No son más tontos, tontas y tontes porque no entrenan

Bienvenidos al parvulario comunista de Yolanda Díaz: ¿Han visto algo más ridículo que esto?

De coña. Para partirse la caja de risa.

Entre otras razones, porque han comenzado eso de ‘Sumar’, restando.

Y quien lo dude que le pregunte a Pablo Iglesias, que tiene un cabreo que no puede con él.

Todo huele a paso previo a una integración en el PSOE de Sánchez, pero lo visten como si fuera algo serio.

No vamos a entrar en detalles sobre la presentación, porque esta feo burlarse de la gente, pero cuando vean el vídeo nos comprenderán.

Tras varios meses de marear la perdiz, con eso del ‘proceso de escucha’, la plataforma política que va a liderar Yolanda Díaz fue bautizada este 8 de julio de 2022 en el Matadero de Madrid con el nombre de Sumar.

Ante un público sofocado por el calor en una plaza sin sombra y con los periodistas esquinados y sin posibilidad de ver el escenario, Díaz pidió al personal progre allí reunido «paciencia, inteligencia, cariño y pensarnos bien».

«Soy consciente de que hago esto en un momento muy difícil de desafección ciudadana, pero me da igual lo que digan los estudios demoscópicos.»

Se trata de un proyecto alternativo para enterrar a Podemos después de que este partido se ha ido autodestruyendo con purgas internas, luchas de ego, liderazgos decepcionantes e incapacidad de movilización.

La pretensión de Díaz es recuperar el espacio de Podemos, fagocitarlo, o mejor aún refundarlo con retoques estéticos, pero con el mismo intervencionismo y el mismo comunismo de siempre.

Sin embargo, a día de hoy solo tiene más aceptación mediática que carisma real. Sus expectativas electorales son una incógnita por diversos motivos, pero sobre todo porque su partido no se basa en la anexión sincera y constructiva de ideas de diferentes formaciones dispersas en el populismo de izquierda, sino en un proyecto exclusivamente personalista en el que veta a cualquiera que pretenda hacerle sombra.

Y si alguien se la hace, ella ‘restará’ decidiendo a quién acepta y a quién no.

Cuando este viernes se presentó sin Unidas Podemos, lo hizo con la excusa de que no quería partidos allí. Más allá de ser una coartada absurda, la cuestión de fondo es que hace tiempo que Díaz rompió con Pablo Iglesias, Ione Belarra o Irene Montero.

No le será sencillo ser convincente. Hace tiempo que hasta su estética dejó de ser la de una izquierdista radical que presume de serlo, y hace tiempo que gestiona sin coherencia alguna los complejos equilibrios en que vive. No es creíble estar dentro de un Gobierno al que ella misma cuestiona a diario, y seguir integrada en él como si nada pasase.

Tampoco es creíble su artificial acercamiento a los líderes de Podemos porque ese es solo un movimiento reactivo derivado del fracaso de Díaz en las elecciones de Andalucía. Todos son conscientes de que, por separado y enfrentados en luchas fratricidas, están abocados a lograr solo migajas electorales.

Por eso Sumar es lo más parecido a hacer de la necesidad virtud. Sumar nace entre contradicciones políticas, viciada por las imputaciones de Ada Colau o Mónica Oltra, y con pocos argumentos sólidos porque sus dirigentes se han convertido en la ‘casta’ que odiaban.

¿Quién puede creer hoy a Pablo Iglesias cuando afirma ser un «soldado» al servicio de Díaz si a la vez ella pidió expresamente a Belarra y a Montero que ni se les ocurriera aparecer en la fundación de Sumar? También Errejón sabe que su partido tendrá un recorrido electoral muy limitado. Por tanto, solo quieren recolocarse en el tablero político.

O en otras palabras, todos están en la supervivencia personal dentro un sucedáneo de Podemos que pretende monopolizar Díaz en exclusiva.

Quiere el patrimonio político de Podemos pero sin sus líderes, y si a partir de ahora simulan recomponer sus pésimas relaciones, solo será porque la atomización les daña y pone en peligro muchos escaños.

Sin embargo, la experiencia enseña que no será fácil que puedan convivir juntos y en paz porque siguen vigentes demasiados odios viscerales entre ellos.

El problema de Díaz no será el de adoptar un perfil de candidata. Se basta y sobra para ello, tiene carisma, y cuida su imagen como nadie usando el escaparate y el presupuesto de su vicepresidencia para promocionarse.

Cuestión distinta es si podrá movilizar a una izquierda que ha dejado de creer en la palabrería y en una ‘justicia social’ que en realidad le ha empeorado la vida.

No son las ideas las que preocupan al votante la extrema izquierda, sino la falta de hechos, las incongruencias, y la certeza de que cualquiera de ellos, aburguesado y aferrado a un sueldo público, predica una cosa y hace la contraria.

Esa losa pesará a Díaz.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído