Tertulia política con Graciano Palomo y M. Jesús Güemes

¿Será capaz la marca (PSOE) de desvincularse del producto (Zapatero) para evitar un duro golpe el 22 de mayo?

Un vuelco en Castilla La Mancha sería como una moción de censura

Comienza la campaña electoral para las Elecciones autonómicas y municipales del 22 de mayo. Es la primera vez en los últimos siete años que el PP llega a unos comicios con una ventaja tan clara sobre el PSOE. Para hablar de la realidad política en vísperas de estos comicios nos acompañan Graciano Palomo y María Jesús Güemes.

Palomo es analista político y recientemente ha publicado «El hombre impasible» (Esfera de los Libros) la primera gran biografía de Mariano Rajoy. María Jesús Güemes es periodista del diario Público que sigue minuto a minuto y kilómetro a kilómetro la actualidad del partido líder de la oposición.

Para el 22 de mayo de 2011 el PSOE movió ficha anunciando hace ya algunas semanas que Zapatero no será candidato en 2012. Como señala Güemes la maniobra trata de desvincular la marca (el PSOE) del producto (Zapatero) para que los candidatos regionales y locales estén menos influidos por el degaste del presidente. Mientras que el PP, señala, tratará de mostrar estos comicios en clave nacional como castigo a la política del Ejecutivo.

Graciano considera que sea quien sea el candidato del PSOE, la situación del país con cerca de cinco millones de parados y más de un millón de familias sin ningún tipo de ingreso obliga a un cambio en el color del Gobierno.

En estas elecciones municipales y autonómicas uno de los focos de atención está en Castilla La Mancha. Este «fuedo» socialista podría ser gobernado por la actual secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal. Un toque de efecto que sería determinante en la política de todo el país y podría ser interpretado como una moción de censura y un nuevo empuje para exigir elecciones anticipadas.

Como el mejor escenario para el Partido Popular, María Jesús Güemes lo sitúa en un millón de votos más que los socialistas. Este es el resultado que obtuvo el PP de Aznar en 1995, antes de ganar las Generales de 1996.

Mientras el PSOE quiere que el resultado no se analice en clave de todo el Estado, el Partido Popular busca los contrario para poder emplear los futuribles resultados como un castigo a la gestión del saliente Zapatero. Y como es saliente, en Génova estudian varios escenarios estratégicos según sea el candidato elegido por los socialistas.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído