El lehendakari rechaza hablar de Sortu y del comunicado de ETA para «no hacerles publicidad en su campaña»

El lehendakari, Patxi López, ha rechazado hablar este domingo sobre Sortu y sobre el nuevo comunicado hecho público por ETA para evitar «hacerles publicidad en su campaña». Además, ha asegurado que no le preocupa «electoralmente» que la izquierda abertzale esté en las urnas porque esos votos serían «bienvenidos» si su presencia legal en las urnas sirviera «para acercarnos a la paz y a la libertad».

Durante la presentación en el BEC de Barakaldo, en Vizcaya, de los candidatos socialistas de la Margen Izquierda y Zona Minera, López ha afirmado, en medio de su discurso, que «hoy» no ha hablado de Sortu «ni de verificaciones informales», en alusión al comunicado de ETA, porque no quiere «hacerles publicidad para su campaña, que es, en definitiva, lo que estábamos haciendo estos días».

En todo caso, ha asegurado que no le preocupa «electoralmente» la presencia de la izquierda abertzale en las urnas, «como a otros». Asimismo, ha señalado que, si eso sirviera para acercarnos a la paz y a la libertad, «bienvenidos sean esos votos».

Además ha defendido la labor de los socialistas en las instituciones, frente a una derecha y un nacionalismo que «caminan hacia atrás», porque los primeros apuestan «por el recorte de derechos» en la actual época de crisis, y los segundos por «el enfrentamiento y la división» entre los vascos.

Según ha explicado el lehendakari, en el ADN socialista están «incrustados valores» como la «libertad, la igualdad y la solidaridad», desde el convencimiento de que los ayuntamientos son «el primer espacio donde se lucha por la igualdad».

«Y los alcaldes socialistas sabéis, mejor que nadie, que la puerta del ayuntamiento es la puerta que se toca cuando no hay ninguna puerta que tocar. Los alcaldes socialistas sabéis que es en los ayuntamientos donde la política se hace realidad tangible», ha manifestado.

En este sentido, ha rechazado que los consistorios deban servir para «dividirnos y enfrentarnos», puesto que «todos somos igualmente vacos y vecinos del mismo municipio, a pesar de que algunos sigan sin entenderlo así».

«BUENOS VASCOS NACIONALISTAS»

«Y cuando digo esto, no estoy agitando fantasmas del pasado. No. Los nacionalistas, el PNV, sigue, todavía hoy, empeñado en dividirnos entre un ‘nosotros’, los buenos vascos nacionalistas, y ‘los otros’, vascos, sí, pero menos», ha asegurado.

A su juicio, las declaraciones de los jeltzales sobre temas como el euskera les quitan «la careta» porque implican la convicción de los miembros del PNV de que «este país es suyo, que el euskera es suyo, que el Gobierno es suyo y que nosotros no somos más que unos usurpadores».

«BERRINCHE»

El lehendakari ha indicado que el PNV se llevó «un berrinche» tras las elecciones municipales y su llegada a Ajuria Enea, porque «no pueden soportar no ser ellos los dueños del país» aunque «algunos intenten ocultarlo porque estamos casi en campaña».

López ha señalado que los jeltzales de Vizcaya «lo esconden más», pero en Guipúzcoa «buscan la acumulación de fuerzas nacionalistas «más a las claras», con iniciativas como la Plataforma ‘Batu Gaitezen’, cuyo objetivo es «volver al derecho a decidir, a la consulta, a los planes soberanistas», es decir, «a todo aquello que Ibarretxe utilizó y sólo sirvió para dividirnos y enfrentarnos a unos vascos contra otros».

En este contexto, ha añadido que el PNV hace «llamamientos» para la unión con «los que están en contra del Tren de Alta Velocidad, del Puerto de Pasajes, y de todos los proyectos estratégicos de éste país», puesto que «lo único que les importa de verdad, son ellos mismos y sus obsesiones particulares». «No les importa paralizar este país, con tal de progresar ellos», ha insistido.

Frente a estas actitudes, ha destacado que los socialistas saben lo que es «que te nieguen tus derechos y lo que es tuyo», lo que les impulsa a defender «el euskera y nuestra cultura y nuestras tradiciones», que «son de todos», al igual que el país «porque todos hemos ayudado a construirlo y nunca se ha pedido a nadie un certificado de identidad para hacerlo».

«Y por eso, sabemos que ahora tenemos que seguir juntos, todos, haciendo país. Que Euskadi se hará entre todos o no se hará. Porque no se va a hacer unos contra otros», ha subrayado.

AYUNTAMIENTOS

El lehendakari ha defendido que la labor municipal debe ser «baluarte para defender las conquistas ciudadanas» frente a quienes «quieren aprovechar la excusa de la crisis para desmontar todo esto».

«Tenemos que reivindicar con orgullo nuestros ideales de izquierdas, frente al ataque de la derecha. Veréis, es muy curioso ver cómo, todos los que dicen que ya no hay ni derecha ni izquierda, que todos somos iguales, que todos hacemos lo mismo, son todos de derechas. Y lo dicen porque así, si olvidamos nuestros principios, nuestros ideales, ellos impondrán los suyos», ha advertido.

En este sentido, ha abogado por «hacer esfuerzos y sacrificios» como los que se están realizando actualmente porque «queremos que el progreso y el bienestar llegue a todo el mundo y no sea el privilegio de unos pocos, como siempre han pretendido ellos».

Según ha señalado, la derecha pretende quitar los servicios públicos y ofrecerlos mediante empresas privadas que cobran «con las dos manos» a los ciudadanos y a la Administración.

«Y así estamos y así nos enfrentamos a las próximas elecciones municipales y forales. Con una derecha y con un nacionalismo que sólo quieren caminar hacia atrás. Unos hacia el recorte de los derechos conseguidos, y otros hacia la división y el enfrentamiento.

Y nosotros queremos mirar al futuro», ha apuntado.

En esta línea, ha abogado por «sumar a todos para trabajar por conseguir objetivos compartidos». «Queremos una sociedad vasca fuerte y unida, formada por ciudadanas y ciudadanos libres y solidarios. Nosotros defendemos el Estado de Bienestar como pacto ciudadano para garantizar el progreso colectivo», ha dicho.

De igual modo, ha asegurado que los socialistas son «necesarios en tiempos de bonanza» para redistribuir la riqueza, a la vez que son «mucho más necesarios en tiempos de crisis», al tratarse de «los únicos» que no dejan «a nadie abandonado a su suerte».

«Y eso es lo que está en juego el 22 de mayo. Ni la Moncloa ni el Gobierno vasco. La política que, desde los ayuntamientos y las diputaciones, nos permitirá progresar o estancarnos», ha añadido.

GOBIERNO VASCO

A su entender, el Gobierno vasco que preside ha liderado la política que «nos ha traído hasta aquí, hasta un momento en el que todos pensamos que estamos cerca de la paz y la libertad definitiva».

Además, ha asegurado que su Ejecutivo «ha abierto» el diálogo social con sindicatos y empresarios, está combatiendo «con eficacia» la crisis económica, desarrollando las Políticas Activas de Empleo, poniendo en marcha reformas en la Educación y en la Sanidad «para consolidar el Estado de Bienestar» y «acabando con la crispación y los frentismos».

«Hemos demostrado que es posible hacer políticas distintas y también, y sobre todo, nuevas formas de hacer política: poniendo humildad y cercanía a la gente donde otros ponían soberbia y distanciamiento. Y poniendo diálogo y voluntad de entendimiento donde otros ponían imposición y bronca», ha explicado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído