Nueve meses de cárcel por amenazas e insultos

La cara rebelión de un agente raso de la Guardia Civil contra un superior: «¡Como me chille sale volando por la puerta, inútil de mierda!»

Los hechos se produjeron en mayo de 2016 en un dispositivo ordinario para investigar unos posibles vertidos fecales en un espacio natural de la Comunidad Valenciana

La cara rebelión de un agente raso de la Guardia Civil contra un superior: "¡Como me chille sale volando por la puerta, inútil de mierda!"
Dos agentes del Seprona.

Nueve meses de cárcel, amén de la suspensión de servicio que tuvo aparejada en su momento.

Así de cara le ha salido a un agente raso del Seprona, una unidad de la Guardia Civil, enfrentarse a un superior, un cabo primero de la Benemérita del cuartel de Gandía (Valencia), que se negó a investigar un posible vertido en un paraje protegido de la Comunidad Valenciana.

Este suceso, del que da cuenta El Español, se remonta al mes de mayo del año 2016 y ha sido ahora cuando se ha confirmado la pena de prisión para ese efectivo de la Benemérita que, pese a querer cumplir con su cometido, se le calentó la boca más de lo necesario y se desmidió en sus palabras contra quien era su superior.

Y, lo peor, es que su superior, que le andaba buscando las vueltas, supo provocarle para que estallase como dinamita incontrolada y que facilitase con su comportamiento el poder empapelarle no solo disciplinariamente, sino también penalmente.

Ambos agentes se desplazaron hasta la zona natural del Marjal de la Safor y cuando ya estaban a punto de irse detectaron unos olores fecales en una acequia producto posiblemente de vertidos ilegales.

Sin embargo, el cabo dio por finalizada la jornada y ordenó regresar al cuartel, lo que motivó la insubordinación del agente raso que pretendía seguir en ese espacio y esclarecer los hechos.

Su superior, sabiendo que su subordinado iba a explotar, lo despachó con un simple:

¿Quién dirige el servicio, usted o yo?

Y el agente de menor rango estalló:

Como me vuelva a chillar es la última vez que se lo digo… Mire, por la puerta sale volando. ¿Está claro o no está claro? Usted es un maldito inepto, un inútil de mierda que no vale ni para tacos de escopeta. Eso es lo que es usted, un inútil de mierda que no vale ni para tacos de escopeta.

Lejos de relajar el tono o de intentar solventar la situación, el agente siguió escupiendo contra su superior con otra catarata de insultos varios:

Acaba de ver una actuación aquí, se lo pasa por los cojones y se va… Eso es lo que ha hecho usted. Eso. Y ahora va y me hace un parte y dice lo que ha ocurrido. El parte se lo voy a hacer yo. Inútil, que eres un inútil de mierda.

El cabo primero, que sabía de la reacción que podía tener ese agente, activó una grabadora para recoger esas palabras y después de cuatro años en litigio la Sala de lo Militar del Tribunal Supremo le ha condenado a nueves meses de cárcel por los insultos y amenazas a un superior.

Además de la pena de prisión, al miembro del Instituto Armado se le suspendía su empleo y también su cargo público y su derecho al sufragio pasivo. Esa pena está prevista en el el artículo 43 del Código Penal Militar. En ella se enuncia con claridad que «el militar que injuriare gravemente a un superior en su presencia» podría ser condenado a esa pena.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído