CiU, segunda oportunidad.

MADRID, 19 (OTR/PRESS)

Casi en el ecuador de la campaña electoral, el president Montilla anuncia que no volverá a presentarse de nuevo a la presidencia de la Generalitat. La opción no es muy relevante y entra en el terreno de lo opinable, pero la declaración supone un elemento de claridad de cara a la jornada del 28 de noviembre, para la que las encuestas siguen señalando a Artur Mas como el favorito. CiU volvería al poder siete años después de haberlo perdido, tras los 23 años de presidencia continuada de Jordi Pujol. La verdad es que el panorama político y electoral de Cataluña se parece cada vez más al de España, después de aquellos años del venturoso oasis catalán, un clima político bastante modélico. Sería tremendamente complejo analizar ahora las causas que llevaron al oasis y las que sacaron a Cataluña del mismo. Pero sí tengo que decir que con la pérdida todos salimos perdiendo. Ahora, la verdad es que si CiU vuelve al poder, resultará que Montilla sólo habrá estado una legislatura y pico, tiempo excesivamente breve para desarrollar un proyecto político.

El tripartido, en sus orígenes, fue recibido como un importante factor de renovación y de oxigenación de la política catalana, después de tantísimos años de la era pujolista. Y lo cierto es que ese Gobierno, con Maragall a la cabeza, introdujo cambios y renovaciones de naturaleza muy positiva, algunos de ellos muy polémicos, como era natural con el profundo cambio ideológico que se había producido. Después, los componentes del tripartido empezaron a meter la pata y crear las bases de una división interna que les ha llevado poco a poco a la crisis y a la pérdida de confianza popular. Si no se produce el milagro, tras el 28 de noviembre el nacionalismo moderado de Mas y de Duran i Lleida tendrá su segunda oportunidad, se supone que con la lección aprendida de sus fallos y de sus errores de la anterior etapa y con el acicate social contenido en Unió Democrática, uno de los partidos europeos demócrata cristianos que mejor han conservado las esencias reformistas y sociales de sus padres fundadores.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído