LA TRIBUNA DEL COLUMNISTA

Los malabarismos de ‘Fraude’ Sánchez: dice apoyar la Constitución y negocia a la vez con quienes la queman en la hoguera

El Mundo: "Nunca habíamos celebrado el Día de la Constitución con tanta inquietud como la que despierta el hecho de que el Gobierno vaya a estar en manos de quienes quieren derribarla"

Los malabarismos de 'Fraude' Sánchez: dice apoyar la Constitución y negocia a la vez con quienes la queman en la hoguera
Pedro Sánchez, haciendo defensa de la Carta Magna a la par que en Cataluña sus socios quemaban ejemplares de la misma.

La caradura de Pedro Sánchez no tiene límites. El presidente del Gobierno en funciones se ha acostumbrado a venderle al personal un doble discurso que, normalmente, es contradictorio entre sí porque no se pueden cumplir los dos asertos a la vez.

Es decir, Sánchez no puede comparecer en el Congreso de los Diputados un 6 de diciembre de 2019 y eregirse en defensor a ultranza de la Constitución Española y, al mismo tiempo, apoyar y plegarse a los mandatos de los de ERC para negociar la investidura, entre otras cosas porque esos golpistas se dedicaron a incendiar ejemplares de la Carta Magna.

El editorial de ABC es muy claro al respecto y define claramente que Sánchez se ha deslizado por la peligrosa pendiente del cinismo:

Ayer, a la misma hora que Sánchez elogiaba la Constitución, los CDR, la nueva «kale borroka» a la catalana, quemaron en público ejemplares de ella. Debería ser suficiente indicio para él del chantaje que pretenden imponer Torra, Puigdemont, Urkullu y Junqueras, con quien se sigue negociando la investidura entre barrotes. Utilizar la Constitución como coartada argumental para blanquear a quienes desprecian la Carta Magna y desean la fractura de la nación es un ejercicio de cinismo, porque por mucho intento que haga el PSOE para maquillar la realidad, lo que proponen los separatistas no cabe en la Carta Magna ni con fórceps.

Lo cierto es que el presidente del Gobierno en funciones ya se ha prestado para cerrar el martes 10 de diciembre de 2019 las negociaciones con ERC en Barcelona y así lograr su investidura en un pleno que, según informa La Razón, hasta puede celebrarse en los últimos coletazos del año, entre Navidad y Nochevieja. El diario de Francisco Marhuenda tacha de grotesca la negociación emprendida por Sánchez para conseguir mantenerse en La Moncloa con apoyos tan incendiarios:

Que ayer, un día festivo que debería ser motivo de celebración, todas la conversaciones en los salones del Congreso tuvieran como eje a los separatistas de ERC, los mismos que quemaban en Barcelona ejemplares de la Carta Magna y tildaban de franquista el Texto que nos ha hecho libres e iguales; el Texto que nos ha llevado a la mayor descentralización territorial de la historia de España y que nos ha proporcionado décadas de crecimiento, roza lo grotesco y da cuenta de la difícil y compleja situación por la que atraviesa la sociedad española en su conjunto.

Incongruencia e incoherencia en unos políticos que, como el presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez, mantiene una pública defensa del marco constitucional, de cuya voluntad no queremos dudar, y al mismo tiempo pretende hacer descansar la estabilidad política de España, que es la de su Ejecutivo, sobre un partido que ha encabezado un golpe antidemocrático, que tienen a sus principales dirigentes en la cárcel, condenados en firme y con todas las garantías procesales, por sedición, y que mantiene públicamente su voluntad de reincidencia. Cuanto menos, hay que presuponer que los términos de acuerdo entre las dos partes –el PSOE y ERC– se basarán en objetivos diametralmente opuestos.

El Mundo apela a que dentro del PSOE aún se pueda recapacitar y evitar que Sánchez firme el deceso de la Carta Magna al encamarse del todo con ERC:

A nadie sorprende ya que la retórica de Sánchez vaya por un lado y la práctica de sus decisiones por otro bien distinto. Pero nunca habíamos celebrado el Día de la Constitución con tanta inquietud como la que hoy despierta en tantos ciudadanos el hecho de que el Gobierno vaya a estar en manos de quienes quieren derribarla. Los socialistas –un partido como el PSOE debiera ser mucho más que un líder mesiánico como Sánchez– están a tiempo de recapacitar y de asumir que España se la juega y necesita un Gobierno capaz de preservar con fuerza el marco de convivencia que nos dimos en el 78. Si no, que al menos abandonen el cinismo que ayer demostraron al afirmar que defender la Constitución equivale a «facilitar la formación de un Gobierno» cuando se ha apostado porque éste sea rehén de los sediciosos.

 

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído