La batalla en el socialismo andaluz dará comienzo hoy y se llevará por delante a Susana… o no

La guerra fraticida en el socialismo andaluz, ha dado comienzo con el dedazo de Sánchez iniciando el proceso de primarias para la elección del candidato del PSOE a la Junta. El resultado, pese a los números que manejan en Moncloa y Ferraz, les puede dar un berrinche similar al cocotón que se han llevado en el Madrid de Ayuso y encontrarse con Susana de nuevo al frente del socialismo andaluz.

La batalla en el socialismo andaluz dará comienzo hoy y se llevará por delante a Susana... o no

La maquinaria de las primarias se inicia hoy con la convocatoria del proceso en el comité nacional del PSOE y finalizará a mediados de junio con la elección del candidato socialista a la junta de Andalucía… y solo puede quedar uno.

Después del cocotón que se ha llevado el PSOE en Madrid, han saltado todas las alarmas en las diferentes sedes socialistas a lo largo y ancho del territorio nacional y todos los ojos se han ido a fijar en uno de los territorios más proclives a iniciar un proceso electoral, la Andalucía de Juanma Moreno Bonilla.

Es algo que se barruntaba desde hace tiempo, puesto que uno de los objetivos del calamidad que habita la Moncloa, es «pulirse» a la lideresa andaluza, que cometió el error garrafal de dejarle cuidando la silla de la presidencia en Ferraz hasta que estuviera lista para cruzar despeñaperros y lanzarse a la tarea para la que estaba predestinada, ser presidenta del PSOE y de España.

Todo quedó en agua de borrajas, fundamentalmente porque Sánchez probó las mieles del poder y no quiso bajarse de la poltrona, generando un cisma que le dejó finiquitado en una primera fase, pero que, debido a la condescendencia de Díaz al no acabar definitivamente con él, propició su vuelta al poder y a la Moncloa, siendo desde ese momento para él, acabar políticamente con Susana, uno de sus objetivos prioritarios.

Desde hace varios meses, las ejecutivas provinciales andaluzas se habían ido pronunciando a favor o en contra de adelantar las primarias para elegir el cabeza de cartel a la Junta, visibilizando los apoyos de Susana o de Espadas, el actual alcalde de Sevilla, que va a ser, previsiblemente su oponente en la guerra fratricida, en un proceso que, en principio, estaba previsto para mucho más adelante, para después del congreso regional, programado para final de año, pero que las elecciones en Madrid, y debido al costalazo que se ha pegado el PSOE y las ganas de acabar definitivamente con Susana por parte de Sánchez, han precipitado.

Esta era claramente la opción de Susana, la de la «patada a seguir» y que la maceración a fuego lento de Sánchez, debido a la lamentable gestión llevada a cabo en España, le fuera dejando cada vez más débil y los barones provinciales vieran que el caballo ganador, ese «pura sangre» que lo ganaba todo y con el halo de winner total, se quedara en lo que está predestinado a quedar, en un percherón patético y lamentable, que dejará en bueno a ese otro calamidad que guió el destino del PSOE y de España en la crisis del 2008, dejando la economía hecha unos zorros, José Luis Rodríguez Zapatero.

De hecho, esa era la pretensión de Díaz: retrasar lo más posible las urnas internas para ganar tiempo. Las direcciones provinciales de Cádiz, Granada y Jaén habían reclamado el adelanto de las primarias, mientras que Almería, Córdoba y Sevilla se alinearon con Díaz, igual que lo hizo el secretario general de Málaga, José Luis Ruiz Espejo, aunque su cúpula está dividida. En Huelva dirige el partido una gestora que no tiene competencias para abrir el debate, pero que está alineada con Ferraz.

Sánchez, esta vez está dispuesto a dar la batalla final contra Susana, una batalla que promete ser cruenta e inmisericorde. La pugna definitiva en la federación más poderosa y numerosa del socialismo patrio y uno de los graneros de votos socialistas, que puede perfectamente dejar de serlo, puesto que cada vez más, los andaluces apuestan por esta fórmula diferente a la de 36 años de ruina, corrupción, caciquismo y los peores datos en inversión, paro, educación y sucesivamente en todos los parámetros económicos y sociales medidos por los diferentes organismos y administraciones.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas y previsible rival de Susana en las primarias, aún no ha comunicado oficialmente que dará el paso adelane, pero es un secreto a voces que se presentará y evidentemente es la apuesta de Ferraz para descabalgar a Susana.

Hoy comienza el combate fratricida, con Susana como previsible perdedora, al menos según las cuentas que hacen los «talentos» socialistas en Madrid, pero hay que recordar que estos mismos talentos, son los fenómenos que decidieron la moción de censura en Murcia, que iría acompañada de la de Castilla y León y la de Madrid y que dejaría al PP sin ningún poder territorial y a España a la voluntad de Sánchez y que han conseguido que la moción de murcia no saliera adelante, tampoco la de Castilla y León, en Madrid se hayan llevado la gran cornada del martes 4 de mayo y a Cs en la enfermería con pronóstico reservado pero tendente a la desaparición, otorgando al centro derecha la ventaja de volver a contar con solo dos partidos, PP y VOX, que dentro de poco, ganarán las elecciones nacionales de calle, así que, hoy sabemos como comienza este desaguisado, iremos viendo como transcurre, acabará como acabe, con Susana o Espadas como candidato, pero gracias a esta nueva jugada, lo que si que es seguro, segurísimo, es que el PSOE andaluz va a salir hecho unos zorros, dividido en dos, generando conflictos en las agrupaciones y debilitado.

 

GRAN SELECCIÓN DE OFERTAS MULTI-TIENDA

CONSOLAS

ACTUALIZACIÓN CONTINUA

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Ramsés Laguna

Ramsés Laguna, un enamorado de Castilla y León, empeñado en escribir.

Lo más leído