La diputada del PP, Ana Vázquez, afirma que el socialista pasó de “juez carcelero a ministro excarcelador”

Olona deja a Marlaska con cara de póker: «¿Por qué no visitó a la familia de Álex pese a estar a 12 minutos de distancia?»

La diputada de VOX vapulea al ministro del Interior por “liberar con premeditación y alevosía” a un “asesino reincidente”

Macarena Olona dejó con cara de póker a Fernando Grande-Marlaska.

La diputada de VOX vapuleó al ministro del Interior, a quien acusó de “liberar con premeditación y alevosía” a un “asesino reincidente” en el Congreso de los Diputados este 10 de noviembre. Además, le recordó que, con decisiones de este tipo, “está poniendo en riesgo” la vida de otros niños.

En este sentido, Olona defendió ampliar la prisión permanente revisable e introducir la cadena perpetua “para los casos de los criminales más execrables”. Con el socialista ya contra las cuerdas, la diputada del partido de Santiago Abascal lanzó una pregunta que le resultó muy incómoda a Grande-Marlaska:

“Señor ministro, ¿por qué no fue a trasladarle personalmente sus condolencias a la madre, al padre, a los familiares y resto de allegados de Álex en Lardero, a pesar de estar a menos de doce minutos de distancia en coche cerrando un mitin político del PSOE en La Rioja?».

Al terminar la pregunta, se pudo ver cómo el ministro socialista se mostraba tenso y con una expresión de enfado al verse retratado.

Justamente ese enfado fue el que utilizó Grande-Marlaska para atacar a VOX y al PP por sus duras críticas, considerando que ambos partidos son “ignorantes” al responsabilizarle de la muerte del niño Alex de Lardero (La Rioja), alegando que el hecho de que su presunto asesino, Francisco Javier Almeida, estuviese en libertad se debía a una decisión judicial y no a que Instituciones Penitenciarias le hubiese concedido el tercer grado.

Ana Vázquez, diputada del PP, no se quedó satisfecha con las explicaciones de Marlaska, a quien acusó de pasar de “juez carcelero a ministro excarcelador”. La ‘popular’ recordó que a Almeida le dieron el tercer grado “desde un despacho de Madrid”, puesto que a esta medida se oponían los funcionarios de la cárcel en la que cumplía condena.

En este sentido, afirmó que en este caso “se cometieron errores y hay que asumir responsabilidades” y que el ministro del Interior ya habría sido cesado “en cualquier país democrático” en el que hubiese sucedido algo similar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído