POR DEBAJO DEL 25% Y MENOS DE 100 ESCAÑOS

Terror en Ferraz: un sondeo interno empeora los malos resultados que el CIS le otorga al PSOE

Los barones autonómicos exigen al presidente que quite sus manos de los procesos electorales regionales

Pedro Sánchez.
Pedro Sánchez.

La cuestión se le empieza a poner de color hormiga al presidente del Gobierno.

Pedro Sánchez ya no es un valor que sume y que aúne votantes en torno a la marca del PSOE.

Más bien todo lo contrario.

El personal huye en masa y quedó claramente constatado con el último sondeo del CIS en el que, por primera vez, el Partido Popular supera en intención de voto a los socialistas desde que Sánchez accedió a La Moncloa.

Sin embargo, aunque siempre los datos cocinados por el responsable del Centro de Investigaciones Sociológicas, José Félix Tezanos, son objeto de sospecha por la mecánica a la hora de confeccionarlos, lo cierto es que esta vez puede que no solo sean acertados, sino que incluso hayan sido generosos con Sánchez.

Porque, según cuenta este 23 de julio de 2022 el digital Okdiario, un sondeo interno del PSOE arroja peores resultados que los que ya otorgaba el CIS a los socialistas.

Si oficialmente se le daba a la candidatura de Sánchez cerca de 29%, la encuesta interna que circula de mesa en mesa por la sede de Ferraz marca que el porcentaje estaría por debajo del 25% y que el número de escaños sería inferior a los 100.

Estos resultados han puesto en guardia a los barones socialistas que pueden presumir de tener mayorías absolutas o holgadas en sus territorios.

Así las cosas, los Guillermo Fernández Vara, Emiliano García Page o Javier Lambán ya han sido muy claros al respecto.

Apoyan a Pedro Sánchez, sí, pero de boquilla. De puertas para afuera. Pero no le quieren ver ni en pintura por sus feudos y mucho menos que tenga intenciones de intervenir en los procesos electorales autonómicos.

A menos de un año para esos comicios, el domingo 28 de mayo de 2023, los presidente regionales de esas comunidades no piden, sino que exigen a Sánchez que se abstenga de meter cuchara en la confección de las planchas electorales.

Esos dirigentes tienen muy claro que quienes conocen el territorio y las necesidades de su población son ellos y no un presidente del Gobierno que ha demostrado ser perjudicial para el PSOE en los últimos procesos electorales.

Y no hay que irse muy lejos.

Solo hace un mes, el 19 de junio de 2022, los socialistas no solo sacaban su peor resultado en Andalucía, sino que además se producía una histórica e inédita mayoría absoluta del PP de Juanma Moreno.

Y si bien Sánchez no participó en tantos mítines como se esperaba, sí que mandó a una de sus lugartenientes de confianza, Adriana Lastra, con los catastróficos resultados que produjeron a posteriori sus intervenciones.

De ahí que Sánchez, aunque tapando y e intentando vender otra cosa, se haya fulminado a la vicesecretaria de Organización del PSOE.

Pero por muchos paños calientes que se pongan, al final las buenas palabras no consiguen alterar la naturaleza de las cosas.

Y es que, hoy por hoy, la marca PSOE no entusiasma al electorado español. Ni siquiera entre los acérrimos votantes del partido del puño y la rosa.

De ahí que entre los que van a quedarse en su casa, los que prefieren dar su papeleta a Feijóo (Partido Popular) o los que optan por apoyar al original de las políticas extremistas, es decir a Unidos Podemos, a Sánchez le puede suponer un serio disgusto la convocatoria electoral de diciembre de 2023.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Lo más leído