La Cámara de Barcelona alerta de problemas de credibilidad para España por los Presupuestos de 2011

El presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Miquel Valls, ha alertado de que España puede tener problemas de credibilidad en los mercados internacionales por unos Presupuestos Generales del Estado para 2011 con «previsiones demasiado optimistas, por lo que los objetivos de ingresos y déficit difícilmente se cumplirán».

En rueda de prensa este miércoles para valorar los Presupuestos del próximo año, Valls ha explicado que, según la Cámara, el déficit del Estado acabará 2011 en el 2,5% del PIB, en vez del 2,3% previsto por el Gobierno (para la Administración General del Estado), ya que la media de los cálculos de los organismos internacionales indican un crecimiento del PIB español del 0,7%, frente al 1,3% que augura el Estado, y ello supone que la recaudación de impuestos sea también inferior, del 4,7%, en vez del 6,2% que prevé el Gobierno.

Valls ha destacado su preocupación por que en el Presupuesto de 2011 el esfuerzo inversor cae a niveles de 1999 –del 3% del PIB de 2009 al 1,9% del PIB en 2011, «una caída histórica»– y porque un incumplimiento del objetivo de déficit afectaría a la credibilidad de España en el exterior. En este sentido, ha señalado que en 2011 se deben refinanciar 192.000 millones, con lo que «la credibilidad es básica si queremos renovar a tipos de interés razonables».

Ha añadido que la inversión soporta un peso excesivo en la reducción del déficit, ya que de cada 100 euros de reducción de gasto, 85 proceden de la caída de la inversión. El gasto corriente caerá solo un 0,5%, mientras que la inversión lo hará un 37%.

Asimismo, ha expuesto que el recorte de personal y compra de bienes y servicios tendrá un efecto «prácticamente nulo» en el PIB, mientras que el recorte de inversión supondrá un impacto negativo del 0,5% del PIB. «No se está actuando de la forma conveniente y correcta», ha lamentado.

También ha considerado «inoportuna e ineficaz» la creación de dos nuevos tramos del IRPF, mientras que ha celebrado la reforma del impuesto de sociedades, aunque sea «de pequeños efectos».

«El Gobierno pierde de vista que las reformas fiscales se deben abordar de forma global y encaminadas a fomentar la creación de ocupación como objetivo principal actualmente», ha aseverado.

Respecto al gasto productivo, ha lamentado los recortes en I+D –aunque ve bien que la investigación tecnológico industrial gana peso respecto a la científico (con más impacto en el cambio de modelo productivo)– y el gasto de apoyo a las pymes –aunque es positivo que crezca la inversión en fomento a la internacionalización–.

En el lado positivo ha situado la reducción de personal (-2,1%) y de gastos en alta dirección (-17%) y servicios generales (-12%) para 2011, pero ha destacado la necesidad de una reforma de la Administración Pública (para simplificarla y racionalizar los niveles estatal, autonómico y local), medidas para garantizar la sostenibilidad del Estado del Bienestar (reforma de las pensiones, la sanidad y los servicios sociales) y orientar los presupuestos al gasto productivo (incorporando la participación privada y con incentivos fiscales a la creación de ocupación –como la exención fiscal para la reinversión de beneficios y el retraso del pago de impuestos para los emprendedores–).

Respecto al empleo, ha augurado «estabilidad en el paro, lo que es muy negativo en la situación en la que nos encontramos». Para Valls, sigue pendiente la asignatura de la formación.

En infraestructuras, ha incidido en que para cumplir con el Estatut, el Estado deberá a Cataluña inversiones pendientes por valor de casi 2.000 millones de euros en 2011 (500 millones más que este año).

Esta cifra es el resultado de que hay 1.100 millones pendientes de pago como liquidación de lo no invertido en 2007 y 2008, y 900 más pendientes de invertir de los presupuestos de 2009, 2010 y 2011, correspondientes a partidas que no se han asignado a ningún proyecto. Valls ha recordado que la subcomisión bilateral de infraestructuras Estado-Generalitat no se ha reunido este año.

BALANCE 2010.

«El Estado cumplirá el objetivo de reducción del déficit en 2010, pero discrepamos de la manera, basada más en el aumento de impuestos que en la reducción del gasto corriente», ha defendido Valls en una valoración de este año.

En este sentido, ha añadido: «La Cámara suspendió los Presupuestos de 2010 porque se basaban en el aumento de impuestos; meses después el Gobierno tomó medidas de austeridad presionado por los organismos internacionales, pero no se están cumpliendo», con aspectos como el crecimiento de personal de la administración central.

PROPUESTAS DE BANCO DE ESPAÑA Y PIMEC.

Sobre la propuesta del Banco de España de limitar el gasto a autonomías y entes locales, Valls ha expuesto que «lo que se debe hacer es una reforma en profundidad de la administración pública con recursos correspondientes para las competencias y que todos hagan los deberes, pero con un esfuerzo conjunto, no cada uno por su lado». Así, ha expuesto que se deben «asignar los recursos en función de las competencias y estudiar las duplicidades».

Respecto a la petición de Pimec de crear un ERE para funcionarios, ha opinado que esta figura es complicada de crear, pero que en todo caso sí se debe trabajar para ganar «eficiencia y productividad» en este colectivo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído