La responsable de la Guardia Civil, se dedica a emitir discursos políticos y no da soluciones, concluye un consejo extraordinario en el que no sabe ni quiere saber.

La directora general inoperativa y carente de toda capacidad de defender a sus Guardias Civiles

La directora general inoperativa y carente de toda capacidad de defender a sus Guardias Civiles
La Directora como siempre mostró su capacidad de discurso político, sin salir de la dirección general y sin resolver nada. Una política de nacimiento.

«La verdad esencial y profunda no puede expresarse con palabras, no es exclusiva de nadie, aquellos que saben no hablan y sólo hablan quienes no saben”. La directora General en un brillante mitin dejo claro que ni está ni se le espera.

Bajo la presidencia de la Directoria General se celebró el  Consejo extraordinario que tuvo su origen en la petición de las asociaciones representativas tomando la palabra el General Jefe del Gabinete Técnico tasando el tiempo de exposición, siendo algo excesivamente restringido y encorsetado, criterio que comparten la mayoría de las asociaciones participantes. Ver+ Permisos Vacaciones fin COVID-19

El motivo de la solicitud de este Consejo Extraordinario se debe a la grave afección en la Guardia Civil de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19 y a la cuasi nula inter-locución de la DGGC con las asociaciones que representa a los guardias civiles. Necesitaban analizar la situación actual, la salvaguardia del derecho a la vida, a la integridad física y moral, a la protección de la salud y la prevención de riesgos laborales, junto al derecho a la conciliación laboral y de representación de los Guardias Civiles. A esta convocatoria asistieron las asociaciones representativas : UnionGC, AUGC, AEGC y APCabos, las asociaciones de mandos restantes declinaron sumarse a dicha convocatoria.

La Directora empezó haciendo un reconocimiento a los Guardias Civiles fallecidos, comenzando con un minuto de silencio en su honra. A continuación expuso las bondades de su gestión al frente de la Guardia Civil en esta crisis, sintiéndose orgullosa de las actuaciones de la Guardia Civil, resaltando la ética impecable del colectivo. Indica que se han suministrado 3 millones de mascarillas y 1,5 millones de guantes. Hay 1.011 casos positivos y 806 Guardias Civiles aislados. La DGGC realizó más de 8.000 test de manera autónoma y en total se realizaron 12.187 test a 9.336 Guardias Civiles. Resaltó el ánimo constructivo y la lealtad de las asociaciones, reseñando que somos aliados y debemos mantenernos fuertes y unidos en el trabajo productivo que juntos y unidos tenemos que realizar.  

Se abordaron los siguientes temas:  

Consideración de los Guardias Civiles como colectivo de alto riesgo. El 20 de marzo la UnionGC  solicitó a la Directora General, siendo el resultado infructuoso, dejando la DGGC la situación en manos de las CCAA señalando que en la Guardia Civil se están haciendo test propios mientras que otros cuerpos no los hacen, por lo que se hace difícil la comparativa.

En relación de la solicitud a la DGGC sobre instrucciones claras y taxativas, presentado por la UniónGC, el 23 de marzo no sujetas a interpretaciones de los mandos, acerca de medidas preventivas y el uso obligatorio de los Equipos de Protección Individuales, se sigue en la misma situación, hechos de los cuales se dará cuenta a las autoridades judiciales una vez termine el estado de alarma.

Solicitaron el cese del DAO el 25 de marzo ante sus declaraciones en esa suerte de NODO matinal donde todos los días uniformados y resto de personal técnico daban las novedades de la pandemia día a día. El 22 de marzo el DAO dijo: «todos los agentes que están en la calle disponen de un kit oportuno para la protección», afirmación dada ante el conjunto de la opinión pública del país y que no se corresponde con la realidad de esos días, donde sólo había «kits» en algunos vehículos, suponiendo tales palabras un desprecio a la seguridad y salud de los trabajadores de la Guardia Civil por ser una falsedad.

Pidieron explicaciones sobre un escrito del Coronel del Servicio de Prevención donde dice que no se deberá grabar un hecho relativo a siniestralidad Guardia Civil en aquellos supuestos de personal afectado por COVID-19, debiéndose eliminar todos aquellos que se hayan podido grabar hasta la fecha, tal instrucción contraviene radicalmente lo dicho en el RD 7/2020 en el artículo 11 que considera esta siniestralidad como accidente de trabajo. De nuevo estamos ante una discriminación de los miembros de la Guardia Civil con respecto al resto de trabajadores, sean funcionarios o no, que tuvo que ser desmentido por un escrito de Estado Mayor que lo corrigió. Preguntaron si va a tomar algún tipo de medidas con el Servicio de Prevención, que debería estar en primera línea y está desaparecido del mapa, contestando que van a incentivar esas vacantes para que se cubran, sin entrar al fondo de la cuestión tal como solicitamos, pues si en estos momentos difíciles el servicio de prevención no ha estado a la altura, o se externaliza el servicio o se potencia para que sea efectivo y resolutivo.

Pidieron explicaciones sobre el conocimiento de que había personal afectado por COVID-19 que había pasado el aislamiento correspondiente y le daban el alta para el servicio sin hacerles una segunda prueba donde diese un resultado negativo, parece ser que estos lujos sólo estaban disponibles para altos cargos de la Guardia Civil y titulares de carteras ministeriales, de ahí que lo denunciáramos y pidiéramos una segunda prueba para el personal infectado antes de regresar al servicio. El 29 de abril contestan desde el Gabinete Técnico que proponen la realización de estas segundas pruebas a todos los Guardias Civiles que están en estos casos.

Las preguntas iban repitiéndose bajo la dirección política de la DGGC, que parecía no saber o que no sabía y se entró en los criterios de reparto de los test rápidos comprados por la Guardia Civil, a lo que contesta que se debe al grado de afección y número de efectivos destinados, indicando que a la hora de hacer test se determinan 5 prioridades y cada unidad gestiona según disponibilidad.

Igualmente requirieron explicaciones a sus solicitudes ante esa Directora General para que ordenase realizar una evaluación de riesgos con carácter urgente a los miembros de las USECIC, motivado por el desempeño de nuevas funciones que no habían sido previstas en la evaluación inicial de riesgos, al estar actuando como unidades NRBQ de Comandancia. Contestando el MAPER que toma nota.

Continuaron con el escrito del 28 de abril  ante esa Directora solicitando que se elabore una Guía de Buenas Prácticas para la prevención del contagio por COVID-19 en la Guardia Civil y que se constituya la Comisión de seguimiento sobre la incidencia del COVID-19 y las actuaciones de contención en la Guardia Civil, integrada por personal designado por la DGGC y por personal designado por las asociaciones representativas. Indican que lo van a valorar.

En el apartado de RUEGOS Y PREGUNTAS expusieron a la Directora General que les adelanten a los representantes de los trabajadores la normativa que vienen elaborando al respecto de esta crisis sanitaria, dado que se están enterando por los cargos asociativos y afiliados que prestan servicios de puertas y se enteran in situ a través de intranet.

También se propuso a la DGGC un plan para cubrir las necesidades de personal durante el verano, solicitando que se determine una contraprestación económica para los Guardias Civiles que voluntariamente renuncien al disfrute de vacaciones en julio, agosto y septiembre, contestan que sin presupuesto adicional no se puede realizar.

La UniónGC dentro de la dinámica de dar fe de todo lo que hace volvió a interesarse  por un escrito que se presentó  el 24 de abril preguntando por la productividad por equiparación de 2018 y 2019 que los Guardias Civiles NO están cobrando y los Policías Nacionales SÍ, nos contestan que lo estarán pagando con cargo a la productividad de 2020 y que en la Guardia Civil esa partida no se puede materializar, pero cuando se reciba ese presupuesto se hará con carácter retroactivo. También expusimos que nos adeudan la segunda parte de la productividad 02 de fin de año,  contestándoles que esa partida se debe librar pero que no saben de dónde se va a financiar esa cantidad de unos 14 millones de euros aproximadamente. Sobre las incidencias de la nómina de abril se va a corregir en la siguiente nómina de mayo. El personal de baja por COVID-19 no tendrá merma retributiva alguna al respecto en este escenario.

La UniónGC no dejó pasar por alto el tercer tramo de equiparación, dado que se prevé que no haya presupuestos en 2020 tendrán que acudir a la fórmula del 2019, es decir, a un real decreto ley, preguntaron cuando se va a promulgar este RD, contestando que no tienen los datos. Con respecto al porcentaje de reparto entre Guardia Civil y Policía Nacional, les dicen que esos datos no los maneja la DGGC. La UniónGC, deja clara su postura y que la DGGC no está facilitando la documentación pedida y que está asumiendo competencias excesivas e imponiendo criterios de reparto oscurantistas, sin darse cuenta que ni tan siquiera son parte firmante del mismo.

Preguntan por las vacantes anunciadas previamente a la declaración del estado de alarma, nos indican que están congeladas por la resolución de paralización de plazos administrativos. Cuando se elimine esa paralización se analizarán los escenarios posibles porque no se sabe cuando va a anularse dicha paralización.

Los alumnos del curso de acceso a la escala de suboficiales no están siendo tratados adecuadamente, se solicitan comisiones de servicio para terminar esta fase de formación y no se les perjudique económicamente dado que muchos están pagando alquileres y todavía no se les ha comunicado una resolución firme al efecto. En cuanto a los cursos de perfeccionamiento solicitamos aclaraciones de posibles modificaciones y aplazamientos, nos contestan que va a depender de las medidas de des-escalada.

Con respecto a las vacaciones y al cupo del 40%, según necesidades del servicio, nos están llegando quejas de afiliados que exponen arbitrariedades dado que en unidades muy simétricas se aplican criterios distintos de 1/3 o del 40% dependiendo del mando de la Unidad, les contestan que todas las unidades no son lo mismo, que tratarán que esa normalización sea lo más amplia posible. Preguntan por la afección del estado de alarma –previsto a priori hasta el 24 de junio– al primer turno de vacaciones de verano que empieza el 15 de junio, respodiento que dependerá de la materialización del plan de des-escalada. Pidieron aclaraciones respecto del personal que tuviera vacaciones del año 2019 pendientes de disfrute hasta el 14 de junio de 2020, preguntando si van a ampliar el plazo de disfrute, contestan que lo van a tener en cuenta.

Con respecto a las medidas de conciliación laboral de los Guardias Civiles con hijos en edad escolar, en la fase de des-escalada, se van a estudiar medidas al efecto y nos informarán sobre las mismas.

Preguntaron por la posibilidad del desplazamiento de los Guardias Civiles que disfruten descansos semanales o descansos acumulados y se les obliga en muchos casos a pasar esos días de descanso en el propio cuartel donde residen, nos contestan que la norma impide que se desplacen, incluso la GC ha tenido que denunciar a personal FAS por eso, así que hasta la fase 3 no podrán ir a sus casos.

En resumen un gran discurso político y casi todo quedó en el aire, menos la encendida defensa de los Guardias Civiles llevado a cabo por la Unión de Guardias Civiles –UniónGC--, que cuando termine el estado de alarma está decidida a emprender acciones judiciales en defensa del colectivo al que representa. La directora general sigue en sus formas.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído