La extrema izquierda sigue intentando rascar votos de cara al 4M con las presuntas amenazas de muerte

Un histérico Pablo Iglesias acusa a Casa Real de convivir con el ‘fascismo’

El candidato de Podemos, que respalda a quienes piden guillotinar a Felipe VI, ahora lloriquea a la Monarquía una condena a las cartas con balas

Pablo Iglesias sigue con su ‘numerito’.

El candidato de Podemos, aún sin lograr reflotar en las encuestas y cada día más nervioso, sigue jugándose toda la campaña electoral a una única carta: las presuntas amenazas de muerte recibidas en un sobre.

Tras observar que su paripé electoral en la Cadena SER no le ha servido para mejorar en la intensión de voto, ahora el exasesor del chavismo sube la apuesta y ataca (como era de esperar) a Casa Real.

En un mitin celebrado en Getafe, el representante de la extrema izquierda acusó a Casa Real de convivir con el fascismo.

“El fascismo es el rostro del poder. ¿Cuál es el partido más monárquico de España?, ¿quién son los que gritan viva el Rey?, los que desprecian la democracia”, afirmó en un nuevo intento de vincular a Felipe VI en sus delirios de magnicidio.

Una estrategia que, además, recuerda a la utilizada por Hugo Chávez y Nicolás Maduro en las fechas previas a una votación.

Manteniendo su papel de víctima, Iglesias reprochó que “la Casa Real todavía no ha condenando las amenazas ni la violencia fascista”.

El exvicepresidente segundo del Gobierno ha criticado además la “impunidad” con el “fascismo”, y ha señalado que “en el país en el que los raperos van a la cárcel por decir que los Borbones son unos ladrones o que los titiriteros acabaron en prisión demuestra que sus mentiras son impunes. Así funciona el mecanismo del fascismo”.

Iglesias ha explotado en los últimos días la carta con amenazas que recibió la pasada semana, y no ha dudado en criminalizar directamente a VOX. Una fórmula a la que se ha sumado el PSOE a través de las declaraciones de Adriana Lastra.

Es importante destacar que Iglesias está enormemente frustrado. El líder de Podemos daba por seguro que, dejando la vicepresidencia segunda y anunciando que se presentaba como candidato, iba a ser acogido como una especie de ‘mesías rojo’ en la Comunidad de Madrid.

Sin embargo, esto nunca ocurrió, ni mucho menos que toda la izquierda, progres y rojerío cerrasen filas detrás de él para vencer a Isabel Díaz Ayuso.

Una meta que cada día le queda más lejana. Basta con ver cómo, a menos de una semana de los comicios, siquiera su antiguo ‘compadre’ Íñigo Errejón le ha dado su apoyo y las encuestas siguen demostrando que quedará arrasado por la ‘aplanadora’ de Ayuso.

Irene Montero se suma a la fantasía

En un intento por apoyar a su pareja en la recta final de las elecciones, la ministra de Igualdad, Irene Montero, también fantaseó con una presunta “amenaza fascista” y hasta se indignó por las críticas a Unidas Podemos de utilizar las amenazas de muerte «para hacer campaña».

Montero, buscando rascar algún voto más, describió un escenario nada parecido al que se vive en Madrid: «Hay mucha gente que por amar a alguien de su mismo género va con miedo por la calle» porque puede «pegarle una paliza un nazi».

Según la ministra, «en este país vuelve a ser normal» que «por su color de piel», a uno «le peguen una paliza esos mismos nazis con total impunidad». ¿Será cuestión de horas antes de que desde Unidas Podemos acusen a Casa Real también de racismo y la homofobia?

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Lo más leído