Los socialistas y comunistas han intentando menguar las protestas a través de amplios despliegues policiales

Pinar de Chamartín se une a las manifestaciones ‘de barrio’ para exigir la dimisión de Pedro Sánchez

Los vecinos están protestando contra el Gobierno del PSOE y Podemos, pese a la limitación del estado de alarma

Ni el estado de alarma impide que los españoles muestren su descontento con el Gobierno de Pedro Sánchez.

En los últimos días se han registrado manifestaciones ‘de barrio’, donde los vecinos salen para protestar contra la nefasta gestión sanitaria contra la pandemia del coronavirus.

El 10 de mayo de 2020 varias calles de Madrid han vivido una multitudinaria e intensa cacerolada que protestaba contra el Gobierno de Sánchez y su gestión de Gobierno en la actual crisis del coronavirus.

El éxito de la protesta se ha producido sobre todo en la calle Núñez de Balboa de Madrid y otras del barrio de Salamanca, donde numerosos vecinos han salido a los balcones ‘armados’ con cazuelas para exigir la dimisión de Pedro Sánchez y de su Gobierno.

Ahora, se ha sumado a las protestas el barrio de Pinar de Chamartín. A través de las redes sociales se han difundido vídeos de cómo los vecinos, con el himno nacional de fondo, ondeaban la bandera de España y exigían que Pedro Sánchez y su equipo rindan cuentas por los errores de su gestión, que tuvo un impacto directo en la salud pública y en la tasa de fallecimientos.

El Gobierno social comunista teme que el malestar y la protesta gane la calle. Por lo que sigue utilizando la excusa del estado de alarma para enviar a los agentes de policía para disolver las manifestaciones. Pese a que se estaba realizando con las medidas de seguridad y prevención idóneas.

Los tuiteros, que narraron las manifestaciones en la calle Núñez de Balboa de Madrid y otras del barrio de Salamanca, alucinaron al ver la inusual presencia de decenas de policías y coches de la Policía patrullando la zona como si allí se hubiera cometido el robo de un banco.

 «Calle de Núñez de Balboa, esta tarde. La cacerolada ha ido subiendo de tono con los días. La gente pasea con mascarillas y manteniendo la distancia, pero el tono contra el #GobiernoDimision empieza a subir. Y no bajará».

«La policía nacional ha bloqueado varias calles en Madrid porque había una cacerolada y la gente gritaba «gobierno dimisión». Los policías han cortado el paso a los vehículos y han tomado datos a varios ciudadanos. (…) También han tomado datos a alguno, no sé si para multarle o con qué fin. Es evidente que tienen miedo a que la protesta se generalice. Creo que deberíamos empezar a hacerlo en todas partes (…) Que sepan que así no nos van a parar. Esto también movilizará a la gente a la hora de votar. No podemos dejar que sigan avanzando y aplastando nuestro régimen de libertades».

No se asustan

A pesar del despliegue policial, las manifestaciones no han cesado en el barrio de Salamanca.

Un bestial cacerolada ha hecho temblar las paredes del corazón de Madrid. Su epicentro: la calle Núñez de Balboa, misma calle donde los vecinos salieron a la calle este 10 de mayo de 2020 y plantaron cara a la Policía.

La Unidad de Intervención Policial, conocida como antidisturbios, acudió al lugar tras recibir un aviso de que un centenar de personas se concentraban a la altura del número 59, donde un vecino pinchaba música desde el balcón.

Al ver la excesiva presencia policial en el barrio, los vecinos respondieron con una sonora cacerolada contra el Gobierno central y contra los abusos policiales. Hasta 13 personas fueron identificadas y propuestas para sanción.

La presencia policial provocó el enfado de los participantes en la cacerolada, pues entendían que los agentes estaban allí para evitar la protesta.

«Nos increpaban y nos pedían documentación como si fuésemos delincuentes», dicen vecinos consultados por Periodista Digital.

Este 11 de mayo de 2020 sobre las 20.30 h los vecinos volvieron a protestar cacerola en mano bajando a la calle con banderas de España, y con cualquier instrumentos capaz de hacer un ruido ensordecedor.

Al grito de «¡Sánchez dimisión! y ¡Libertad, libertad!» han mostrado su hartazgo con el estado de excepción de facto implantado por este Gobierno.

«Ahora hay mucha más gente que ayer y cacerolada a tope y no ha aparecido ningún policía. Vaya Policía que tenemos , les debería dar vergüenza de lo de ayer», lamentan los vecinos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído