PRIMERA ENTREVISTA TRAS LA CRISIS DEL PRESIDENTE DEL GOBIERNO EN LA SEXTA

Sánchez echa la culpa a los turistas, a las comunidades y «a los recortes del PP» para no asumir su responsabilidad en la gestión del coronavirus

"Asumo todos los errores que haya podido cometer mi equipo", dice, pero se olvida de incluirse a él mismo

Sánchez echa la culpa a los turistas, a las comunidades y "a los recortes del PP" para no asumir su responsabilidad en la gestión del coronavirus

Tarde de expectación, tarde de decepción. Este dicho taurino explica a la perfección el ‘petardazo’ que ha supuesto la entrevista de Pedro Sánchez en laSexta.

Sánchez ha puesto el foco en las comunidades, en la «gran cantidad de turistas que recibe» un país como España y a los recortes de la anterior administración del PP para explicar la nefasta gestión que ha hecho España en la crisis del coronavirus, que ha podido causar más de 45.000 muertes en nuestro país.

En una entrevista donde, de manera inesperada, se vio a un Antonio García Ferreras más combativo (sobre todo al inicio) con el presidente del Gobierno, Sánchez ha repetido varias veces que las comunidades tenían las competencias para hacer frente a la epidemia, para eximir así a su Ejecutivo de lo sucedido.

«Con los datos que tenemos hoy, habríamos actuado antes»

Sánchez ha reconocido, antes las preguntas de García Ferreras, que con «los datos que hoy tenemos» habríamos actuado mucho antes, para rápidamente escudarse en que cuando decretaron el estado de alarma «no se sabía lo suficiente» para hacerlo.

El dirigente socialista ha asegurado que «asumo todos los errores que ha podido cometer mi equipo», nunca él, para acto seguido loar las decisiones del ministro de Sanidad Salvador Illa y del director de emergencias sanitarias Fernando Simón, siempre «basadas en la ciencia».

«El PP sigue la máxima de colocarse al frente del Gobierno»

Sánchez no ha pasado por alto la oportunidad de atacar a la oposición, en concreto al PP, por haberle acusado «de poner en riesgo la actividad turística».

Yo recibí la crítica de la presidenta de la Comunidad de Madrid que me decía que estaba poniendo en riesgo el turismo. Nosotros en Barajas lo que hacemos es seguir las recomendaciones del Europa y las exigencias de la Agencia de seguridad Europea. No hay riesgo cero y solo existirá cuando tengamos la vacuna. La garantía que deben tener los ciudadanos es que este es un país seguro»

«Al señor Casado ya se lo he dicho, si quiere unidad, aquí tiene a mi Gobierno, pero si quiere bronca, ahí esta la ultraderecha», añadía el dirigente. Y eso a pesar de que el PP ha votado a favor de cuestiones mollares como el Ingreso Mínimo Vital o las primeras prórrogas del estado de alarma.

A vuelta con las cifras de los muertos: «Este Gobierno ha sido transparente»

El ocupante de la Moncloa ha puesto énfasis en asegurar que su Ejecutivo «ha sido transparente», a pesar de las críticas por la falta de datos que hay en torno a la cifra real de muertos en España, que puede alcanzar los 47.000 fallecidos.

Sánchez dice que una vez pase la pandemia, será momento de hacer «un estudio detallado, sosegado» para conocer la cifra real de muertos, dando a entender que ahora no se sabe.

«El Gobierno es transparente con las cifras. Todos hemos aprendido algo de pandemias. Solamente seremos capaces de saber el número de fallecidos cuando pase la pandemia y se pueda hacer un estudio sosegado, riguroso. Hasta el momento, hemos contado la cifra de muertos como nos ha dicho la OMS, con PCR positivos. Pero ha habido estimaciones del impacto de la pandemia. Somos transparentes y no escondemos ningún dato, los ponemos a disposición de la ciudadanía, porque este Gobierno ha sido honesto»

«Daremos una respuesta positiva a la crisis» o lo que es lo mismo, se subirán los impuestos

A pesar de un inicio prometedor, la entrevista ha ido perdiendo fuelle y como era de esperar, el socialista se ha hecho amo del hilo conductor de la charla.

García Ferreras, que comenzó fuerte, ha cedido a su interlocutor el discurso, y éste ha podido explayarse a gusto con su programa, incluyendo las prestaciones, moratorias al alquiler y la factura a la electricidad, y reformas, que el Gobierno de coalición izquierdista ha puesto en marcha. «Haremos la reforma fiscal», ha asegurado el socialista, o lo que significa que subirán los impuestos. «Lo haremos con justicia fiscal», ha dicho Sánchez, que es una manera de decir que irán a por las grandes fortunas.

Ante la pregunta de si la clase media también tendrá que apretarse el cinturón, Sánchez ha preferido no contestar abiertamente a esa pregunta: «Lo importante es no dejar a nadie atrás. España necesita reformar, rebajar la deuda pública y terminar con el déficit público. Ahora la prioridad había sido la de salvar vidas».

El ‘caso Dina’: Sánchez cree que es otro capítulo en el «acoso y derribo» a su Gobierno

Por fin, cuando la entrevista expiraba, salió a la palestra el ‘caso Dina’ que acorrala a Pablo Iglesias, vicepresidente del Gobierno. «Yo sobre esas cuestiones judiciales no me pronuncio, el resto son conversaciones privadas que yo tengo con el vicepresidente segundo. En estos meses tan duros hay una estrategia de acoso y derribo por parte de la derecha y esta coalición sale soldada y más fuerte que nunca.»

Ferreras insistió recordando el papel de la Fiscalía, desde la cual se han perpetrado filtraciones que han podido beneficiar a Iglesias desde un órgano que, recordemos, controla Dolores Delgado. Sánchez se limitó a decir que:

La oposición ve conspiraciones en todas partes

El socialista cree que el PP y la ultraderecha no han jugado limpio y se han aprovechado de la pandemia para intentar derrocar su Ejecutivo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Roberto Marbán Bermejo

Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid y actualmente cursa el grado de Ciencias Políticas por la UNED, fichó en 2010 por Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído