PIERDE FUELLE ECLIPSADO POR IGLESIAS Y OTEGI

Sánchez utiliza a Piqueras para mentir una vez más a los españoles: «No habrá un régimen bolivariano»

Sánchez utiliza a Piqueras para mentir una vez más a los españoles: "No habrá un régimen bolivariano"

Las encuestas no deben ser muy alentadoras para que Pedro Sánchez haya tenido que pedir cita en la casa de masajes de Pedro Piqueras en Telecinco.

Una seria preocupación tiene que haber en el búnker de Moncloa para que Sánchez haya repetido cinco veces la misma frase: «Ni va a haber un régimen bolivariano soviético ni vamos a volver a la dictadura franquista».

Freud nos enseñó que negar tantas veces una cosa podría sacar a la luz una verdad del inconsciente.

Por ejemplo, si una persona dice “no crea que a mí me gustan los pactos con Bildu”, lo más probable es que a ese individuo le gusten esos acuerdos.

La negación es una forma que tiene el inconsciente de encubrir algo que el sujeto no quiere que se sepa. Y si ese sujeto es un sociópata como Sánchez, blanco y en botella.

En varias ocasiones y sin venir a cuento, Sánchez tuvo especial interés en rematar sus respuestas insistiendo que en España no hay un régimen bolivariano soviético.

Daba igual lo que le preguntaran, él acababa siempre con la misma frase gesticulando como si aquello fuera producto de una paranoia colectiva.

Como si no fuera cierto que Sánchez tiene de socio preferente a un tipo con moño que cobraba de una fundación chavista y que a día de hoy tacha a Leopoldo López de ‘golpista’.

Como si no fuera cierto que Sánchez gobierna con un partido financiado con dinero manchado con la sangre de las víctimas de la dictadura de Maduro.

«España no se rompe», ha dicho Sánchez. Permítanos que tengamos nuestras dudas. Más cuando se niega a responder si va a indultar a los golpistas del 1-O.

No lo ha descartado. «Decidiré viendo informes en el Consejo de Ministros». No más preguntas, señoría.

Sánchez ha tenido que aparecer de urgencia en la casa de muñecas de Piqueras para dar imagen de político moderado, hablando con susurros y que jamás insulta a la oposición. (Es verdad, para es ya está Adriana Lastra que llamó a Casado «desleal», «indigno», «falso» e «irresponsable»)

Pero basta ver lo incómodo que se pone cuando le preguntan por sus acuerdos por Bildu para deshacer el espejismo.

Piqueras podría haberle preguntado que ha querido decir el bildutarra Oskar Matute cuando dice que Bildu va a ser «muy exigente» para que «todo lo que dicen que quieren hacer, lo hagan».

Si esto no fuera un régimen bolivariano, Piqueras hubiera puesto a Sánchez enfrente de toda su extensa hemeroteca en la que dijo que no pactaría ni con Podemos ni con Bildu.

Pero Piqueras, a veces, tambien es un espejismo:

«El pacto constitucional del 78 es el mayor logro de nuestra historia colectiva. Hay que respetar la monarquía parlamentaria. La Monarquía no está en peligro en España», afirma Sánchez.

Parece que ahora las informaciones del rey emérito ya no le parecen «inquietantes» y «perturbadoras».

Ayer a Sánchez le tocaba defenderle: «Pido presunción de inocencia para el rey Juan Carlos. Estamos juzgando a personas, no a instituciones».

Sánchez afirma que el PSOE seguirá apoyando a una monarquía parlamentaria. ¿Entonces que hace gobernando con comunistas cuyo plan para avanzar hacia una república es prioritario y pactando con proetarras que insisten en su ambición por lograr la «república vasca»?

Lo que intentó Sánchez con esta penosa ‘performance’ de entrevista es hacernos creer que no es rehén de Podemos y Bildu.

En Moncloa son conscientes de que el ganador de los PGE ha sido Pablo Iglesias y buscan restarle protagonismo. Ya sabemos quién manda.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído