Mas pide combatir a los que quieren una Cataluña «marginal» con una gran oleada de votos por el cambio

El candidato de CiU a la Generalitat, Artur Mas, ha llamado este lunes a combatir a los partidos que quieren una Cataluña «aguada y marginal» con una amplia participación en las elecciones catalanas que permita crear una gran oleada que lleve el cambio a Cataluña.

En un mitin ante más de 1.500 personas, que ha desbordado las expectativas, ha alertado de que un exceso de confianza y la abstención son dos de los principales adversarios contra los que debe luchar CiU a falta de seis días para la elecciones catalanas.

«Os pido que haya una fuerte participación el 28 de noviembre y nos ayudéis a una gran oleada por el cambio positivo en el país, y esto sólo se consigue yendo a votar», ha insistido Mas, quien ha avisado del riesgo que puede conllevar la abstención.

Por ello, ha llamado a los catalanes a no resignarse ni a instalarse en la queja, y a votar el 28 de noviembre: «Plantemos cara y barremos el paso a la gente que desde dentro y fuera quieren que Cataluña sea un país aguado, marginal y secundario».

Y es que, además de vaticinar que el PSC se lo pondrá difícil a CiU porque están «desconcertados, confundidos e irritados» por esta campaña electoral, Mas ha reprochado que el candidato socialista, José Montilla, recurriera al pasado para criticar a la federación.

«Se han peleado tanto con el pasado que se han olvidado de construir el presente y de prepara el futuro», ha exclamado Mas, quien les ha acusado de haber perdido el poder de creer en ellos mismos durante estos últimos años.

Además del PSC, Mas ha advertido de los adversarios que tienen fuera de Cataluña –PSOE y PP– porque, a su parecer, ven «con gran preocupación e incomodidad una victoria importante del nacionalismo catalán, del catalanismo que representa CiU».

Esta preocupación, según el candidato de la federación, es porque si consiguen un gobierno fuerte plantarán cara a lo que sea necesario: «Una gran victoria de CiU es la gran palanca y plataforma para que Cataluña se haga respetar en todas partes, porque ellos la quieren disminuida, pequeña, periférica, residual, regional y folclórica».

Ante esta situación, Mas ha asegurado que si gobierna luchará contra esto y defenderá la personalidad colectiva catalana, sus intereses y objetivos, tales como el concierto económico.

En un tono reivindicativo, el líder de CIU ha apelado a confiar en las personas que creen que Cataluña es una nación, y ha cargado contra los partidos que quieren dividir Cataluña y que el catalán pierda fuelle, en referencia a PP y C’s, «porque saben que el catalán es el nervio principal de la nación catalana».

«MAYORIA ABSOLUTA»

También ha intervenido el alcalde de Vic, Josep Maria Vila d’Abadal, que ha abogado por que Cataluña recupere su liderazgo con un gobierno «hecho por catalanes» y con mayoría absoluta, tras recordar que en 1984 las comarcas de Osona se la proporcionaron a Jordi Pujol.

Además del diputado Ramon Espadaler, que ha alertado del riesgo que conllevan las buenas encuestas para CiU, el diputado Francesc Homs ha proclamado que Cataluña debe rebelarse contra la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) del Estatut: «¡Somos una nación, nosotros decidimos!».

Mas, que ha disculpado la ausencia del secretario general de CiU, Josep Antoni Duran, por un «problema muscular», también ha hablado con portavoces sindicales de la empresa peletera Colomer Montmany, que le han pedido que intervenga para solucionar el conflicto laboral que viven.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído