LA MINISTRA DE JUSTICIA FUE DE SOBRADA Y CREYÓ QUE EL TRIBUNAL EUROPEO IBA A FALLAR DE FORMA AMBIGUA A LOS INTERESES DEL SEPARATISMO CATALÁN

El golpista Junqueras incendia La Moncloa por los cuatro costados y deja completamente carbonizada a Dolores Delgado

Varios ministros y cargos socialistas de peso tienen claro el futuro de la responsable judicial: "Está fulminada"

El golpista Junqueras incendia La Moncloa por los cuatro costados y deja completamente carbonizada a Dolores Delgado
Oriol Junqueras y Dolores Delgado.

Pedro Sánchez y su tropa de mariachis andan como auténticos zombis desde el 19 de diciembre de 2019, fecha en la que se conoció el fallo sobre Oriol Junqueras en el Tribunal de Justicia Europeo en el que se reconocía que debía haber tenido permiso para recoger su acta de eurodiputado.

Según cuenta este 22 de diciembre de 2019 en el diario La Razón la periodista Pilar Ferrer, Moncloa fue un verdadero polvorín, un palacio que ardía por los cuatro costados.

De momento, la gran señalada es la ministra de Justicia, Dolores Delgado, a la que se culpa desde el entorno del presidente y varios de sus ministros de haber ido de sobrada y de no haberles informado puntualmente sobre lo que podía cocerse en esa instancia judicial comunitaria.

Lo peor de todo es que Delgado consideraba que la sentencia iba a ser ambigua y que no iba a dar lugar a una celebración por todo lo alto de los golpistas, una sensación que no se compartía en la orilla presidencial adonde había llegado el rumor de que el fallo iba a ser muy favorable para Junqueras y su banda del lazo amarillo.

Lo cierto es que Sánchez, con el fallo en la mano, monta un gabinete de crisis y reúne a Iván Redondo, Carmen Calvo, José Luis Ábalos y llama de urgencia a Adriana Lastra. La inquietud se desata y en el Gobierno empieza a circular una frase: «Menuda torta política». Los puñales se dirigen a la titular de Justicia y a su íntimo amigo, Baltasar Garzón.

Según detalla Ferrer:

Delgado, Garzón y otros jueces progresistas de su entorno presumían de tener buenos contactos en la justicia europea y con los abogados de Junqueras y Carles Puigdemont. En estos medios se esperaba una sentencia menos taxativa, si bien las alarmas empezaron a saltar ante los tres votos particulares del Tribunal Constitucional que apuntaban en otra dirección. Tres magistrados del TC estimaron que el Supremo no ponderó adecuadamente que la prisión preventiva de Junqueras lesionaba su derecho de participación política cuando se presentó a las elecciones catalanas en diciembre de 2017, y entonces el juez Pablo Llarena le impidió tomar posesión de su escaño en el Parlament. En Moncloa cundió el desánimo por la imagen de la justicia española y la reacción de ERC. «Esto es un soplo de aire al independentismo», admitían varios ministros y dirigentes socialistas.

Evidentemente, en el Ejecutivo de Sánchez ya se da por finiquitada a la titular de Justicia y aunque nadie da la cara públicamente, varios ministros y dirigentes socialistas ‘pata negra’ lo tienen claro:

Dolores Delgado está fulminada.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído