El gobierno del PSOE-Podemos está mostrando claras señales de apoyar a la dictadura de Nicolás Maduro

Pedro Sánchez: 16 días en el poder y 5 caricias podemitas a Maduro

Pedro Sánchez: 16 días en el poder y 5 caricias podemitas a Maduro
Pedro Sánchez y Nicolás Maduro PD

Pedro Sánchez tomó posesión de su cargo el 8 de enero y logró el sueño de quitarse la coletilla de ‘presidente en funciones’. Sólo han pasado 16 días de su juramentación frente al Rey Felipe VI, donde bromearía con el recordado “ocho meses para 10 segundos”. Sin embargo, ha sido tiempo suficiente para ver un giro drástico en su política internacional y mostrar una postura muy cómoda para el régimen de Nicolás Maduro.

A pesar de que el ‘feo’ más evidente a los venezolanos ha sido el rechazar un encuentro entre mandatarios con Juan Guaidó en el marco de su gira europea, no ha sido el único. En las últimas horas se ha visto cómo su ministro José Luis Ábalos (quien también es el secretario de Organización del PSOE) se reunió en secreto en el aeropuerto de Barajas, en la madrugada del pasado 20 de enero de 2020, con la vicepresidenta del Gobierno de Maduro, la chavista Delcy Rodríguez.

A pesar de que el encuentro es una evidente violación a las sanciones impuestas por la Unión Europea, el gobierno de Pedro Sánchez ha preferido mantener el encuentro con la representante del régimen chavista dentro de un avión privado y en una sala VIP del aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. En este sentido, se vuelve a insultar a quienes están luchando por reducir el impacto de la dictadura bolivariana y facilitar una transición pacífica en el país.

Los sucesos ocurren simultáneamente a la polémica entrevista de Pablo Iglesias en ‘El programa de Ana Rosa’, donde el vicepresidente de Gobierno rechaza reconocer a Guaidó como presidente interino de Venezuela, por lo que sólo lo ve como “uno de los líderes de la oposición”.

Como si fuera poco, el gobierno de Pedro Sánchez sigue reconociendo al chavista Mario Isea como el embajador de Venezuela en Madrid, por lo que ha dejado en un segundo y casi olvidado plano al enviado de Juan Guaidó, Antonio Ecarri. Así como tampoco se ha cerrado el grifo de los recursos que llegan al chavismo a través del Banco de España.

Mientras todo esto sucede en España, algunos socios del gobierno de Pedro Sánchez están en Caracas participando y negociando en el marco del ‘Encuentro Mundial contra el Imperialismo’. En concreto, están en la capital venezolana los miembros de Izquierda Unida (que cuenta hasta con ministerios en el gobierno), de Sortu (aliado de Bildu que se abstuvo a favor del PSOE) y de izquierda en positivo (partido a favor del independentismo en Cataluña).

De poco sirve que Pedro Sánchez reconozca a Juan Guaidó como presidente de Venezuela o que envíe a su ministra de Asuntos Exteriores a hablar de elecciones transparentes, mientras que bajo mesa siguen reuniéndose, negociando y reconociendo al régimen que está siendo investigado y sancionado por crímenes de lesa humanidad y ataques contra la democracia.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído