Un proyecto de Ley chavista establecía que los niños eran del Estado y no de sus padres

Celaá copia la idea de ‘expropiar’ a los niños de una fallida ley de Hugo Chávez

Celaá copia la idea de 'expropiar' a los niños de una fallida ley de Hugo Chávez
Isabel Celaá y Hugo Chávez PD

El gobierno de Pedro Sánchez ha vuelto a mostrar evidentes influencias de la dictadura chavista. La ministra de Educación, Isabel Celaá, durante una férrea defensa contra el ‘pin parental’ propuesto por Vox por considerar que vulnera el derecho fundamental de los niños a ser educados, lanzó una frase que ha encendido las alarmas dentro de la sociedad española: «No podemos pensar que los hijos pertenecen a los padres». A pesar de que la frase ha sido fuente de innumerables memes y de todo tipo de reacciones, la pregunta más común que se hace es: si no son de los padres, de quiénes son.

El origen de la propuesta de la ministra socialista y la respuesta a quiénes serían los responsables de los niños se encuentra escondida en Venezuela. En junio de 2009, el dictador Hugo Chávez realizaba unas declaraciones igualmente de polémicas donde se afirmaba que los hijos de los venezolanos no eran de sus padres, sino del Estado. Incluso, en un gran número de discursos y alocuciones de televisión de pudo ver cómo el tirano bolivariano afirmaba que los estudiantes eran «sus hijos de la revolución». Ahora bien, en Venezuela no se quedó en una simple anécdota, ya que el régimen comenzó a trabajar a escondidas en un proyecto de Ley de Educación que le confería al Estado el derecho de educación y cría de los venezolanos hasta cumplir los 20 años.

Para ser más precisos, en el artículo cuatro de la enmienda constitucional, los padres sólo tendrán a sus hijos hasta que cumplan los tres años de edad. A partir de ese momento, quedarán bajo el cuidado de una organización de Círculos Infantiles, para su formación física y mental hasta cumplidos los veinte. Exactamente, el borrador establecía que:

“Todo menor de edad permanecerá al cuidado de sus padres hasta tanto cumpla la edad de 3 años, pasados los cuales deberá ser confiado para su educación física y mental así como para capacidad cívica, a la Organización de Círculos Infantiles, organismo que por esta Ley queda facultado para disponer la guarda y cuidado de la persona y ejercicio de la Patria Potestad de estos menores”.

Sin embargo, las grandes protestas sociales y el inicio de la inestabilidad política hicieron que el proyecto de ley no fuese aprobado, aunque sigue en los archivos del chavismo para su posible implementación en caso de ser considerada clave para la permanencia en el poder. Ahora bien, lo que resulta curioso es que, más de una década después, las mismas ideas se promulguen en España en un «gobierno progresista» que cuenta con la presencia de Podemos. Sí, el partido político fundado y conformado por los grandes asesores del régimen chavista y actuales defensores de la dictadura de Nicolás Maduro.

Lejos de ser una casualidad, las palabras de Isabel Celaá parecen apuntar al trabajo (hasta ahora insospechado) de plantear algún tipo de treta judicial que permita al Estado ‘expropiar’ a los niños y, con nuevas leyes educativas que dejan a un lado a la educación pero fuerzan a otras asignaturas, manipular su pensamiento y garantizar su respaldo político cuando tengan edad para ejercer su derecho electoral. No en vano, basta con visitar cualquier escuela pública de Venezuela para ver que las imágenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro decoran las paredes y se tratan casi con devoción, por lo que no parece disparatado que se empiecen a usar imágenes de referencia en la izquierda para intentar manipular a los más jóvenes.

Cada vez son más las evidencias de que el pensamiento bolivariano está dentro del gobierno de extrema izquierda de España.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído