El Sargento Paéz. Un nuevo capítulo de las historias reales de los hombres y mujeres perseguidos por solicitar permiso para ejercitar un derecho al que no necesitaban permiso, derecho de asociación.

Los Guardias Civiles Democráticos, fueron derrotados, nunca se rindieron.

Los Guardias Civiles Democráticos, fueron derrotados, nunca se rindieron.

La UnionGC –Unión de Guardias Civiles– hace escasos días, dio un paso valiente y solidario hacia sus compañeros, Guardias Civiles separados del servicio ilegalmente. Lo hizo donde debía hacerlo, lo hizo en el momento oportuno, y con luz y taquígrafos, como punto primero y ante la primera mujer que dirige nuestra Institución. Ver enlace en asamblea de la UFP donde dan la voz a Páez Guardia Civil en la UFP pone la voz reclamando derechos Humanos

Debido a que se ha producido por primera vez un hecho de tanta relevancia, —UniónGC pide ante la DGGC la rehabilitación UMD VERDES — vamos a dar inicio de una serie de artículos que mostrarán parte de la historia, de los hombres y mujeres, –Guardias Civiles, paisanos, policías, sindicalistas de UGT, CCOO,  etc— que por toda España, no se resignaron y dieron un paso al frente, para que la Guardia Civil entrara en los tiempos de la democracia, dando un servicio de excelencia a la ciudadanía. La UniónGC pide a la DGGC como primer punto al readmisión de los UMD VERDES

Hoy hablaremos de el Sargento Paéz, un Guardia Civil decente y honrado, que fue expulsado por un hecho grave, que no tiene tipificación pena ni administrativo alguno: “Solicitar permiso para poder solicitar y ejercer su derecho constitucional”.

Ingresó en el año mil novecientos sesenta y ocho en la Guardia Civil, estuvo destinado por varias zonas del territorio de España, y especialmente debemos reseñar, el país vasco, las islas canarias etc, siendo su último destino tráfico en Andalucía.

Sufrió dos atentados, el último en Vitoria –Llodió–, momentos en los que estando de baja por dichos atentados terrorista, se unió al Movimiento Democrático de la Guardia Civil, para intentar cambiar la Guardia Civil y adecentarla con arreglo a los tiempos.

Fue pionero junto con el Cabo Rosa y las mujeres de ambos, en la formación de la primera asociación de mujeres y familiares de Guardias Civiles que se denominó y se llama, “Asociación de Cónyuges de los Guardias Civiles”. Nunca las podremos olvidar, grandes entre las grandes, Carmen, modesta etc.

En agosto de 1.991, tras varios expedientes formados bajo el amparo de la delictual Operación Columna, con pruebas ilegales y especialmente imputado por solicitar permiso para solicitar la creación de una asociación, que es y era un derecho constitucional no necesitado de permiso ,  fue  expulsado.

La expulsión de este gran profesional y excelente Guardia Civil y ciudadano ,no se produjo simplemente por algo tan sencillo, utilizar y pedir un derecho legal y constitucional, sino, por las denuncias continuadas y graves que el Movimiento Democrático de la Guardia Civil llevaba a cabo contra la casta política corrupta que se había concertado para hacer de España su cortijo particular.

Los UMD VERDES, los Guardias Civiles históricos que en un momento y en democracia, se empoderaron saben que fueron derrotados, saben que fueron torturados y perseguidos por personas malvadas e indecentes, pero también saben que nunca se han rendido, que después de veinticinco años de autenticas persecuciones, y maltrato, ganarán esta guerra porque como bien dicen: “Tenían y tienen, la fuerza de la razón y no la razón de la fuerza”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído