El desconcierto y el baile de las normas e interpretaciones ponen en evidencia al gobierno y genera grave descontrol e inseguridad

El desgobierno de la nación vuelve a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado en paños menores

El desgobierno de la nación vuelve a las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado en paños menores

A nadie escapa ya a estas alturas de confinamiento, sobre la base de un Estado de alarma que tanta controversia ha traído entre juristas, y otros eslabones dentro de la administración, cuya misión es velar por la seguridad del ciudadano, y hacer cumplir la Ley, que la ambigüedad de la norma, sus distintas modificaciones sobre la marcha, y en muchos casos con conductas susceptibles de reproche administrativo que de por si están plagadas de contradicciones, dejando al arbitrio de los garantes de la seguridad en nuestro país, la decisión de proponer para sanción conductas en las que ellos mismos deben de ser árbitros en un terreno de juego plagado de minas, y máxime cuando los Agentes de la autoridad no somos quienes para interpretar la norma, y más aun en caso de hacerlo, la interpretación, y/o la utilización de la analogía in malam partem, queda proscrita por nuestro derecho y en consecuencia, cualquier propuesta de sanción, en la que se utilice la analogía anteriormente citada sería nula de pleno derecho.

Al efecto, hace bien poco vimos que los compañeros de la Policía Local de cierto Municipio  andaluz, fueron objeto de burla, por en buena o mala fortuna intentar dar solución a una consulta que difícilmente tendría cabida dentro de la lógica, y menos dentro de los postulados básicos de un estado de derecho, donde debe garantizarse la seguridad jurídica, dentro de un país que propugna como valor superior al ordenamiento jurídico la justicia entre otros.

Y así las cosas, nos encontramos ante otra a mi juicio aberración en la que sin duda volverá a poner en la palestra a todos los Guardias que día a día se dejan la piel en el cumplimiento de su misión y encima juegan con ambigüedades, inexactitudes, reticencias y un largo etc, que en ningún caso tiene la cobertura que a un Gobierno de la nación le compete, por cuanto es director de la Administración Civil y la defensa del Estado, pero a mi juicio, ese mismo Gobierno, es decir, el actual que a mayor abundamiento está constituido por enemigos del país, llámese independentistas, seguidores y/o afines a la mayor lacra del país como fue el terrorismo, pero bien, para la búsqueda de un sillón y la garantía de un bienestar de por vida, al parecer todo vale, y así preguntémonos que importamos aquellos, que el que más o el que menos, conocen o tienen a alguien cercano que sufrió las garras del terrorismo, cuando este desgobierno comparte mesa y mantel con alguno de los cabecillas de aquélla época?, que importamos a ese desgobierno, cuando nos vemos día a día abocados a la critica por las intervenciones policiales diarias sobre la base de una norma plagada de despropósitos cuando menos?.

Y así, nos enfrentamos a un nuevo baile que paso a explicar.

El país pasa casi en su totalidad a fase 1 dentro del proceso de alivio del encierro forzoso ,y de camino hacia la nueva libertad y en consecuencia podremos, como así ya han podido otros desde hace una semana, visitar a familiares, sentarse en terrazas abiertas a tomar café etc etc. para ello utilizando el medio de transporte que se considere como oportuno, incluidas las bicicletas que son una vez más objeto de controversia y de falta de seguridad jurídica y así  se echa en las espaldas de los Agentes encargados de hacer cumplir la Ley.

Y esto es así por cuanto la misma flexibilización de las medidas decretadas en el estado de alarma, por un lado nos dejan hacer deporte dentro de las franjas horarias al efecto establecidas y una vez al día, y por otro, nos dejan utilizar la bicicleta para ir a cualquier terraza dentro de la provincia o la visita a amigos y familiares, y una vez más se vuelve a poner a los pies de los caballos a todas las fuerzas de seguridad, por cuanto, el uso de una bicicleta siempre constituye la realización de un esfuerzo físico, por cuanto durante el pedaleo se está arrastrando el propio peso de la persona y en consecuencia se está en mayor o menor medida realizando deporte entendiendo que éste se define como la actividad o ejercicio físico.

Quedarían al efecto fuera de este ámbito las bicicletas eléctricas, pero bien, nada se puntualiza en las directrices de la fase uno, y del uso de la bicicleta como medio de transporte, y más aun, tampoco sobre la vestimenta, que pudiera distinguir quién practica deporte de quién sin practicar deporte solo se traslada de un lugar a otro, algo científicamente imposible cuando se utiliza la bicicleta como medio de transporte, y este es una vez más el triste escenario al que se han de enfrentar los compañeros en su día a día.

Por cuanto, mi consejo es que cada cual actúe en consecuencia, pero bien, teniendo bien presente, que ante la más mínima sospecha o duda de no estar haciendo u obrando correctamente, mejor evitar denunciar, y así dejar de ser participes o colaboradores necesarios de tanta aberración jurídica como se está viendo desde el comienzo de este estado de alarma, donde ya se ha conseguido que  las distintas policías vuelvan a ser temidas por  el ciudadano normal, algo que es el juego sucio o al menos el juego de este Gobierno socio comunista, no hace tanto que vimos como en Cataluña se nos echó al pueblo encima, dejándonos como opresores por el simple y obligado cumplimiento de velar por nuestra Constitución, constitución ésta que se están encargando de al menos destrozar con tanto despropósito.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído