “descansos singularizados” que desde hace cinco años disfrutaban los guardias civiles en compensación a las noches y festivos trabajados.

Por si no fuera poco, bajo un bálsamo económico, (mal) empleando para ello la partida de la equiparación salarial con policías autonómicas, Félix Azón quiere compensar económicamente que los guardias civiles renuncien a parte de su mermado descanso para realizar servicios extraordinarios, cuando en el cuerpo hermano de Policía Nacional dichos conceptos están fuera de las partidas de la equiparación.

En definitiva, retroceso de derechos que hacen entrever, a la vista del anuncio del Director General, unos cuatro años de recortes laborales, en la institución más valorada por los españoles y precisamente en momentos en que las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado deben añadir un sacrificio añadido en su función de defensa del orden público y las libertades.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído