Ha acusado una vez más a "la extrema derecha"

Iglesias y Montero llegan al casoplón de Galapagar de sus vacaciones interrumpidas y se encuentran… ¡otro escrache!

El matrimonio, junto a sus hijos, ha tenido que regresar de Asturias antes de tiempo y han sido recibidos por el grupo habitual de protestantes en su hogar

Iglesias y Montero llegan al casoplón de Galapagar de sus vacaciones interrumpidas y se encuentran... ¡otro escrache!
Iglesias y Montero al llegar a su casoplón y ver el escrache. Montaje PD

El vicepresidente segundo del Gobierno y líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, nuevamente han sido los protagonistas de otro escrache. Esta vez a las puertas de su casa en Galapagar (Madrid) justo al llegar de sus interrumpidas vacaciones en Asturias este 19 de agosto de 2020.

Hay que recordar que la semana pasada se divulgaron a través de las redes sociales el lugar donde veraneaba la familia y fueron recibidos con insultos y pintadas («Coletas, rata», decía una de las personas que acudía al lugar).

Según han relatado fuentes cercanas y reseñado algunos medios, esta vez el suceso duró aproximadamente una hora.

Se trataría de las mismas personas que, desde el mes de mayo, llevan protestando en las inmediaciones del hogar de los dos políticos.

Recientemente, Iglesias se querelló contra el organizador de las protestas por seis presuntos delitos de acoso, coacción, descubrimiento y revelación de secretos, desobediencia a la autoridad, alteración del orden público y contra el medio ambiente.

Iglesias se ha referido a este acto como algo «grave» y ha acusado una vez más a «la extrema derecha» y ha denunciado que «no hay derecho a que sus hijos tengan que sufrir las consecuencias y las tareas políticas de sus padres».

Ha dicho a través de Twitter: «Lo que hace a nuestra familia la extrema derecha y ciertos medios es grave, pero hay que poner cada cosa en su contexto. Hay gente que ha pagado con su libertad, con su vida o con torturas defender sus ideas y hacer política. No es nuestro caso».

Ante una marea de insultos e incluso pintadas amenazantes que ha recibido tras conocerse que estaba junto a su pareja y sus tres hijos en la localidad de Felgueres, se han tenido que marchar antes de tiempo en su periodo de vacaciones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído