La líder de Ciudadanos busca un acercamiento al PP de Pablo Casado

Inés Arrimadas plantea una estrategia electoral en Cataluña que desenmascara el ego supremo de Albert Rivera

Inés Arrimadas plantea una estrategia electoral en Cataluña que desenmascara el ego supremo de Albert Rivera
Inés Arrimadas y Pablo Casado.

Inés Arrimadas está dispuesta a dar un sonoro puñetazo sobre la mesa y acabar con la inercia que dejó como herencia Albert Rivera en Ciudadanos. La líder naranja, ahora que el inhabilitado presidente de la Generalitat de Cataluña está a mes y medio de anunciar la fecha de las elecciones autonómicas, en principio el 18 de marzo de 2020, quiere cambiar la estrategia para esa campaña y está dispuesta a tender puentes con el Partido Popular.

Por lo pronto, aunque ambas formaciones han tratado de ser lo más discretas posibles en sus conversaciones, lo cierto es que en un puntazo confidencial del diario La Razón de este 30 de enero de 2020 se cuenta que Ciudadanos ha dejado caer la posibilidad de ir de la mano de los populares en las elecciones catalanas y que al partido de Pablo Casado no le disgusta esa propuesta, aunque la formación de Génova 13 asegura que solo han sido conversaciones de pasillo en el Congreso de los Diputados, que aún no hay nada en firme.

Tiempo para madurar la idea hay porque, insistimos, hasta el 18 de marzo de 2020 no se conocerá la fecha de las elecciones catalanas, ya que para ese día ha previsto Quim Torra el pleno en el que se aprobarán las cuentas autonómicas y una vez estas salgan adelante anunciará el día en el que quedarán convocados los catalanes a las urnas.

CAMBIO DE RUMBO

El propio Carlos Carrizosa, diputado de Ciudadanos en el Parlamento de Cataluña y uno de los hombres fuertes de Inés Arrimadas, no descartaba esa posibilidad de ir en una coalición con el Partido Popular, lo cual ya es un golpe de timón con respecto a lo que sucedía en la etapa de Albert Rivera, quien siempre mostró su alergia a ese tipo de plataformas, salvo la honrosa excepción de Navarra Suma.

Es más, muchas prospecciones demoscópicas demostraron que de haber ido juntos en esa propuesta de un ‘España Suma‘ le habría reportado muchos beneficios a ambas formaciones. Pero Rivera no quería compartir protagonismo antes de que se depositase el voto en las urnas y así pasó lo que pasó, que Ciudadanos cayó en la irrelevancia con 10 magros escaños en el Congreso de los Diputados.

Comentaba Carrizosa que:

Hemos dicho en reiteradas ocasiones que nosotros tendemos una mano a los partidos constitucionalistas para llegar a todo tipo de acuerdos. Acuerdos antes de las elecciones y acuerdos posteriores a las elecciones en aquellos puntos básicos en los que el constitucionalismo debe estar de acuerdo, que son la defensa de los valores y los principios de nuestra Constitución

El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, valoró el cambio de tercio de Ciudadanos, aunque es consciente de que Inés Arrimadas no tiene, de momento, un pleno margen de maniobra puesto que el partido naranja no tendrá su congreso hasta el mes de marzo de 2020, cuando de ese cónclave saldrá un nuevo líder, en este caso, si se cumplen los pronósticos, lideresa.

La iniciativa para Cataluña, al estilo de lo que ya aconteció en territorio navarro con Navarra Suma, también se atisba que pueda replicarse en el País Vasco donde en el último cuatrimestre de 2020 está prevista la celebración de las elecciones autonómicas y ambos partidos saben que necesitan ir juntos para no quedarse en una situación irrelevante.

 

 

Te puede interesar

Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído