Política en Castilla y León

Mañueco ofrece en las Cortes un gran pacto para la recuperación en Castilla y León

Un gran pacto con "luz y taquígrafos" en las Cortes de Castilla y León y abierto a todos los Grupos Políticos, que sirva para poner los cimientos de la recuperación en la comunidad.

Mañueco ofrece en las Cortes un gran pacto para la recuperación en Castilla y León

Hablo de fijar el camino para reforzar la atención sanitaria, para aumentar la protección de las familias y los que más lo necesitan, para dar oportunidades a los jóvenes, para impulsar nuestro desarrollo rural, para nuestro primordial sector primario, para los sectores estratégicos de nuestra industria, para dar salidas a pymes y autónomos”, ha afirmado Fernández Mañueco, en la presentación de un gran pacto por la recuperación en la comunidad.

Fernández Mañueco ha propuesto que sea la sede de las Cortes la que sirva de testigo de la negociación y posible aprobación de un pacto imprescindible para salir lo mejor posible de una crisis que nos va a sacudir con una fiereza indescriptible.

Mañueco ha señalado que no se debe olvidar que la esencia de los pactos no es buscar apoyos para una postura predeterminada, sino que es la capacidad de abandonar la propia para buscar una respuesta común. “Pactar es negociar. No es dar un cheque en blanco. Pactar es acordar medidas consensuadas para poner a nuestra economía y a nuestro país a funcionar después de esta pandemia. El pacto nunca puede ser una excusa política. El diálogo y el pacto deben responder a razones de Estado, y no a razones ideológicas”, ha señalado.

A lo largo de su intervención, el presidente del Ejecutivo autonómico ha explicado que tras la tercera prórroga del estado de alarma, Castilla y León ha seguido tomando medidas adaptadas a la situación, consensuadas y consultadas con expertos, siendo una de las primeras comunidades autónomas en actuar. Tras recordar que todas las actuaciones de la Junta se han llevado a cabo desde la máxima lealtad institucional y constitucional con el Gobierno, pero sin dejar de reivindicar lo necesario, también ha destacado la importante y necesaria coordinación con todas las administraciones públicas, con los agentes económicos y sociales, y con todas las entidades de la sociedad civil.

Asimismo, Fernández Mañueco ha puesto de manifiesto que la Junta trabaja bajo estrictos principios de transparencia y rendición de cuentas, lo que la ha convertido en un referente en España, con ruedas de prensa diarias, aportando información actualizada sobre el COVID-19 en datos abiertos. En este contexto, ha señalado que “tenemos que conocer qué sucede y actuar en consecuencia”, por lo que ha pedido que el Ministerio de Justicia gestione los datos oficiales de fallecimientos con el Registro Civil.

Dentro de todas las actuaciones llevadas a cabo desde que comenzó la crisis sanitaria, lo primero para la Junta de Castilla y León ha sido proteger a las personas, algo a lo que el sistema sanitario de la Comunidad ha sabido responder, no sin enormes tensiones, sacrificios y esfuerzos. Otro apartado esencial de esa protección a las personas ha consistido en garantizar el abastecimiento de alimentos y productos básicos. Y en tercer lugar, las actuaciones de la Junta se han centrado en la economía y el empleo.

MEDIDAS ECONÓMICAS

En este sentido, el presidente ha recordado que el pasado 25 de marzo se acordó en el marco del Diálogo Social un plan de choque con una treintena de iniciativas, movilizando un total de 220,3 millones de euros para ayudar a empresas, trabajadores y personas vulnerables, con apoyos financieros, ayudas directas e iniciativas en materia de fiscalidad. La mayoría de estas líneas se recogen en el decreto ley aprobado el 16 de abril y que hoy ha llegado a las Cortes de Castilla y León para su convalidación. En total, la norma tiene una repercusión directa de 121,5 millones de euros.

La utilización de la figura del decreto ley, justificada por ser medidas de naturaleza extraordinaria y de urgente necesidad, al amparo del artículo 25.4 del Estatuto de Autonomía, permitirá agilizar la concesión directa de subvenciones para atender las necesidades de empresas y personas. Además, incluye disposiciones especiales para los sectores de la industria agroalimentaria y el comercio, así como apoyos a la inversión de las empresas en la protección de la salud de sus plantillas.

Asi como ayudas a los autónomos para extender la tarifa plana; ayudas para los trabajadores afectados: a despedidos que no tienen prestación ni subsidio, y para financiar los gastos derivados de los créditos que formalicen para seguir con su actividad.

También recoge actuaciones específicamente diseñadas para ayudar a la industria cultural, el turismo y el deporte, así como medidas sociales en materia de vivienda que pueden beneficiar a cerca de 10.000 familias, como son una bonificación del 50 % sobre la cuota de alquiler de viviendas de protección pública durante el estado de alarma por un periodo máximo de hasta cuatro meses; y la moratoria en el pago, en los casos de compra.

Para amortiguar al máximo el efecto económico de la crisis sanitaria, y preparar la recuperación, el presidente de la Junta ha destacado que su Gobierno autonómico ha puesto en marcha un completo conjunto de medidas económicas que en total suman más de 400 millones de euros:

-100,6 millones en líneas de liquidez y crédito para empresas y autónomos.

-77 millones en aplazamiento de pago de impuestos.

-112 millones en ayudas a la innovación y a la competitividad de empresas.

-92,6 millones para el sector agroalimentario y forestal.

-Y 20,5 millones para empleo.

Junto a todas estas medidas económicas que ya están en marcha, la Junta de Castilla y León sigue trabajando en nuevas iniciativas, de las cuales hoy el presidente ha adelantado cuatro. En primer lugar, la Junta va a triplicar los fondos de liquidez que se han activado hasta ahora para las empresas.

En segundo lugar, se articularán ayudas directas vinculadas a un crédito para los autónomos que mantienen su actividad con ingresos reducidos, para ayudar a más de 30.000 autónomos que necesiten crédito.

Como tercera medida, se está trabajando para contar, a medio plazo, con un Fondo de Recuperación para empresas que se nutrirá mediante la colaboración del Banco Europeo de Inversiones.

Y en cuarto lugar, se está trabajando en una línea a través del Feader para facilitar financiación de circulante dirigido a dar liquidez con aval público, hasta 200.000 euros, a agricultores, ganaderos, cooperativas e industria agroalimentaria.

REIVINDICACIONES AL GOBIERNO

Por otro lado, el presidente de la Junta ha insistido en que para afrontar el reto enorme que supone la actual situación, las comunidades necesitan financiación adicional para sufragar el incremento de gasto, especialmente en sanidad.

Asimismo, es necesario dotar de fondos las políticas activas de empleo y las medidas de reactivación económica, más necesarias que nunca. Para ello, es necesario que esa financiación estatal adicional no se reparta con criterios de población, sino por circunstancias objetivas, algo que Castilla y León siempre ha defendido para el sistema de financiación general es más válido, aún, para este momento excepcional.

Y es que, según ha recordado Fernández Mañueco, cuando esta crisis se inició ya existía un sistema de financiación injusto que constituía uno de los principales problemas de la Sanidad pública, antes del Covid-19. Esa situación se agravó con la no devolución de cantidades importantes adeudadas a los castellanos y leoneses, correspondientes al IVA y a otros conceptos.

El presidente autonómico ha pedido rectificar ambas cuestiones, así como el recorte sufrido en los fondos para políticas de empleo. “Nadie puede comprender ni explicar que, con una mano, el Gobierno nos aporte 37 millones con motivo del coronavirus y que, con la otra, y por el mismo motivo, nos detraiga 80”, ha afirmado.

Por todo ello, ha pedido al Gobierno medidas para garantizar la financiación del Estado autonómico, que con su Sanidad y sus Servicios Sociales está afrontando los principales costes de esta crisis. Entre esas medidas, la creación de un fondo extraordinario no reembolsable propio, y no como anticipo de lo que el Estado adeuda a Castilla y León.

También, que el Gobierno garantice la liquidez de las corporaciones locales, para que puedan prestar sus imprescindibles servicios de proximidad. En este punto, ha instado al Gobierno que tenga más en cuenta a las comunidades autónomas. “Que no olvide que somos Estado. Y que gestionamos los principales pilares del Estado del Bienestar”, ha afirmado.

Y ha insistido en que la actuación desarrollada por Castilla y León constituyen una prueba efectiva de la utilidad del Estado Autonómico, de las comunidades autónomas, que ha demostrado ser Estado desde la lealtad, complementando, e incluso supliendo, la acción del Gobierno cuando las circunstancias lo han exigido para garantizar, en todo momento, la seguridad de las personas. “Hemos demostrado nuestra eficacia como principales prestadoras de servicios públicos básicos como sanidad, servicios sociales y educación, puestos a prueba por la pandemia”, ha afirmado Fernández Mañueco, quien también ha destacado la gran solidaridad demostrada entre la mayoría de Comunidades, que han compartido información, ayuda y suministros por encima de su color político, algo que desde Castilla y León ha querido agradecer.

DESESCALADA

En cuanto al inicio del proceso de desescalada, el presidente ha recordado que Castilla y León fue la primera Comunidad en pedir la declaración del estado de alarma y que ha planteado muchas veces en la necesidad de reforzar las medidas de contención de la pandemia.

En este mismo sentido, ha reivindicado la necesidad de diseñar bien y desde la prudencia el llamado proceso de ‘desescalada’, siempre  atendiendo a las recomendaciones de los expertos. Así, ha asegurado que una buena desescalada requiere que se generalicen los test; identificar a las personas que hayan alcanzado la inmunidad; contar con protocolos claros y perfectamente establecidos para la prevención de contagios; y dotarse de normas precisas que den seguridad personal y jurídica.

Así, Fernández Mañueco ha reivindicado una planificación con criterios unificados para la desescalada, no 17 criterios diferentes. Es decir, que se contemplen condiciones iguales para todos, para que los territorios puedan ir suavizando restricciones cuando las vayan cumpliendo. Por ello, Castilla y León continúa reclamando que se reúna la comisión de expertos encargada de planificar ese escenario de desescalada, y que ésta se realice con la máxima prudencia y contención.

Por último, el presidente ha recordado que los consejeros comparecerán ante las Cortes para explicar la actuación de cada uno de los departamentos. También ha aprovechado para pedir disculpas por las decisiones que no hayan sido acertadas, pero ha insistido en que el objetivo ha sido siempre el mismo: luchar contra la pandemia y sus efectos.

ADAPTACIÓN DE LA JUNTA A LA NUEVA SITUACIÓN

Fernández Mañueco también ha explicado que para adaptarse a la actual situación, la Junta ha nombrado al consejero de Fomento como órgano de contratación centralizada para el COVID-19, a fin de agilizar la tramitación. Además, se ha modificado el Decreto de prórroga presupuestaria para tener liquidez y afrontar los pagos necesarios.

Asimismo la Administración de la Comunidad ha reconducido en tiempo récord muchas actuaciones hacia procedimientos de teletrabajo. De igual modo, el sistema educativo de Castilla y León, que siempre ha apostado por la calidad y equidad, se ha adaptado a un funcionamiento telemático, con un gran esfuerzo por parte de docentes, familias y de los propios estudiantes, y con apoyo de la Junta en la dotación de medios para ello.

En este punto, el presidente se ha mostrado satisfecho que el final de curso haya sido consensuado a nivel nacional. La única excepción son los criterios de promoción y titulación, en los que se está tratando de acercar posturas con el Ministerio. También se está preparando la reactivación de los procesos de admisión de alumnos y provisión de profesorado. Y diseñando actuaciones para el próximo curso que compensen la incidencia, en este, del COVID-19.

MEDIDAS SANITARIAS Y SOCIALES

Durante su comparecencia, el presidente de la Junta ha hecho un repaso a todas las medidas puestas en marcha en materia sanitaria y social. Así, ha recordado la ampliación de los espacios sanitarios, dotándolos de ucis extendidas; montando estructuras de pre-triaje y creando equipos COVID-Primaria y COVID-Residencias.

Castilla y León ha reforzado la Sanidad con más personal, recurriendo incluso a internos residentes y estudiantes, y pasando a funcionar como una única Área de Salud, en la que los hospitales se apoyan sin fisuras.

En este punto, el presidente ha agradecido los apoyos externos recibidos, en especial, al Ejército, al Ayuntamiento de Madrid y a las comunidades de Madrid, La Rioja y Castilla-La Mancha.

Además, Castilla y León se ha esforzado por estar entre las primeras comunidades en traer material del exterior, siendo la que más material ha adquirido en proporción a su población. Así, se han comprado un total de 49 millones de unidades. Más del 80% del material de protección distribuido en Castilla y León ha sido adquirido por la Junta.

El presidente también ha destacado que la Comunidad ha alcanzado el autoabastecimiento en la producción de geles hidroalcohólicos y pantallas faciales, y se está progresando en el de mascarillas, batas y otros EPIS.

Asimismo, se han comprado más de 151.000 test, para que trabajadores sanitarios y que las residencias se sometan a pruebas masivas. No obstante el presidente ha subrayado que se necesitan muchos más test, por lo que continuará exigiendo al Gobierno, que es a quien compete en el estado de alarma, garantizar su suministro.

Por otro lado, se sigue impulsando también la investigación sanitaria, y reforzando la colaboración con el Instituto de Salud Carlos III, el Ministerio de Ciencia e Innovación, el CSIC y los centros de investigación de nuestras universidades.

En cuanto a los servicios sociales, se están monitorizando de manera constante 1.200 residencias y viviendas tuteladas, y se está reforzando la Red de Protección Social y la teleasistencia a las familias más vulnerables, ampliando el suministro de alimentos a personas que no pueden salir, por edad o enfermedad; atendiendo a las necesidades de los niños que tienen beca de comedor; garantizando el abono puntual de la Renta de Ciudadanía; flexibilizando y adaptando las prestaciones de atención a la dependencia; e impulsando las prestaciones para las personas más vulnerables, pese al contexto nacional de suspensión de procedimientos administrativos.

Asimismo, se está reforzando la dotación a las corporaciones locales, que son protagonistas indispensables de la Red autonómica de Protección. Así, la Junta ha anticipado a ayuntamientos y diputaciones fondos para facilitar su liquidez, y se les ha aportado, con criterios de distribución objetivos, más del 50% del Fondo Social Extraordinario dispuesto por el Estado.

Dada la especial preocupación por el impacto que el Covid-19 está  teniendo en los centros residenciales, el presidente de la Junta de Castilla y León ha ofrecido hoy a las fuerzas parlamentarias representadas en las Cortes formar un grupo de trabajo para diseñar y poner en marcha un nuevo modelo residencial. Este nuevo modelo debe garantizar un mínimo acopio de equipos de protección en cada centro, en función de su tamaño y del perfil de sus usuarios; proporcionar asesoramiento y formación a los centros para uso de EPIs y el abordaje de casos, y que exija preparación en estos temas por parte del personal directivo.

En tercer lugar, que utilice herramientas informáticas para conocer en tiempo real la situación en cada centro, y así poder promover rápidamente las actuaciones necesarias. Y por último, que siga apostando por las unidades de convivencia y por el uso individual de las habitaciones, no sólo para mejorar el bienestar de las personas sino también para dificultar los contagios.

ABASTECIMIENTO DE ALIMENTOS Y PRODUCTOS SANITARIOS

Otro apartado esencial de la protección a las personas que está llevando a cabo la Junta ha consistido en garantizar el abastecimiento de alimentos y productos básicos. Así, desde la Junta de Castilla y León no sólo se está reconociendo el carácter estratégico de la labor que realizan los agricultores y ganaderos, sino que se está apoyando a este sector exigiendo al Gobierno de la Nación y a Europa medidas para garantizar la PAC; finalizando prácticamente los pagos de la PAC en este período de alarma; impulsando medidas específicas para facilitar su liquidez. Y con ayudas para la industria agroalimentaria, con 92 millones para apoyo a las inversiones.

La Junta también está contribuyendo a asegurar la fluidez de la cadena alimentaria, con un grupo de coordinación que funciona desde el 13 de marzo, y se está apoyando a las empresas de comercialización y a los establecimientos en el medio rural.

RECUERDO Y AGRADECIMIENTOS

Durante su comparecencia ante las Cortes de Castilla y León, el presidente de la Junta también ha tenido palabras de recuerdos para las vidas humanas perdidas a causa de la pandemia, sobre todo para las personas mayores y todos los profesionales fallecidos en la primera línea de batalla. Y ha querido enviar su aliento y esperanza para todos aquellos que  están padeciendo hoy la enfermedad, así como el apoyo de toda la Junta de Castilla y León a todas las personas que han perdido o ven peligrar su pequeño negocio, su empleo.

También su agradecimiento y reconocimiento al abnegado servicio de todo el personal que trabaja para la Sanidad de la Comunidad, los profesionales, igualmente extraordinarios, de los Servicios Sociales, así como a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad. Al personal de protección civil y del Centro de emergencias 1-1-2.

Así como al conjunto de los empleados públicos de la Comunidad, a todos lo trabajadores que garantizan la cadena alimentaria y a todos los establecimientos abiertos al público, sin olvidad tampoco a todas las personas de sectores que se han visto obligados a cesar casi totalmente en su actividad -ocio, turismo, cultura, deportes y hostelería-

En el ámbito político, ha agradecido la ayuda y cercanía de alcaldes, concejales y servidores públicos, así como la lealtad y colaboración de todos los grupos parlamentarios. También, el reconocimiento a los agentes económicos y sociales,  sindicatos y empresas. Y a todas las entidades y organizaciones de la sociedad civil, y del Tercer Sector.

Y por último, Fernández Mañueco también ha destacado que el Gobierno que preside es sólido y está cohesionado. “Al igual que el yunque forja el acero, esta crisis ha fraguado este Gobierno”, ha afirmado, al tiempo que ha tenido un reconocimiento especial para la consejera de Sanidad y todo su equipo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Ramsés Laguna

Ramsés Laguna, un enamorado de Castilla y León, empeñado en escribir.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído