La Xunta no suelta prenda sobre el nuevo decreto

Feijóo busca salir del laberinto de la lengua

Poder elegir el idioma es la promesa que muchos le recuerdan

Feijóo busca salir del laberinto de la lengua
Alberto Núñez Feijóo.

Muchos gallegos votaron con ilusión a Feijóo al prometer una nueva política lingüística.

La posibilidad de que los padres puedan elegir la lengua en la que sus hijos sean educados en Galicia o bien la imposición de un porcentaje de asignaturas y horas en gallego, español e inglés es una dicotomía incómoda a la que se enfrenta el Gobierno de Núñez Feijóo. Lo que está claro es que no puede contentar a todos (incluidos los nacionalistas) y la duda es si, por efecto rebote, molestará también a los que le apoyaron para llegar a la Xunta con la promesa de la libertad lingüística.

El borrador del nuevo decreto lingüístico para la Educación en Galicia está a la vuelta de la esquina. Su misión será derogar el actual aprobado por el anterior gobierno bipartito. El texto deberá de responder y posicionarse sobre una serie de aspectos que podrían poner en un serio aprieto a Alberto Núñez Feijóo.

Asociaciones cívicas que se oponen a la imposición de la lengua consultadas por Periodista Digital apuntan a que, por ejemplo, en dicho texto se tendrá que recoger la promesa electoral de Feijóo en esta materia: «los padres podrán elegir el idioma en que sus hijos reciban educación en las escuelas.» Norma dirigida a las asignaturas troncales.

Para Gloria Lago, de la asociación Galicia Bilingüe, esta premisa es fundamental para empezar a hablar. Sin ella, el futurible decreto sería contrario a una promesa por la que «muchos gallegos votaron con ilusión a Feijóo».

Sobre esta promesa, otras asociaciones como la Mesa por la Libertad Lingüística tienen dudas de que eso sea posible. Consideran que no existe capacidad financiera para desdoblar el sistema educativo en dos para dar satisfacción a dos supuestas comunidades de hablantes. Por lo tanto, «la elección de la lengua de enseñanza» no era posible. 

Otras fuentes consultadas amplían el debate al estudio del inglés. Se especula con la implantación de un sistema de tercios entre esta lengua, el español y el gallego. 

El matiz respecto a la lengua inglesa que algunos defensores de la libertad de elección señalan es que se podría cambiar «estudio del inglés» por «estudio en inglés». «No se trata de ser iguales por tercios», argumentan.

Sobre este punto, las fuentes consultadas subrayan además que la falta de docentes preparados hace inviable esta opción.

«Si no hay recursos para enseñar en gallego o en español a elección de los padres, ¿de dónde se van a obtener para tantos profesores angloparlantes?»

«El error de base del PP es creer que la lengua en materia de Educación es competencia suya. Lo sería en territorios donde sólo hubiera una lengua oficial».

Fuentes de la Xunta, que guardan con celo el contenido del borrador, sí han manifestado que el objetivo es que para primavera haya un nuevo decreto lingüístico. De esta manera poder adaptar los materiales escolares para el curso 2010-2011.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído