El presupuesto del Ayuntamiento de Madrid cae un 8,9% y se aproxima a cifras de hace un lustro, con 4.526,2 millones

El presupuesto del Ayuntamiento de Madrid para el próximo ejercicio caerá un 8,9 por ciento hasta los 4.526,2 millones de euros, una cifra que sitúa a las cuentas municipales en niveles de hace aproximadamente un lustro, según han explicado el alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, y el delegado de Hacienda, Juan Bravo, en la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno que ha aprobado las cuentas.

Así, el presupuesto municipal se reduce un 8,9 por ciento según la Contabilidad Nacional, que incluye en los cálculos tanto los datos del Consistorio como los de sus organismos autónomos y las empresas cien por cien municipales o mixtas que no tengan la consideración de unidades de mercado. En este sentido, se pierden 410 millones, pasando de los 4.966,56 millones de euros de 2010 a los 4.526,62 millones con los que el Ejecutivo local contará a partir de enero.

Sin embargo, si se tienen en cuenta tan solo los presupuestos del Ayuntamiento, de sus organismos autónomos y de las empresas cuyo capital sea íntegramente municipal, la reducción es del 9,4 por ciento, mientras que si se atiende a la regulación financiera, que comprende estrictamente los dos primeros, la caída es del 8,3 por ciento.

Esto supone que el descenso acumulado en los últimos tres ejercicios alcanza ya el 13 por ciento, y además se suman también tres años consecutivos en los que el Ayuntamiento no ha podido refinanciar su deuda lo que, en cualquier caso, no «parará» a la capital, según el alcalde.

CAIDAS EN TODAS LAS PARTIDAS

Atendiendo a los diferentes capítulos del presupuesto, que se basa en previsiones muy conservadoras de ingresos, el capítulo 1 (supone el 29,7 por ciento del total de gastos) caerá un 8,41 por ciento hasta los 1.349,3 millones de euros, con un ahorro de 124 millones derivados de la amortización de 1.295 plazas vacantes y dotadas, la no contratación de personal interino, la reducción de horas extraordinarias y la consolidación de las reducciones de sueldos, entre otras medidas.

También se ha obtenido gracias a un recorte en los gastos administrativos de 75,3 millones de euros con respecto a 2008, lo que sitúa este tipo de gastos municipales en los 78,61 millones de euros de cara al próximo ejercicio.

Así, los recortes en los últimos tres años incluyen la revisión de los arrendamientos de inmuebles (-5,3 millones), la modificación del uso de vehículos oficiales (-1,6 millones), el menor gasto en material de oficina (-3,18 millones), en prensa y publicaciones (-890.000 euros), en material informático (-540.000 euros), en otros suministros (-4,1 millones), en protocolo y representación (-110.000 euros), en publicidad (-15,12 millones), en publicaciones (-440.000 euros), en conferencias y cursos (-4,41 millones), en estudios y trabajos técnicos (-45,4 millones) y en dietas y viajes (-1,08 millones).

El capítulo 2 (supone el 45 por ciento del total) es especialmente rígido, ya que recoge los servicios a los ciudadanos, pero aun así se ha conseguido reducir un 3,43 por ciento hasta los 2.042,53 millones, todo ello «sin afectar los servicios de mayores o discapacitados». Eso ha sido posible con la revisión a la baja de hasta el 15 por ciento en todos los contratos, lo que ha permitido también equilibrar el impacto del IPC y el incremento del IVA.

Por ello, los mayores ahorros presupuestarios proceden de una reducción en las inversiones (capítulo 6, un 6,16 por ciento del presupuesto). Y es que dicha partida será una de las más perjudicadas, con una caída del 39,18 por ciento hasta los 279,64 millones de euros, lo que permitirá únicamente acabar los proyectos ya comenzados pero no empezar ninguno nuevo.

Además, el próximo año el Ayuntamiento no contará con los fondos estatales de inversión local que se han aplicado en los dos últimos ejercicios, y que han aportado a las arcas madrileñas más de 500 millones de euros.

Finalmente, los gastos financieros se recortan un 2,37 por ciento hasta los 160,82 millones; las transferencias corrientes, un 6,79 por ciento hasta los 367,68 millones; las transferencias de capital, un 45,3 por ciento hasta los 47,88 millones de euros; y las operaciones de capital (-40,15 por ciento, hasta los 327,52 millones).

Las operaciones financieras son las únicas que aumentan, un 14,47 por ciento, hasta los 294,63 millones de euros con el objetivo de reducir la deuda municipal en una cantidad total de 594,6 millones de euros. De hecho, incluso la partida de intereses será menor en cuatro millones de euros que el año pasado, gracias a la caída del stock de deuda.

AREAS DE GOBIERNO

Por áreas de Gobierno, Obras y Espacios Públicos y Hacienda son las que más dinero pierden, con unas caídas del 23,4 y el 18,49 por ciento, respectivamente, lo que deja sus presupuestos en los 437,27 millones en el caso de la Concejalía de Juan Bravo, y en los 406,09 millones en el de Paz González.

La caída de esta área se debe fundamentalmente al ahorro de cien millones anuales que permitirá la subrogación de la deuda de la M-30, un dinero que se presupuesta en Gastos Globales por si finalmente la operación no saliera adelante, pero que si todo va bien a final de año podría usarse para equilibrar Tesoreria.

Le siguen los descensos de Urbanismo (-18,41 por ciento, hasta los 205,21 millones), Economía (-13,51 por ciento, hasta los 105,27 millones), de Familia y Servicios Sociales (-10,41 por ciento, hasta los 233,23 millones, si bien desde el Consistorio se asegura que no se tocarán las partidas de mayores y dependencia y que el recorte viene de Cooperación); de Vicealcaldía (-9,13 por ciento, hasta los 85,22 millones); y Las Artes (-8,19 por ciento, hasta los 122,1 millones).

Por último, el descenso en Seguridad y Movilidad llega al 7,27 por ciento, hasta los 1.034,49 millones, siendo el área con mayor presupuesto; mientras en Medio Ambiente queda en el 5,45 por ciento, hasta los 786,69 millones de euros. Los distritos, finalmente, pierden un 7,25 por ciento de su presupuesto, y contarán en el próximo ejercicio con 561,34 millones.

INGRESOS

En cuanto a los ingresos, Bravo ha asegurado que el Ejecutivo local «congelará» todos los tipos y que incluso reducirá algunas tasas como la de basuras o ampliará los márgenes de exención. «Hemos tenido que decidir si conseguir más ingresos con una subida de los tipos impositivos de los impuestos locales o reduciendo el gasto en mayor medida; optamos por lo segundo», ha explicado.

Además, ha recordado que el Consistorio madrileño dedica prácticamente mil millones de euros al año a competencias impropias que nadie financia, con lo que «los ingresos equivalen a los de cinco años para hacer frente a las necesidades de gasto de cinco años después».

Finalmente, el delegado ha asegurado que «la situación económica del Ayuntamiento es equilibrada, de solvencia, y eso queda demostrado porque por tercer año consecutivo habrá unas cuentas equilibradas a pesar de ser el tercer año que no se permite la refinanciación» y ha afirmado que «el presupuesto es coherente» con el de años anteriores.

«No hemos cambiado el rumbo ni un ápice, aunque hemos tenido que reducir la velocidad por las condiciones del Gobierno de España, que ha decidido que los ayuntamientos asumamos la peor parte de su ajuste. Pero estamos en condiciones de poder garantizar no sólo los servicios que son competencia municipal, sino también los impropios, y además de que se pondrán en funcionamiento los equipamientos construidos tanto con cargo al presupuesto como los de los fondos estatales», ha zanjado.

Por ello, ha insistido en que «a partir del 1 de enero (la capital) seguirá avanzando con estas nuevas reglas del juego, con la esperanza de que el Gobierno no vuelva a dar otra vuelta de tuerca a los ayuntamientos de España».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído