La delegación de la UE en Bolivia mostró su preocupación por la escalada de la tensión internacional

La UE protege al gobierno de Pedro Sánchez en su impasse con Bolivia

La UE protege al gobierno de Pedro Sánchez en su impasse con Bolivia
Pedro Sánchez PD

El impasse diplomático entre España y Bolivia sigue creciendo. La Unión Europea (UE) ha expresado su «profunda preocupación» por la decisión de Bolivia de expulsar del país a diplomáticos españoles, entre ellos la encargada de negocios, Cristina Borreguero, y ha mostrado su rechazo a la decisión de La Paz. Sin embargo, no ha realizado ninguna valoración de las acusaciones de intentar favorecer una fuga de dos exministros de Evo Morales, ni de la participación activa de efectivos del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional.

«La delegación de la UE en Bolivia expresa su profunda preocupación por la escalada de tensión diplomática que se ha saldado con la declaración de ‘persona non grata’ de la encargada de negocios y del encargado de la sección consular de la Embajada de España, medida que rechaza», ha dicho en un comunicado.

Asimismo, ha confirmado que el lunes 30 de diciembre tuvo lugar una reunión de jefes de misión de los estados miembro «para conocer de parte de España lo sucedido» y ha resaltado que «agradecería recibir a la mayor brevedad una explicación de parte del Gobierno interino de Bolivia».

En este sentido, la Unión Europea ha recalcado en un comunicado publicado en su cuenta en la red social Facebook que «la expulsión de funcionarios diplomáticos es una medida extrema e inamistosa que debe reservarse a situaciones de gravedad».

«El pleno respeto a la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y el diálogo son fundamentales para reducir la tensión», ha manifestado, antes de mostrar su «firme deseo» de que «esta situación se supere con celeridad y que las tradicionales y excelentes relaciones de Bolivia con todos los estados miembro y la UE se restablezcan».

La ministra de Exteriores interina de Bolivia, Karen Longaric, ha justificado la expulsión de diplomáticos españoles alegando que «violaron» las normas tanto nacionales como internacionales con su visita a la residencia de la embajadora mexicana en La Paz, sobre la que discrepan ambos gobiernos.

El Ejecutivo español, que respondió con la expulsión de tres diplomáticos de la delegación diplomática en Madrid, sostiene en un comunicado escrito en un tono ‘muy poco cortez’ con el gobierno de Jeanine Áñez que fue una visita «de cortesía» a los antiguos altos cargos del Gobierno de Morales asilados en dependencias mexicanas.

Sin embargo, el representante del Gobierno de Jeanine Áñez para la comunidad internacional, Tuto Quiroga, ha acusado a España de conspirar con México para «extraer a criminales y delincuentes». En concreto, a dos exministros de Evo Morales que cuentan con información muy sensible sobre los negocios realizados por los fundadores de Podemos en el país latinoamericano. En la misma línea, adelantó que el círculo cercano de Pablo Iglesias también recibió dinero de otras narcodictaduras, como son la de Venezuela y Nicaragua.

Las autoridades bolivianas expulsaron igualmente a la embajadora de México, María Teresa Mercado, tras lo que el Ministerio de Exteriores mexicano dio instrucciones para el regreso de la diplomática al país azteca «con el fin de resguardar su seguridad e integridad».

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído