¿RESCATAR PERSONAS?

El hundimiento de Mónica Oltra: condenan a su exmarido por agresión sexual a una menor en acogida

El hundimiento de Mónica Oltra: condenan a su exmarido por agresión sexual a una menor en acogida
Mónica Oltra e Íñigo Errejón, esta pasada campaña electoral.

LAudiencia de Provincial de Valencia ha condenado a un educador social, exmarido de la vicepresidenta y consellera de Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, a cinco años de prisión y 10 de inhabilitación por haber abusado de una menor tutelada por la Generalitat de un centro de acogida del barrio de Campanar, en Valencia, entre finales de 2016 y principios de 2017.

La sentencia considera probado que Luis Eduardo R. I. entraba en la habitación de la menor, que entonces tenía 13 años y a la que castigaban en una habitación individual «por llegar tarde, hacer ruido y hablar por las noches». Lo hacía a petición de la propia menor «por la dificultad para conciliar el sueño por sus miedos», e incluso le pedía que le hiciera un masaje en la zona del cuello y la espalda. «Una vez creía que se hallaba dormida, cogía la mano de la niña y se masturbaba«, indica el fallo de la Sección Segunda, que considera probado que ocurrió en, al menos, una decena de ocasiones. Ella, «ante la vergüenza» se hacía la dormida.

La Sala incide en que la menor tuvo «una dificultad añadida» a la hora de formular su denuncia «ante el temor de no ser creída» porque «el acusado mantenía, al parecer, en la fecha de los hechos, una relación de parentesco con un alto cargo de la Generalitat algo que era conocido por todos en el centro».

Luis Eduardo R. I. exmarido de Oltra.

La menor, que ahora tiene 17 años y se encuentra en un centro de corrección de menores, se halla tutelada por la Generalitat desde los cuatro años, por lo que había establecido una relación de confianza con el educador. Entiende el tribunal que no tenía «animadversión» hacia el acusado y que su relación era buena. Ese motivo y el hecho que de «pensaba que no la iban a creer en el centro», le llevó a no denunciar. Solo se le contó a su novio de entonces y a su suegra, que la animaron a hablar con el centro. La niña aseguró que se reunió dos veces con las psicólogas de Conselleria y que pensó que no la creían y perdía el tiempo. Finalmente, el 22 de junio de 2017 se decide a declarar ante el Grupo de Menores de la Policía Nacional sin querer dar «más datos del monitor y del que le cuesta hablar por temor».

Ante las acusaciones, el educador, que durante ese tiempo estuvo varias veces en el turno de noche, negó que fuera habitual que hiciera masajes -«no es un spa», dijo- y que cuando la veía nerviosa le hacía una tila o le dejaba la luz encendida. Sin embargo, reconoció que en alguna ocasión le hizo «un masaje en el cuero cabelludo» para que pudiera dormir.

El tribunal da credibilidad al testimonio de la menor y recrimina a la directora del centro que, al tener noticia de unos presuntos abusos, no preguntara a la niña ni la derivara a otro centro.

Te puede interesar

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído