EL ASESOR ESPECIAL DE LA UNIÓN EUROPEA LLEGARÁ A VENEZUELA EN MARZO EN BÚSQUEDA DE UNAS SUPUESTAS ELECCIONES PRESIDENCIALES

Borrell y Maduro ponen en marcha una nueva jugada maestra mientras empresas europeas y rusas sacan tajada de PDVSA

Borrell y Maduro ponen en marcha una nueva jugada maestra mientras empresas europeas y rusas sacan tajada de PDVSA
Josep Borrell y Nicolás Maduro.

El dictador Nicolás Maduro tiene algunos meses planificando su nuevo amaño al que llama «elecciones parlamentarias» para acallar las pocas voces que aún suenan en la dictadura, mientras tanto, la Europa que dirige Josep Borrell no tiene mejor plan que otra sesión de diálogo.

Según ha informado Hinde Pomeraniec para Infobae, un grupo de diplomáticos y expertos europeos en Bruselas valoraron la situación actual de Venezuela, y de los escenarios analizados, decidieron poner en marcha al asesor especial de la UE para el país caribeño, Enrique Iglesias.

Este, iniciará una gira «de dos o tres semanas» para hacer contacto con «Estados Unidos, México, Cuba y Argentina», para proponer que se realicen elecciones presidenciales, sin que se haya detallado la agenda.

«Tenemos un plan y es que haya elecciones presidenciales sin exclusiones», señaló el diplomático, quien señaló que Iglesias mantendrá reuniones con diversos actores políticos.

Después de la visitas a los países antes indicados, Iglesias, quien fue canciller y director del banco central de su país, así como director de la CEPAL y presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), estará de nuevo en Caracas en marzo.

Según la periodista, un funcionario cercano a Josep Borrell afirmó que están «buscando elecciones libres y justas», todo esto a pesar de que la dictadura chavista se ha negado a realizar elecciones presidenciales ante Europa, ante Estados Unidos e incluso ante el diálogo presenciado por el propio Vaticano.

«Tenemos un plan y es que haya elecciones presidenciales sin exclusiones», dijo el diplomático, quien señaló que Iglesias mantendrá reuniones con diversos actores políticos.

Mientras Europa se distrae la dictadura sigue su paso

Queriendo o sin querer, mientras Borrell, Sánchez y compañía siguen los tiempos que marca el diálogo, el dictador Nicolás Maduro avanza con pie de plomo.

Esta misma semana, Maduro nombró como la máxima autoridad al frente de la estatal PDVSA Tareck El Aissami –un demostrado chavista vinculado a las redes del narcotráfico, sancionado y buscado por los Estados Unidos— y creó una comisión presidencial para la «defensa, reestructuración y reorganización, que tendrá todo el poder para iniciar el proceso de cambios y defensa integral de toda la industria petrolera», dijo el dictador en un acto público.

El cambio se produce a menos de un mes que Maduro anunciara la privatización del sector petrolero venezolano, con Rusia como principal promotor de este nuevo giro no muy socialista.

En enero la dictadura venezolana sostuvo encuentros con la sancionada Rosneft PJSC, Repsol SA de España y Eni SpA de Italia, esto con la idea de permitirles hacerse cargo de las propiedades petroleras controladas por el gobierno y reestructurar parte de la deuda de la compañía estatal, Petróleos de Venezuela SA, a cambio de activos, según dijeron fuentes con conocimiento del tema a Bloomberg.

Está claro que la estatal rusa tendrá un rol protagónico en este camino hacia la privatización de PDVSA, mientras que Repsol SA ya fue avisada por Estados Unidos en cuanto a la posibilidad que le caigan sanciones por hacer negocios con el régimen venezolano.

 

La sumisión de Borrell ante la dictadura chavista que impidió la entrada a Venezuela de cuatro eurodiputados.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído