Sedes históricas de las Cortes de Castilla y León

Fueron muchas las ciudades y villas de los viejos Reinos de León y de Castilla que adquirieron protagonismo como sedes de las Cortes, hasta que fueron convocadas por última vez en el año 1665.

Sedes históricas de las Cortes de Castilla y León
Catedral de Burgos, ciudad protagonista como sede de las Cortes en la historia

El origen de las Cortes de Castilla y León se sitúa en el año 1188, durante la Edad Media, cuando el Rey Alfonso IX reunió por vez primera en la historia con carácter permanente a los representantes habituales en las Cortes hasta ese momento de la nobleza y el clero, pero con la aparición por primera vez de los representates de la ciudadania, con los enviados de las ciudades y villas del Reino, en el Claustro de la Real Colegiata de San Isidoro de León. Se consideran las primeras Cortes de la historia de Europa, sentando los principios de colaboración ciudadana que se mantienen hoy en día.

La Unesco declara a los Decreta de León de 1188 como Memoria del Mundo

Alfonso IX de León

Fue a partir de entonces, cuando León y Castilla, además de convertirse en los pioneros europeos en la instauración de las Cortes, comienzan a tener un papel protagonista e imprescidible en la historia de España.

Anteriormente a los Decreta de León de 1188, existía un Consejo Real, donde nobles y clérigos se encargaban de asesorar al rey. Poco a poco, se fueron incorporando representantes de las diferentes ciudades del reino, dando lugar al nacimiento de los primeros Parlamentos. En estos primeros parlamentos, fundamentalmente se aprobaban algunos impuestos y gastos, pero también sirvieron para exponer diferentes peticiones y solicitudes al rey, lo que sirvió para atar lazos entre el pueblo y los diferentes monarcas, vitales para manterese durante siglos.

A pesar de que fue León la ciudad que vió nacer las primeras Cortes en Europa y es la Cuna del Parlamentarismo, fue el eje que une la ciudad de Burgos y Toledo, que pasaba por las ciudades de Palencia, Valladolid, Tordesillas, Medina del Campo, Arévalo-Madrigal de las Altas Torres, Segovia, Madrid para culminar en Toledo, la que adquirió una tremenda importancia política en los siguientes siglos hasta culminar con Madrid, previo protagonismo de Valladolid, la que se llevó el gato al agua en 1561, con su designación como capital oficial de la Monarquía Hispánica y centro neurálgico de la poderosa estructura administrativa de los Hansburgo.

Todas estas ciudades tuvieron un papel protagonista y predominante en la vida palaciega castellana, por lo que hoy vamos a tratar otras sedes menos habituales.

En 1230 se produce la unión de los Reinos de León y Castilla, dando así paso a la Corona de Castilla y León o de Leon y Castilla, institución clave para el desarrollo nacional e internacional en los siglos sucesivos.

Fernando III el Santo, ¿el mejor rey castellano? - Pedro Fernández Barbadillo - Libertad Digital - Cultura

Fernando III el Santo

Fue en el año 1301 cuando las dos Cortes, la del reino de León y la del reino de Castilla, se reúnen de forma conjunta, pudiendo hablar ya, por primera vez, de las Cortes de Castilla y León.

Desde entonces, fueron innumerables las diferentes sedes de las Cortes de Castilla y León o de León y Castilla donde se trataron los temas más diversos, como las Cortes de Córdoba, Guadalajara, León, Madrid, Medina del Campo, Ocaña, Palencia, Segovia, Sevilla, Toledo, Tordesillas, Toro, Valladolid oAlcalá, donde se originó una recopilación legislativa trascendental para la Historia del Derecho en España.

Igualmente, la ciudad zamorana de Benavente, protagonizó en varias ocasiones las Cortes de castellanas, siendo las más importantes las acontecidas en 1202 y 1228, de donde salió “La concordia de Benavente de 1230”, un acuerdo firmado tras la muerte del rey Alfonso IX de León, mediante el cual su primera mujer Teresa de Portugal renunciaba a los derechos que sus hijas Sancha y Dulce tenían al trono de León, en favor del rey de Castilla, el rey Fernando, quien fue hijo de Alfonso y de su segunda mujer, Berenguela.

Lugar de Interes Turistico de Benavente

Ciudad de Benavente. Fuente: Ayuntamiento de Benavente

Una de las sedes más importantes de las de Castilla y León, fue la ciudad de Burgos, que en más de 15 ocasiones a lo largo de la historia, fue la ciudad anfitriona y en la que destacan las celebradas en 1301 y convocadas por la reina Maria de Molina, madre de Fernando IV durante su minoría de edad, en las que se aprobó solicitar a Guzmán el Bueno un prestamo de un millón y medio de maravedies para paliar la hambruna y la situación ecónomica que arrastraba el reino después de encadenar varios años de mala cosecha.

En la Concordia de Palazuelos, rubricada el día 1 de agosto de 1314, quedó establecido que los infantes Juan y Pedro de Castilla serían los tutores del rey Alfonso XI durante su minoría de edad junto con la reina Maria de Molina, abuela de Alfonso XI, que tendría la custodia del niño rey.​ Pero en dicha concordia también quedó demostrada la división existente entre el infante Juan y sus partidarios, y los que apoyaban a la reina María de Molina y a su hijo, el infante Pedro.No obstante, los acuerdos de Palazuelos produjeron resultados inmediatos, ya que el día 3 de agosto de 1314 Alfonso XI, con el consentimiento de sus tres tutores, ordenó a los caballeros y concejos de la Hermandad de Castilla que se abstuvieran de hacer cualquier daño a los obispos, iglesias o monasterios de su territorio.

Catedral - Info Turismo Burgos

Catedral de Burgos. Fuente: Ayuntamiento de Burgos

Igualmente, Carrión de los Condes fue la sede de las Cortes en tres ocasiones, en la que destaca la celebrada en 1317. Fueron las terceras Cortes celebradas en el reinado de Alfonso XI, y diversos autores señalan el «decidido carácter revolucionario contra el poder real» de las Cortes de Carrión.

​Estas cortes fueron memorables y tuvieron gran importancia por las capitulaciones matrimoniales que allí se trataron, que contenían cláusulas muy graves relativas a la sucesión, en el reino de Castilla, de la Infanta en unión con su marido, y a los derechos de la legítima descendencia del futuro matrimonio. Asimismo se estipuló que, después de legítimamente casados, los barones de Castilla prestarían juramento de fidelidad a ambos. También se concedieron a Carrión grandes franquicias y privilegios. No se conoce la fecha exacta en que tuvieron lugar las cortes, aunque parece que fue durante el verano. La copia de la escritura donde se recogieron las actas fue expedida el 23 de diciembre de 1188.

Carrión de los Condes

Claustro del monasterio de San Zoilo en Carrión de los Condes. Fuente: Ayuntamiento de Carrión de los Condes.

La ciudad castellana de Zamora fue una de las sedes habituales en el desarrollo de las Cortes castellanas, donde destacan las celebradas por el rey Alfonso X en 1274, donde se restableció el derecho municipal o Ius Propium, limitó la aplicación del nuevo derecho, es decir, del Fuero Real y estableció la distinción entre pleitos foreros, que eran los más numerosos para solucionarlos conflictos más comunes, donde los jueces y señores aplicaban sus fueros y los pleitos del rey, un tribunal permanente, mucho más prerado juridicamente y que se utilizaba solo en juicos graves o muy graves, estableciendo una jerarquía en la justicia que se estableció en el resto de reinos de Europa.

En Zamora también fueron convocadas las Cortes de 1301 por la reina María de Molina y por el infante Enrique de Castilla, hijo de Fernando III el Santo a la que asistieron los representantes de los concejos y hombres buenos de los reinos de León y Castilla, mientras que los representantes del estamento eclesiástico no asistieron al llamamiento y donde Los representantes de los concejos del reino concedieron cinco servicios al rey, siendo cuatro de ellos destinados a pagar las soldadas de los nobles y el quinto a pagar las bulas de legitimación y dispensa matrimonial que precisaba Fernando IV, quien iba a contraer matrimonio poco después con Constanza de Portugal, hija del rey Dionisio I de Portugal.

Cortes de Zamora (1301) - Wikipedia, la enciclopedia libre

Catedral de Zamora. Fuente: Ayuntamiento de Zamora

Las Cortes celebradas en Córdoba, Guadalajara, León, Madrid, Medina del Campo, Ocaña, Palencia, Segovia, Sevilla, Toledo, Tordesillas, Toro o Valladolid, son ejemplos de la cantidad de sedes protagonistas de la historia de Castilla y León, en la que se trataron los temas y decisiones más importantes para conseguir que el reino de Castilla se convirtiera en la superpotencia que acabo siendo durante siglos en los que el sol no se ponía en nuestro Imperio.

En la Edad Moderna se produce un periodo de declive político que lleva aparejada la desaparición de las Cortes de Castilla y León. Y no será hasta 1983, con la aparición del Estatuto de Autonomía, cuando las Cortes se recuperen como órgano de autogobierno plenamente democrático, donde los procuradores representan los intereses de todos y cada uno de los castellanos y leoneses.

Cortes de Castilla y León

Cortes de Castilla y León. CCyL

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Ramsés Laguna

Ramsés Laguna, un enamorado de Castilla y León, empeñado en escribir.

Lo más leído