El Metro de Granada desinfecta sus trenes con tecnología de luz ultravioleta

Fomento prueba el uso de esta tecnología para eliminar todo rastro de virus y patógenos en los vagones para ofrecer un entorno seguro a los viajeros en sus desplazamientos

El Metro de Granada desinfecta sus trenes con tecnología de luz ultravioleta

 

Si algo ha quedado claro en los casi dos años que llevamos luchando contra la pandemia de Covid 19, es que la transmisión del virus se produce por aerosoles y que los interiores son los principales focos de infección.

Existen varias tecnologías que son capaces de llevar a cabo una desinfección total de patógenos en interiores y una de ellas, quizá no la más eficaz, puesto que la teconlogía basada en hidróxilos, que generan un ejército de partículas que acaban con ellos tanto en aire como en superficie, según estudios del CSIC son los más eficaces para la consecución de una desinfección total en interiores, es la basada en la luz ultravioleta, que es la que en Metro de Granada está utilizando para acabar con los virus y prevenir los contagios en sus trenes.

Este novedoso sistema de purificación de aire es un paso importante para generar protección en los interiores, pero no debe quedarse ahí, puesto que la calidad del aire en los transportes, así como en los puestos de trabajo o en los propios domicilios, es sin duda uno de los problemas más acuciantes e importantes a los que debemos enfrentarnos en el día a día, y existen equipos con teconlogías avaladas por la NASA, mucho más eficaces y seguras que la basada en la luz ultravioleta.

Fogonazos de luces ultravioletas para acabar con todo rastro de virus en el interior de vagones. Es la nueva baza que está probando el Metro de Granada y que se sumaría a las tareas de desinfección diaria y otras medidas de prevención que se realizan en el interior de los trenes desde el inicio de la pandemia. Todo con el propósito de contar con un entorno seguro para los viajeros en sus desplazamientos por la capital nazarí.

Esta semana se iniciaron las pruebas. Metro de Granada dejó un tren disponible en la tarde/noche del pasado jueves 16 para no disminuir la capacidad de la flota para atender el servicio de transportes en hora punta. La experiencia, innovadora en el sector del transporte público pero ya utilizada en los quirófanos de los hospitales en estos largos meses del Covid-19, se lleva a cabo en los talleres y cocheras del Metro de Granada, con la colaboración de la operadora Avanza y la asistencia técnica de la empresa fabricante de la tecnología Modisy Group.

La idea parte del poder de la luz ultravioleta, que actúa sobre los virus y las bacterias descomponiendo las cadenas de ADN y neutralizando sus efectos nocivos sobre las personas. Los técnicos especialistas han colocado unas lámparas de gran tamaño y de forma vertical en el interior de uno de los trenes del Metro de Granada y se disponen a averiguar si la desinfección mediante tecnología UVC es viable y si se puede adaptar a las necesidades del transporte público para futuras pandemias.

La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, a través de la Agencia de Obra Pública (que gestiona el Metro de Granada), pretende así avanzar de la mano de la innovación y las nuevas tecnologías, en dar respuesta a las prioridades actuales del usuario, entre las que está la seguridad en sus desplazamientos.

Este ensayo, que servirá para verificar la eficacia de esta tecnología, se hace con bacterias, hongos y levaduras cuya composición estructural varía sobre el coronavirus pero a sabiendas de que, si los métodos de desinfección utilizados eliminan a estos tipos de microorganismos, también eliminarán sobradamente a los virus. La prueba no se realiza con el propio virus por su fácil contagio y difícil manejo para los técnicos.

Antes de empezar, los técnicos del laboratorio homologado que participa en las pruebas, del Centro Tecnológico de Seguridad Alimentaria, se cercioraron de que el tren estaba totalmente cerrado, sin pasajeros y con los equipos de refrigeración apagados. Mediante un nebulizador electrostático, esparcieron los tres tipos de microorganismos que servirán de indicadores a lo largo de todos los compartimentos del tren, asegurando una elevada carga. A partir de ahí, se tomaron las muestras iniciales de aire y superficies de contacto que servirán para comparar los resultados.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Ramsés Laguna

Ramsés Laguna, un enamorado de Castilla y León, empeñado en escribir.

Lo más leído