¡QUE NO LES FALTE DE NADA, QUE PAGAN LOS ESPAÑOLES!

Manjares ‘boccato di cardinale’ en el nuevo menú del Falcon para Sánchez y su tropa

Brandy Carlos I, Ginebra Seagrams, Bombay Sapphire o whisky 12 años Cardhú, Chivas y Johnnie Walker Black Label...

Manjares 'boccato di cardinale' en el nuevo menú del Falcon para Sánchez y su tropa
Pedro Sánchez en el aire y un montaje con una botella. Montaje PD

Pedro Sánchez a la cabeza -ya sabemos lo que le gusta el avión Falcon-, y su tropa de confianza, van a disfrutar de un menú ‘boccato di cardinale’ en sus trayectos en avión presidencial o derivados (también entra el Airbus).

La expresión ‘boccato di cardinale’ no está lanzada al azar. La curia vaticana siempre se ha movido con soltura entre los placeres de la buena mesa.

En el lejano siglo XIII en la corte de Roma se tomaba langosta trufada y los deliciosos huevos benedictinos sobre lecho de bacalao eran un capricho de Benedicto III, a quien se atribuye incluso la receta.

La fama que tienen los cardenales de saber elegir con esmero los placeres de la mesa no es infundada.

Pues al igual que los ‘papas gourmets’ o los ‘cardenales triperos’, el socialista Sánchez y su cortejo parecen decididos a disfrutar a fondo de los buenos alimentos.

Cuenta OkDiario que el Gobierno ha cerrado la contratación de las viandas que aparecerán en los aviones reservados al propio Ejecutivo y a la Casa Real, y los números asustan: 40.000 euros anuales.

En la carta destacan marcas muy específicas, como vinos Ribera del Duero reserva ‘Pago de los Capellanes o equivalente’, Rioja ‘El Puntido’, Brandy Carlos I, Ginebra Seagrams o Bombay Sapphire o whisky 12 años Cardhú, Chivas o Johnnie Walker Black Label.

La lista de ‘misceláneos’ es variada y amplia y comprende desde caramelos Solano -en tres sabores: café, normal y fresa y nata-, patatas Matutano o cacahuetes Eagle a otros más ‘gourmet’ como pulpo en salsa gallega Pescamar, anchoas de Santoña El Consorcio, ventresca de bonito del norte Campos y otras conservas de mejilones, almejas y berberechos. También hay orujo, licores de manzana y naranja, pacharán, pastas de mantequilla, aceitunas rellenas de pimiento o anchoa y surtidos de frutos secos, refrescos o infusiones.

Con el anterior menú ocurría parecido

El Gobierno Sánchez gastaba casi la misma cantidad en los caprichos gastronómicos de los aviones que lo que le costaba un total de 6.000 menús para los trabajadores del Palacio de La Moncloa. Mientras los empleados que desempeñan sus funciones en el complejo presidencial se tienen que conformar con un almuerzo (o una cena) con productos que no resultan muy onerosos, los ocupantes de los aviones oficiales disfrutan de una amplia carta donde solo se disfruta calidad por arrobas.

Ahora, con el nuevo contrato, la cuantía gira en torno a números parecidos: más de 5.800 menús para los snacks de los avioncitos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído