¡CAZADA!

Vergonzoso vídeo de Carmen Calvo: 3 coches y 8 escoltas para ir de compras e incumple normas sanitarias

Escondida tras su mascarilla y una gorra, la vicepresidenta 'pasa' de las normas Covid-19

Carmen Calvo es toda aficionada a los lujos y, sobre todo, a los privilegios de su cargo. La más reciente prueba de ello, la tenemos -tal y como revelaba en primicia Periodista Digital– cuando la vicepresidenta del Gobierno disfrutaba de una exclusiva habitación en la Clínica Ruber de Madrid, en un alojamiento hospitalario más parecido a una suite hotelera que a un hospital donde ella se recuperó del coronavirus.

Ahora, ya recuperada del todo, ha sido cazada por un tuitero –y además periodista de Okdiario-, Alejandro Entrambasaguas, de compras con un amplio despliegue de seguridad y vehículos a su disposición. Calvo que se ocultaba a los ojos del público bajo una gorra de color amarillo, gafas de sol y una mascarilla quirúrgica, estuvo comprando durante unos 40 minutos.

Mientras Calvo compraba en la tienda, ocho agentes de la Policía Nacional de paisano vigilaban los alrededores de Zara para cuidar la seguridad de la vicepresidenta. Mientras una de las escoltas acompañaba a Calvo en el dentro de la tienda, otro de ellos aguardaba en el porche de un portal próximo y un tercero paseaba por las inmediaciones con gafas oscuras y una bandolera controlando el bullicio del barrio de Chamberí. Tres vehículos oficiales de alta gama acompañan al séquito.

A la salida de una de las tiendas de Zara en esa zona de Madrid, la vicepresidenta de Pedro Sánchez optó por ir andando hasta la Glorieta de Bilbao, donde siguió hasta dirigirse a su vivienda mientras los policías y su escolta estaban pendientes de su seguridad.

Por si fuera poco, Carmen Calvo daba muestra del desprecio que tiene (como ya ocurriera con Pablo Iglesias saltándose la cuarentena sanitaria tras enfermar Irene Montero) a las normas Covid-19 que el propio Ejecutivo ha establecido, saltándose sin contemplaciones, en público y con total prepotencia e impunidad el protocolo de Sanidad.

Así, como recoge la propia información de Okdiario, desde que se restableció la normalidad en los comercios de Madrid todas las tiendas tienen obligación de adaptar sus locales para tomar precauciones y así evitar contagios de coronavirus en su interior.

En el caso de Zara han habilitado, además de un dispensador de gel hidroalcohólico, dos puertas de acceso para controlar minuciosamente el aforo. Una de entrada y otra de salida. Pues bien, Calvo salía de la tienda por la puerta habilitada para la entrada, a diferencia del resto de los ciudadanos que deben cumplir estrictamente las normas.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído