Han cambiado los tiempos pero no las formas ni los modos, nuestros altos responsables siguen creyéndose Dioses, por encima del bien y del mal. Un Coronel indigno que dicta instrucciones contra lo legislado por el gobierno, y la Directora General no le abre expediente para su expulsión.

Los Jefes de la Guardia Civil tienen que cumplir la ley. El Coronel debe ser sancionado con la expulsión.

La directora general desde que tomó posesión no se se escucha, hay rumores que dicen que esta ocupada en reestructurar la Institución

Se expulsó a Guardias Civiles por el simple hecho de , “Solicitar permiso para solicitar una asociación”. Se organizó la criminal Operación Columna contra los que en democracia se atrevieron a solicitar permiso para el ejercicio de un derecho constitucional y después de más de veinticinco años, los recursos humanos de la Guardia Civil, siguen peor, y lo sustancial que con estos jefes ni se atisban mejoras y muestras sus atrocidades en actos públicos y en escritos que luego no pueden dar marcha atrás o manipular.

A la Guardia Civil y al caduco modelo policial que existe ya no le llega con parches, hay que darles a conocer el texto constitucional, la dignidad y el respeto a sus hombres. España necesita una ruptura de modelo y una ruptura con el generalato caduco que mantiene la actual directora general que siendo una mujer ni  se le oye ni se sabe que existe.

El comunicado de la UniónGC –Unión de Guardias Civiles—es claro y contundente lean, lean y no paren de leer y pensar, es bueno para la salud especialmente en estos tiempos.

Comunicado acerca del correo dimanante del Coronel Jefe del Servicio de Prevención de la Guardia Civil.

El Real Decreto-ley 7/2020, de 12 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes para responder al impacto económico del COVID-19, dice, textualmente en su art. 11 lo siguiente:

Artículo 11. Consideración excepcional como situación asimilada a accidente de trabajo de los periodos de aislamiento o contagio del personal encuadrado en los Regímenes Especiales de los Funcionarios Públicos como consecuencia del virus COVID-19. Uno –1–, Al objeto de proteger la salud pública, se considerará, con carácter excepcional, situación asimilada a accidente de trabajo, exclusivamente para el subsidio de incapacidad temporal que reconoce el mutualismo administrativo, aquellos periodos de aislamiento o contagio provocados por el COVID-19.

Según lo que se acaba de exponer, y, sobre todo por lo dispuesto en el artículo 11 del Real Decreto-ley 7/2020, de 12 de marzo, el criterio seguido por el Coronel Jefe del Servicio de Prevención de la Guardia Civil sería totalmente erróneo.

En primero lugar, como ya se ha dicho, porque sería contrario a una disposición normativa que, muy claramente, considera situación asimilada a accidente de trabajo, exclusivamente para el subsidio de incapacidad temporal, aquellas situaciones de aislamiento o contagio provocados por el covid-19.

Por lo tanto, resulta totalmente superfluo y carente de todo interés, para el caso que nos ocupa, que “…las especiales características del virus y su forma de propagación y contagio hacen muy difícil determinar, cuando y cómo se ha producido el contagio en aquellas personas a las que se les ha diagnosticado un positivo confirmado, no pudiéndose determinar si el mismo ha sido relacionado con la prestación del servicio”.

Dicha afirmación, como hemos dicho, a la luz del Real Decreto 7/2020 y de su artículo 11, es absolutamente inútil, puesto que, independientemente que se pueda determinar que el contagio se haya producido con ocasión del servicio o no, la norma dispone que se considerará, con carácter excepcional, accidente de trabajo.

De mayor gravedad, a nuestro juicio, resulta el siguiente párrafo de la nota del Coronel Jefe del Servicio de Prevención cuando, veladamente –NO SE DEBERÁ GRABAR– prohíbe, –porque es una prohibición–, grabar “…un hecho relativo a siniestralidad Guardia Civil en aquellos supuestos de personal del Cuerpo afectado por COVID-19 –positivos confirmados, cuarentenas, etc..– debiéndose eliminar todos aquellos que se hayan podido grabar hasta la fecha”, ya que está contraviniendo de manera consciente, y a sabiendas, una norma que dice exactamente lo contrario.

En segundo lugar, y aún en el caso de no existir el Real Decreto 7/2020, la aplicación de ese criterio por parte del Servicio de Prevención de la Guardia Civil supondría una clara discriminación de los miembros de la Guardia Civil con respecto al resto de trabajadores los cuales, tal y como dispone dicho RD, sí que estarían amparados por esa situación de reconocimiento, aunque de forma excepcional, como accidente de trabajo de todos aquellos episodios de aislamiento o contagio por COVID-19.

Desde UnionGC solicitamos a la Directora General del Cuerpo, en cumplimiento de la normativa al efecto, que se consideren las incapacidades temporales, bajas y fallecimientos derivados del contagio por COVID-19 como ocurridas en acto de servicio y se graben como tales en el aplicativo de siniestralidad laboral. A su vez, le pedimos el cese del Coronel Jefe del Servicio de Prevención de la Guardia Civil por su manifiesta incompetencia y por si tales hechos pudieran ser constitutivos de ilícito penal.

Para finalizar ya, al comunicado de la UniónGC debemos añadirle que, esa directora general, una mujer, La primera directora general mujer, como el primer civil Roldán  ni se sabe, si está, si existe, ni creo que se le espere, a pesar de que hay rumores de que en algún sitio de la dirección general pueda estar, y si aparece es que ha estado sumamente ocupada en el anteproyecto de reforma integral de la Guardia Civil, si es así nuestros muertos de recientes fechas lo comprenderán y entenderán. El silencio muchas veces lleva escondido el mensaje.

‘EL QUILOMBO ‘ – PROGRAMA COMPLETO DEL 27 DE MARZO DE 2020

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído