"La renovación de estos seis aceleradores implicará una mejora significativa en el tratamiento del cáncer en las diversas regiones"

Se enfurecen los marqueses: Amancio Ortega hace una importante donación de equipos médicos a la sanidad catalana

El Instituto Catalán de Oncología (Ico), ha informado que ya están en funcionamiento cuatro aceleradores lineales de los seis donados

Se enfurecen los marqueses: Amancio Ortega hace una importante donación de equipos médicos a la sanidad catalana
Amancio Ortega.

Amancio Ortega lo ha vuelto a hacer.

El empresario y filántropo español ha realizado una nueva donación de equipos médicos, en esta oportunidad a la sanidad catalana.

Según ha informado el Instituto Catalán de Oncología (Ico), ya están en funcionamiento cuatro aceleradores lineales, dispositivos que permite llevar a cabo tratamientos avanzados de radioterapia, que fueron donados por la Fundación Amancio Ortega.

Según el comunicado publicado por el Ico este jueves 21 de mayo, la fundación ha donado seis equipos en total, los centros en los que funcionarán están ubicados en L’Hospitalet de Llobregat, Badalona y Girona, y gracias a esta tecnología se mantienen «al frente de la innovación en oncología radioterápica».

Los aceleradores lineales donados por la Fundación Amancio Ortega.

Hasta ahora, el centro de Badalona ya cuenta con dos de los equipos en funcionamiento, mientras que los de L’Hospitalet y Girona han instalado el primero, se destinarán dos equipos a cada centro.

«La renovación de estos seis aceleradores implicará una mejora significativa en el tratamiento del cáncer en las diversas regiones y centros sanitarios vinculados al Ico y a su trabajo en red», ha señalado el centro.

Las víctimas del cáncer serán las realmente beneficiadas por este donativo. El acelerador lineal es un dispositivo que se utiliza en los servicios de Oncología Radioterápica para llevar a cabo tratamientos avanzados en radioterapia, que consisten en la utilización de haces de radiación de alta energía para el tratamiento de los pacientes.

Con estos tratamientos se destruyen los tumores sin dañar el tejido sano. En ocasiones se puede eliminar completamente el tumor y en otras reduce su tamaño para facilitar la extirpación quirúrgica.

Son casi 320 millones de euros y más de 400 dispositivos de última generación para luchar contra el cáncer en los hospitales públicos. Esas son las cifras de la iniciativa que la Fundación Amancio Ortega puso en marcha en 2015 al firmar un acuerdo con la Xunta de Galicia para modernizar y renovar el equipamiento de los servicios de oncología de la Comunidad. Un programa que ya se ha extendido a todas las regiones españolas.

Con esto se demuestra la importancia de la responsabilidad social corporativa, donde la unión de los empresarios con las necesidades de la sociedad generan resultados muy positivos.

Un modelo que detestan desde el ala radical del Gobierno de coalición, como abiertamente lo han manifestado Pablo Iglesias e Irene Montero, quienes a pesar de vivir como marqueses en Galapagar, no realizan ninguna donación. Pero se enfurecen cada vez que el empresario más exitoso de España realiza algún donativo.

Y ya no hablemos de aportaciones en materia del COVID-19, pues la fundación Amancio Ortega ha donado más de 35 millones de unidades de protección sanitaria, entre aportaciones públicas y privadas, desde que comenzó la crisis sanitaria por el coronavirus. Esto según los publicados por Inditex hasta finales de abril.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído