L’Hospitalet rechaza una moción del PP para denegar la residencia a los inmigrantes incívicos

El pleno municipal de L’Hospitalet de Llobregat ha rechazado este martes una moción de PP para denegar el acceso de los inmigrantes incívicos al permiso de residencia o su renovación, con los votos a favor del PP, en contra del PSC y de ICV-EUia y la abstención de CiU.

Así lo ha decidido el pleno de L’Hospitalet, cuyo Consistorio lidera la socialista Núria Marín, después de que en noviembre aprobase pedir al Gobierno central que les vete la regularización por arraigo social y la reagrupación familiar.

El grupo municipal socialista ha justificado su negativa en un comunicado argumentando que el Consistorio ya se manifestó con la moción de noviembre –cuyo texto ya se ha enviado el texto al Ministerio de Trabajo e Inmigración–, y que la propuesta del PP «no aporta nada nuevo y es seguidista».

En la moción debatida este martes, el PP instaba al Ayuntamiento a solicitar al Gobierno que el nuevo Reglamento de la Ley de Extranjería establezca la necesidad de un informe municipal vinculante en el que consten las infracciones de las ordenanzas de civismo para los casos de solicitud o renovación de la autorización de residencia en España.

OLEADA DE MOCIONES

Además de L’Hospitalet de Llobregat (Barcelona), encabezado por la socialista Núria Marín, aprobó una moción para vetar el arraigo y la reagrupación de los inmigrantes incívicos el pleno de Salt (Girona), liderado por la alcaldesa del PSC Iolanda Pineda.

Badalona (Barcelona) aprobó una enmienda del gobierno municipal –formado por PSC, CiU y ERC– a una moción del PP, que presentará el mismo texto en todos los ayuntamientos catalanes en los que tiene representación.

El texto aprobado en Badalona no especifica que los informes deban ser vinculantes; no hace referencias a la reagrupación familiar, y reclama penalizar a los extranjeros con sanciones firmes por «infracciones graves, muy graves o reincidencia» de cualquiera de las ordenanzas municipales, no sólo las de civismo.

La moción del PP fue tumbada por el pleno municipal de Girona y de Igualada (Barcelona) y pasará este jueves por el de Terrassa (Barcelona), mientras que El Vendrell (Tarragona) ha trasladado la moción del gobierno municipal de CiU al Consejo Municipal de Convivencia y Civismo antes de devolverla al pleno para su aprobación.

Han expresado su apoyo a vetar el arraigo de los incívicos el alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), y el de Reus, Lluís Miquel Pérez (PSC), que también ha abogado por limitar su reagrupación.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído