Batasuna admite que, «por desgracia», hay «kale borroka» y explica a sus dirigentes cómo desmarcarse sin condenar

Batasuna ya admite que los actos de sabotaje acaecidos en el País Vasco desde el pasado verano corresponden a la «kale borroka» y por tanto llevan la firma de la banda terrorista ETA. Así se desprende del último boletín interno de la formación ilegalizada al que ha tenido acceso Europa Press en el que, además de llegar a esta conclusión, consideran que este tipo de acciones son una «desgracia» por lo que reparten un argumentario base para que sus dirigentes sepan como desmarcarse, aunque sin llegar a condenarlos.

Se trata de un documento interno fechado en el mes de noviembre en el que se fija posición acerca de varias cuestiones de actualidad y en uno de los apartados se aborda por primera vez sin tapujos ni eufemismos las «acciones de kale borroka en Bilbo, Donostia, Gasteiz, Arrazua-Ubarrundia».

«Por desgracia este asunto tampoco es nuevo», comienza explicando el escrito en relación a los actos de sabotaje conocidos en los últimos días. En ese sentido asegura que «la izquierda abertzale considera que la utilización de determinados instrumentos de lucha neutraliza la utilización de otros».

«Nuestra apuesta es nítida: planteamos la acumulación continua de fuerzas para la creación de nuevas mayorías sociales, de modo que, el proceso democrático avance de forma irreversible. Por supuesto, en consonancia con ese análisis debemos decir que dichos actos de sabotaje están fuera de nuestra estrategia», zanja el argumentario oficial.

Esta estrategia de medida ambigüedad ya ha sido escenificada en público por dirigentes de la izquierda abertzale para salir al paso del repunte de actos de ‘kale borroka’ experimentado desde el verano. Sin llegar a condenar estas acciones, aseguran que se sitúan «fuera» de su apuesta por las vías «exclusivamente políticas».

En concreto, tras una serie de actos de terrorismo callejero en Vitoria y varias localidades de Guipúzcoa como Andoain, Azkoitia o Zarautz en el mes de agosto Batasuna emitió un comunicado en el que manifestaba su «apuesta inequívoca por un Proceso Democrático con la utilización de vías exclusivamente políticas y democráticas por lo que cualquier acto que rompe esta estrategia se sitúa fuera de la misma».

Eso sí, a partir de ese discurso oficial, los miembros de la izquierda abertzale hasta ahora habían esquivado el término ‘kale borroka’ para referirse a la quema de contenedores y ataques a cajeros y otras instalaciones en el País Vasco. El 19 de agosto, en una entrevista para Onda Vasca, el alcalde de la localidad vizcaína de Elorrio, Nico Moreno (ANV) evitó el término al hablar de «hechos cuyo origen se desconoce y además no se sabe muy bien a qué pueden responder».

OTEGI: «SUPUESTOS ACTOS DE KALE BORROKA»

A partir de ahí, el primer paso hacía esa aceptación fue el propio líder aberztale, Arnaldo Otegi, en la entrevista que ofreció al ‘El País’ desde la cárcel y publicada en octubre. A la pregunta de si Batasuna condenaría un atentado de ETA, Otegi afirmaba que, aunque se trata de «una hipótesis imposible, o altamente improbable(…) si tales hechos sucedieran, la izquierda abertzale se opondría».

En ese sentido, usaba como ejemplo el desmarque realizado por la izquierda abertzale ante «supuestos hechos de la kale borroka». La siguiente pregunta que se le formulaba era por qué Batasuna no había condenado ya la violencia etarra, pero Otegi declinó responder.

Sólo en el mes de agosto se quemaron unos sesenta contenedores en plena calle, dos camiones y se atacó una oficina de Correos en Zalla y un domicilio en Bilbao. Desde entonces estos actos se han sucedido con más o menos intensidad. El último tuvo lugar en la madrugada del jueves al viernes cuando varios desconocidos atacaron un cajero automático ubicado en la calle Arteagabeitia de la localidad vizcaína de Baracaldo.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído