El inicio de las obras del tramo Lubián-Ourense del AVE, pasado el verano, supondrá un punto de no retorno, según Blanco

Las obras del tramo Lubián-Ourense de la línea de alta velocidad ferroviaria se iniciarán al término de este verano, según adelantó hoy el máximo responsable en materia de infraestructuras del Gobierno, José Blanco, de visita en la localidad ourensana de Vilar de Barrio, quien vio en este hecho «un punto de no retorno» para la llegada del AVE a Galicia.

En la presentación de las obras, el homólogo de Blanco en el Ejecutivo autonómico, Agustín Hernández –conselleiro de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras–, puso el contrapunto a esta aseveración al referirse a un proceso -el de la consecución de la alta velocidad gallega– «con luces y sombras en los ritmos», lo que, a su juicio, planteó un «escenario de incerteza».

En lo que sí coincidieron ambos responsables fue en felicitarse por el conocido como ‘Pacto do Obradoiro’, que fija plazos y cantidades de inversión para la construcción del AVE gallego. «Debo reconocer el empeño y la dedicación del ministro de Fomento para cumplir los acuerdos», resaltó Hernández.

A esto, Blanco respondió agradeciendo la cooperación de la Xunta y reivindicando su decisión de «que el AVE a Galicia esté entre las prioridades» del Gobierno central, al mismo tiempo que afirmó que «ya no es tiempo de recordar etapas» del pasado pues, aunque «es cierto que hubo comunidades a las que llegó hace 20 años» –como le recordó Agustín Hernández–, «la mayoría» recibirán la alta velocidad «en tiempos similares» a Galicia, «o incluso posteriores».

EL TRAMO «MAS COMPLEJO»

El titular de Fomento, que insistió en calificar el acto de «simbólico», definió el segmento que une la provincia zamorana con la de Ourense como «uno de los más complejos» geográfica y técnicamente, con un total de 101,7 kilómetros de longitud divididos en ocho subtramos.

Del total, tres ya están adjudicados y en fase de trabajos técnicos -Porto-Miamán, Miamán-Ponte Ambía y Ponte Ambía-Taboadela, que transcurren a lo largo de 22,2 kilómetros en la provincia de Ourense–.

Por su parte, Lubián-Vilavella, Vilavella, Vilariño, Vilariño-Cerdelo y Cerdelo-Porto tienen su proyecto en redacción, mientras que el subtramo Taboadela-Ourense, que incluye la integración de la red ferroviaria en la capital ourensana, es el único que se encuentra en fase de estudio informativo.

Al respecto, Blanco defendió «sucesivas negociaciones» de su departamento con los Gobiernos de la Xunta de Galicia y de la Junta de Castilla-León, a las que atribuyó que los distintos informes medioambientales no implicasen cambio de trazado y sólo conllevasen «un retraso de meses».

«QUE GALICIA LLEGUE A TIEMPO»

Ante un auditorio en el que destacaban el delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro; el presidente de la Diputación, José Manuel Baltar; el delegado de la Xunta en Ourense, Rogelio Fernández; y el secretario general de los socialistas gallegos, Manuel ‘Pachi’ Vázquez; la demanda del conselleiro de Infraestructuras fue clara: «No permitas que las ilusiones de los gallegos descarrilen y entren en vía muerta», le espetó.

Frente a esto, Blanco incidió en que «todos los días» trabaja para conseguir el objetivo, que definió, en palabras del propio Hernández, como la necesidad de «que Galicia llegue a tiempo». «La dificultad no será excusa sino acicate para lograr el compromiso», recalcó el ministro y concluyó argumentando que ha escuchado «muchas fechas de finalización, pero ninguna de inicio», como la dada hoy: el final del verano de 2010.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído