LA MINISTRA DE IGUALDAD, ENTREVISTADA EN INFOLIBRE

Irene Montero vende que viene llorada pero se contradice al mismo tiempo: «Los escraches a las puertas de mi casa ya van por la semana 11»

"Lo que está ocurriendo en las puertas de mi casa es otra cosa. Los escraches son movilizaciones puntuales que están avaladas por la judicatura de nuestro país como una forma de protesta legítima"

Irene Montero vende que viene llorada pero se contradice al mismo tiempo: "Los escraches a las puertas de mi casa ya van por la semana 11"

Irene Montero ha concedido una entrevista al diario digital infoLibre donde se contradice en la misma frase: asegura que a la «política una viene llorada de casa» pero acto seguido denuncia que lo que pasa «a las puertas» de su casa ya va por la semana 11.

El periodista Daniel Basteiro le preguntaba si había cambiado su opinión sobre lo que era un escrache. Y la ministra de Igualdad tejía el eterno discurso del victimismo de Podemos, contra ellos valen cosas que no suceden con el resto:

La parte más personal la voy a dejar de lado. Llevamos ya muchos años, pocos pero intensos, en los que nos hemos dado cuenta de que con nosotros valen cosas que con el resto, no.

Contra nosotras vale todo, pero insisto: yo vengo llorada de casa. Eso sí, no sé si alguien me puede poner un ejemplo de un escrache que haya durado más de unas horas.

Lo que está ocurriendo en las puertas de mi casa es otra cosa. Los escraches son movilizaciones puntuales que están avaladas por la judicatura de nuestro país como una forma de protesta legítima.

«Lo que está pasando a las puertas de mi casa va por la semana 11.»

Es decir, los que alentaron los escraches cuando irrumpieron en política como símbolo del «jarabe democrático» que estos actos significaban ahora diferencian la duración de los mismos.

Avisa de otro 8-M «multitudinario»

A pesar de que está demostrado que no suspender el 8 de marzo de 2020 fue nefasto para la evolución de la pandemia del Covid-19, Montero avisa que el año que viene será igual:

Creo que va a depender mucho de la situación sanitaria en la que nos encontremos, pero el movimiento feminista encontrará las maneras y las formas de que sea una movilización multitudinaria y una nueva demostración de fuerza.

Y eso que ella misma fue pillada ‘in fraganti’ confesando en un off the récord que la participación este año bajó porque había riesgo de contagio.

«Yo creo a Marta Flor»

No es un buen titular, porque noticia hubiera sido que la ministra de Igualdad de Podemos dijese que cree al hombre, José Manuel Calvente en este caso, y no a la mujer, Marta Flor, a pesar de que la querella por presunto acoso sexual ha quedado archivada.

Pero Montero, siempre presta a creerse las resoluciones judiciales que solo le convienen a ella decía lo siguiente en relación a ese acosó que Flor dice que existió y que provocó la expulsión de Calvente del partido:

Yo creo a Marta Flor. A la vista de lo que se ha publicado en los medios de comunicación, ninguna mujer se querría ver en una situación como la que se vio ella.

Sobre el ‘caso Dina’, que afecta de manera directa a su pareja, Pablo Iglesias, prefiere mirar para otro lado:

No me cabe duda de que es la intención de muchas personas. Después de meses diciendo que Pablo Iglesias rompió la tarjeta [SIM del teléfono de Bousselham], se ha comprobado que es mentira y ya no se ha vuelto a hablar de ello. Estaba intacta y, de repente… silencio. No es muy difícil imaginarse a quién le puede interesar que termine perjudicando a la investigación judicial de las cloacas del Estado. No me cabe duda de que es la intención de mucha gente poderosa.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído