LA SEGUNDA VOTACIÓN DE LA SESIÓN DE INVESTIDURA

La valiente Ana Oramas, sometida a una presión asfixiante, al borde de las lágrimas en el Congreso

Ha dicho «¡No!».

Ana Oramas se ha erigido como la cara de la política decente que aún queda España, cumpliendo con su palabra y con sus principios, incluso por encima de las consecuencias que ya han asomado desde su propio partido.

Según afirman desde laSexta, la diputada ha dado muestras de que esta situación le está afectando también en lo emocional, y se ha dejado ver en su entrada al Congreso de los Diputados «muy afectada y al borde de las lágrimas», para manifestar su «no, por convicción» en la segunda votación de la sesión de investidura de Pedro Sánchez.

El partido Coalición Canaria ha preferido ver por sus intereses antes que por España, y ha adelantado desde ya que la negativa de Ana Oramas a Pedro Sánchez, a Podemos y a los separatistas, es un asunto «muy grave».

En una entrevista que concedió Periodista Digital, la canaria había afirmado que «un gobierno de coalición con Podemos y el apoyo de Esquerra y de Bildu, que les trae sin cuidado este país, que la estabilidad, los presupuestos y las pensiones no son su prioridad, sus prioridades son la independencia y la libertad de los presos catalanes».

La parlamentaria con 11 años en el Congreso español, no cree que el actual partido socialista se haya inclinado a la izquierda radical, sino que «la estrategia del PSOE la están llevando asesores electorales del jefe del Gobierno, su jefe de Gabinete y su prioridad no es el país». Allí puede estar la base de su decisión.

Autor

Jesús Mitchelle Torres

Licenciado en ciencias fiscales (ENAHP – IUT), especialista en auditoría de Estado (Universidad Simón Bolívar) y magíster en gerencia pública (IESA) con siete años de experiencia como auditor de Estado en Venezuela.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído