El peor resultado de la historia del PSC arrastra a Montilla

El PSC ha obtenido este domingo el peor resultado en unas elecciones autonómicas, y la primera consecuencia inmediata ya ha sido una cabeza, la del aún presidente de la Generalitat y primer secretario del partido, José Montilla.

Montilla ya ha anunciado que dejará su cargo en el partido en el próximo congreso, que inicialmente estaba previsto celebrarse en tras las elecciones generales de 2012, pero aún se desconoce si el partido lo podría adelantar.

En cualquier caso, el resultado de este domingo es un golpe para el socialismo catalán: con el 99% del voto escrutado, consiguen 28 diputados, poco más del 18% del voto y casi 565.000 sufragios, el doble de su principal rival, CiU.

Una de las grandes incógnitas que ahora planean ahora en el PSC es si tras las elecciones autonómicas, el partido hará movimientos con la finalidad de asegurar que siguen siendo hegemónicos la ciudad de Barcelona y en su ‘cinturón rojo’, bastiones hasta ahora inexpugnables del socialismo catalán desde 1979.

Otra de las preguntas será cómo se mantienen los equilibrios dentro del partido entre los denominados ‘capitanes’ –que tomaron el control de la organización en 1994, en el Congreso de Sitges– y la llamada ‘ala catalanista’ del partido, que reclama más independencia con el PSOE.

El partido ha tratado este domingo de transmitir una imagen de unidad, ya que un sinfín de alcaldes y casi todos los miembros de la dirección del partido han arropado a Montilla, aunque la gran ausencia ha sido la del aún consejero de Economía y Finanzas, Antoni Castells.

Otra de las preguntas aún sin respuesta es si Montilla ejercerá el papel de jefe de la oposición en la próxima legislatura, o bien cederá el timón a su número 2 por Barcelona, Montserrat Tura, o al número 3, Celestino Corbacho.

Una atmósfera de tensión ha presidido la sede central de los socialistas catalanes desde las 18.00 horas, que ha tenido su punto de culminación cuando un ciudadano de a pie ha accedido a la sala Ernest Lluch del partido y, desde las gradas del público, ha lanzado un huevo al portavoz del PSC, Miquel Iceta, mientras comparecía ante los medios para valorar los primeros sondeos.

A diferencia de 1999, 2003 y 2006, el PSC ha concurrido en solitario, rompiendo la coalición con Ciutadans pel Canvi, aunque dos miembros de esta asociación están en las listas por Barcelona.

El de este domingo es el peor resultado de la historia del PSC en cifras absolutas y relativas: hasta la fecha este récord lo ostentaban los primeros comicios autonómicos, los de 1980, cuando la candidatura liderada por Joan Raventós apenas superó los 600.000 votos, el 22,43% del total y se quedó con 33 escaños.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído