LA LETRADA ESTÁ VINCULADA AL PARTIDO COMUNISTA Y ES ABOGADA EN EL DESPACHO ACTIVAT

Irene Montero presionó al Partido Comunista para que desactivase la denuncia de la ‘chacha para todo’

Irene Montero presionó al Partido Comunista para que desactivase la denuncia de la 'chacha para todo'
Pablo Iglesias, Anabel Segado e Irene Montero.

Contra buen fardo de paja han ido a chocar los ‘marqueses de Galapagar‘! La ‘escolta-recadera‘ de Irene Montero, pareja de Pablo Iglesias, no era precisamente una mujer que desconociera sus derechos laborales y supo recurrir a una jurista de armas tomar para que le llevase su caso.

Anabel Segado fue la letrada escogida por la escolta para que la defendiera de la negativa de la hoy ministra de Igualdad ante las reclamaciones salariales. El currículum de esta abogada era para echarse a temblar: secretaria de Movimiento Obrero y de vivienda del Partido Comunista Español. Además también es letrada en el despacho ActivaT. Es decir, todo argumentos más que suficientes para que Montero supiera desde el primer momento que ir a juicio, amén de ponerla en un brete, era llevarse un buen baño.

Aparte hay otro detalle esencial que publica este 16 de enero de 2020 Okdiario. Resulta que el jefe de la abogada es Enrique Santiago, secretario general del PCE, y al que la ya hoy ministra de Igualdad habría rogado que desactivase esa denuncia y tratase de llegar a un acuerdo extrajudicial.

La cifra por evitar la imagen de Irene Montero entrando en los juzgados tenía un precio y, según ese digital, se habría elevado a unos 50.000 euros, una cantidad superior a los cerca de 33.000 inicialmente exigidos en concepto de horas extraordinarias no abonadas y de horas nocturnas.

Entre los encargos que la escolta tenía que hacer para Montero estaban tareas tan alejadas en materia de seguridad como comprar comida para las mascotas, llevar y traer a amigos y familiares hasta el casoplón de Galapagar, encargarse del mantenimiento de varias propiedades de la pareja y, además, ocuparse de la mecánica de sus vehículos particulares. También debía de ir a comprar de manera habitual productos de parafarmacia y droguería para bebés, alimentos de determinadas marcas y supermercados, llevarle la cena a casa desde varios establecimientos concretos de Madrid.

Y en el colmo de los despropósitos le pidió la actual ministra que adelantase su jornada laboral para que le tuviera calentito el coche.

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído