El ‘socialismo del siglo XXI’ empieza su expansión en Europa a través de Podemos

El sueño de Hugo Chávez se cumple: «El chavismo llega a España»

El sueño de Hugo Chávez se cumple: "El chavismo llega a España"
Pablo Iglesias y Hugo Chávez PD

La dictadura de Nicolás Maduro ha visto alcanzado el gran sueño de Hugo Chávez: la llegada del ‘socialismo del siglo XXI’ a España. El líder bolivariano siempre se mostró a favor de la internacionalización de su modelo, no solo dentro de América Latina donde se mostró su respaldo económico a las campañas de ciertos candidatos socialistas, sino también en Europa, donde España se convirtió en uno de sus grandes objetivos.

La fundación de Podemos fue una de las señales de que el chavismo estaba dispuesto a llegar al poder en España. No en vano, el partido político surgía de la mano de quienes habían sido sus asesores más cercanos y con quienes mantenían una relación estrecha y simbiótica. De ahí que Pablo Iglesias, Juan Carlos Monedero o Íñigo Errejón siguieran apoyando al régimen bolivariano pese a las denuncias de crisis humanitaria y violación de Derechos Humanos.

Con el apoyo del pensamiento que “España no es Venezuela”, Podemos fue conquistando espacios, lo que demostró la evidente alegría de Diosdado Cabello en 2015, cuando en un ataque impulsivo afirmó que Grecia y España eran la demostración de que el chavismo está dando la vuelta al mundo:

«Ahí está lo que pasó en Grecia (de la mano de SYRIZA). Ahí está lo que va a pasar en España más temprano que tarde«, precisó el actual presidente de la Asamblea Nacional Constituyente y número dos del régimen chavista. En la misma línea, destacó que «eso es el chavismo que anda dando la vuelta al mundo entero».

Con respecto a España, Diosdado Cabello dejó claro que “el chavismo llegará más temprano que tarde a España”. Unas palabras premonitorias que ahora se ven hechas realidad con la llegada de Podemos al gobierno de España de la mano del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y los independentistas. Aunque se ha tenido que ir a dos elecciones generales y ganar por la mínima diferencia de dos diputados, el sueño del tirano está cumplido: el chavismo está en la Moncloa.

Amistades peligrosas

A pesar de que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) ha reconocido a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela, sus vínculos con el chavismo no han pasado por debajo de la mesa. Por ejemplo, ha mantenido las relaciones diplomáticas intactas con el embajador Mario Isea, no ha entregado la representación diplomática al enviado por el líder opositor, Antonio Ecarri, y tampoco se ha pronunciado para denunciar el reciente golpe de Estado contra la Asamblea Nacional, la última institución pública que ha sido electa democráticamente en Venezuela.

Los socialistas españoles también están enfangados por los nexos de su expresidente José Luis Rodríguez Zapatero, quien no solo jugó un papel cómplice con el régimen a través de sus estériles diálogos que sólo ayudaron a dar oxígeno a la dictadura de Nicolás Maduro en momentos de máxima tensión, sino que también está bajo la lupa nacional e internacional tras conocerse las acusaciones contra quien fue su embajador en Venezuela, Raúl Morodo, a quien se le señala por el presunto expolio millonario de Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Podemos, el gran socio del PSOE, ha dejado más que claro que está a favor del régimen bolivariano y que rechaza a la oposición liderada por Juan Guaidó. En este sentido, su única preocupación está en ocultar cualquier evidencia que demuestre los nexos económicos entre la dictadura chavista y el partido de Pablo Iglesias. Esos mismos que, según ha publicado El Confidencial, ya están en mano de la DEA y del gobierno de Estados Unidos.

Los vínculos entre Podemos y la tiranías latinoamericanas son constantes. Sólo unos días atrás, desde La Paz (Bolivia) confirmaban a Periodista Digital que el fallido plan de fuga de los GEO españoles para los exministros de Evo Morales escondidos en la Embajada de México tenía como autor al partido de Pablo Iglesias y al exministro de comunicación boliviano, Manuel Canelas.

Ahora, con el régimen bolivariano adueñándose del último bastión de la democracia venezolana, observa cómo logra su gran sueño internacional: dominar la política de España. Una carta que podrá jugar para intentar erradicar las sanciones de la Unión Europea o para crear un paraíso de las fortunas robadas a través de la corrupción y del narcotráfico.

El gran sueño de Hugo Chávez está convirtiéndose en la gran pesadillas de muchos.  

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído