¿GUERRA SUCIA?

Pedro Sánchez usa las ‘cloacas’ para endosarle al Rey Juan Carlos una grave lío de faldas y corrupción

Pedro Sánchez usa las ‘cloacas’ para endosarle al Rey Juan Carlos una grave lío de faldas y corrupción
Imagen de archivo del Rey emérito.

El diario sanchista Público mueve ficha, alentado por el entorno de Pedro Sánchez tal y como han asegurado a Periodista Digital fuentes próximas al PSOE, contra la Monarquía y publica un relato en el que endosa una nueva amante al Rey emérito y la implica en oscuros pagos del IBEX-35.

Relatan que Shahpari Zanganeh es de la quinta del Rey Juan Carlos y tercera mujer de su amigo, ya fallecido, el traficante de armas Adnan Khashoggi. Por eso no es de extrañar que entre ellos existiera una gran amistad, que llevara al exmonarca a introducirla entre las empresas españolas que tenían intereses en Oriente.

Es el caso de Iberdrola pagó entre abril de 2004 y enero de 2005 la pequeña cantidad de 9.000 euros a esta exuberante iraní con magníficas relaciones en Teherán y otros países árabes.

Ese medio, que trata a la iraní como una amiga “íntima del Rey”,  se puso en contacto con la eléctrica presidida por Ignacio Sánchez Galán, que reconoce que la factura es cierta: «Nuestro interés era conseguir trabajo en Irán para Iberdrola Ingeniería, pero finalmente no salió adelante».

Según señala la factura, Zanganeh cobró 1.000 euros al mes durante nueve meses, entre abril de 2004 y enero de 2005; un total de 9.000 euros. Sin embargo, esta liquidación se hace efectiva el 18 de noviembre de 2004, es decir, tres meses antes de que se hubiera acabado el trabajo para Iberdrola Ingeniería. Además, el contrato de representación está firmado y abonado por la empresa matriz, Iberdrola S.A., y no por la sociedad para la que en teoría estaba haciendo las gestiones.

Zanganeh y su marido Adnan Khashoggi.

Y prosigue el diario sanchista que Zanganeh -hija de la cantante de ópera Pari Zanganeh y de Hossein Zanganeh, y perteneciente a una estirpe que derrotó al Sha de Persia- tenía en el gobierno iraní a un tío como ministro del Petróleo, lo que parecía ser una buena garantía de que Iberdrola Ingeniería «conseguiría vender su tecnología al país, que es a lo que se dedicaba esta empresa, que acabó cerrando tras un último proyecto en Letonia», aseguran fuentes de la compañía eléctrica.

A pesar de su vida completamente occidental (Zanganeh estudió en la Universidad de Columbia y en la de Boston), «su familia es de clase alta, muy bien relacionada con el régimen iraní de los ayatolás, considerados expertos en ciencias islámicas como la jurisprudencia, la filosofía, el conocimiento iluminativo y la moral», dice Público.

Concluyen: esta estrecha y buena relación con Irán no le ha impedido mantener conexiones también cercanas con el gobierno de Arabia Saudí, donde tuvo durante tiempo su residencia y cuenta bancaria. De hecho, es en el Riyadh Bank de Arabia Saudí donde Iberdrola le hace el pago facturado en noviembre de 2004, por trabajos que supuestamente acabarían en enero de 2005, y que finalmente la iraní no consiguió.

Pero lo publicado no es más que una sarta de mentiras. Reproducimos en Periodista Digital las rectificaciones, desmentidos y aclaraciones que a estas afirmaciones hace la propia Shahpari Zanganeh, a través de sus representantes en España:

  • La acusación de que la Sra. Zanganeh haya mantenido una relación personal con el rey Juan Carlos I es absolutamente falsa y daña seriamente su honor y reputación. Nunca ha mantenido una relación personal, amistosa o económica con el rey emérito y, por ello, una afirmación de este tipo debe ser rectificada inmediatamente. Tampoco ha sido presentada por él a otras compañías españolas con quien tenga o haya tenido una relación contractual, tal y como afirmaba el artículo.
  • Al contrario de lo que se sugiere, Shahpari Zanganeh ha desarrollado una carrera profesional por sí misma gracias a sus propios logros y no como consecuencia de sus relaciones personales o familiares. Tiene una larga carrera profesional como consultora representando y desarrollando proyectos para multinacionales, como Iberdrola, y buscando contratos en la región de Oriente Medio y África del Norte (MENA), que ha sido construida gracias a su duro trabajo y determinación.
  • En cuanto a Iberdrola, la señora Zanganeh trabajó como representante independiente y consultora en el periodo 2004-2007, de conformidad con su acuerdo de representación y consultoría (que cumplía con las reglas de la OCDE y los más altos estándares internacionales). Ayudó a Iberdrola a identificar oportunidades de nuevo negocio en la región MENA y a introducirlos en el mercado.
  • Es completamente falso que ella actuara como intermediaria para conseguir el contrato para el consorcio español en el tema del AVE a la Meca. Por el contrario, ha trabajado de forma efectiva para gestionar el proyecto como Project developer desde 2008 y su contrato estuvo sujeto a todos los estándares requeridos.
  • El artículo afirma que tiene vínculos familiares con el ministro iraní Bijan Namdar Zanganeh, lo que es completamente falso. A pesar de compartir el mismo apellido, no es su tío, no tiene ningún vínculo familiar con él, ni tampoco le ha conocido nunca. Por tanto, no es cierto que Shahpari Zanganeh se haya aprovechado de esta relación.
  • En relación con el punto anterior, Shahpari Zanganeh no “pertenece a una estirpe que derrotó al Sha de Persia”, tal y como se afirma. De hecho, se fue de Irán cuando era una niña y ha vivido en múltiples países. No tiene relación con el gobierno iraní ni tiene nacionalidad iraní. La mayoría de su familia estuvo sujeta a persecución durante la Revolución en 1979.
  • Por último, la vida privada de la Sra. Zanganeh nunca ha sido de dominio público. Sin embargo, se ve obligada a aclarar que no nació en 1939, sino tres décadas más tarde, y que nunca fue repudiada por Adnan Khashoggi, con quien siempre se ha profesado respeto y amor.
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído