LA PEOR GESTIÓN

Ximo Puig quiere ‘encerrar’ a los valencianos el 10 de mayo pero despide en junio a 4.000 sanitarios

El presidente de la Generalitat quiere mantener el toque de queda, pese a no tener competencia tras decaer el estado de alarma

Ximo Puig quiere ‘encerrar’ a los valencianos el 10 de mayo pero despide en junio a 4.000 sanitarios
Enric Morera, Ximo Puig y Mónica Oltra, en una imagen en Les Corts.

¿Imaginan que la medida la hubiese adoptado Isabel Díaz Ayuso o cualquiera de los otros presidentes autonómicos del Partido Popular? Pues como, de lo que hablamos ahora en Periodista Digital, es una decisión adoptada por un presidente socialista, con sus socios de Podemos y Compromís, aquí no pasada nada…

Ximo Puig, presidente de la Comunidad Valenciana, quiere despedir en un mes a casi 4.000 sanitarios que fueron contratados para hacer frente a la pandemia del coronavirus. En concreto, ya se ha decidido la no renovación del contrato a partir del 1 de junio a un total de 3.972 trabajadores, es decir, prácticamente a la mitad de la plantilla en plazas Covid.

Así lo han confirmado fuentes de la Conselleria de Sanidad, que en todo caso matizan que se trata de un «punto de partida» para empezar a negociar con los representantes sindicales. «Renovar más de 5.300 contratos de apoyo Covid es un gran esfuerzo para la Administración en un momento en que la pandemia está bastante controlada«, han explicado desde el departamento que dirige la socialista Ana Barceló.

Y pese a que para unas cosas está “bastante controlada” para otras no, como por ejemplo, para seguir encerrando a los valencianos. Porque Puig, que ha sido catastrófico en la gestión de la pandemia con las restricciones más duras de todas las regiones y liderando la cifra de contagios en toda Europa, pretende seguir aplicando el toque de queda cuando decaiga el estado de alarma.

Ximo Puig ha declarado, este lunes, que algunas restricciones del coronavirus  seguirán vigentes cuando finalice el estado de alarma, a partir del próximo 10 de mayo. En este sentido, ha insistido en que las comunidades autónomas tendrán instrumentos legales para establecer las limitaciones, pese a decaer el paraguas del  estado de alarma.

Algo que no tiene base jurídica alguna porque entre las restricciones que tiene previsto mantener es el draconiano toque de queda que mantiene a todos los valencianos a las 22 horas, pese a ser ahora la Comunidad con menor índice de incidencia, por debajo de los 40 por 100.000 habitantes.

Y se basa en un concepto de dudosa aceptación porque defiende que que antes de la declaración del segundo estado de alarma, la  Generalitat implantó algunas restricciones, que estuvieron avaladas por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), algo que podrán seguir haciendo a partir del 10 de mayo.

En relación a esto, Puig ha recalcado que el TSJCV «ha avalado permanentemente todas las decisiones de la Generalitat», pero olvida que estas decisiones judiciales anteriores en nada tienen que ver con las futuras ni mucho menos son vinculantes ni dan ‘vía libre’ para limitar los derechos fundamentales recogidos en nuestra Constitución y más aún sin una situación sanitaria que lo justifique.

OFERTAS PLATA

¡¡¡ DESCUENTOS ENTRE EL 21 Y EL 40% !!!

Te ofrecemos un amplio catálogo de ofertas, actualizadas diariamente

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Lo más leído