(Ampliación) Rajoy apuesta por la concordia, la unión, la independencia y la convivencia en su puesta de largo

El líder del Partido Popular y candidato a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, apostó este lunes por la concordia, la unión, la independencia y la convivencia como cuatro de los valores que considera fundamentales en su vida y que piensa aplicar a su gestión política si gana las elecciones generales del 20 de noviembre.

Rajoy se presentó con estas palabras a sí mismo durante la puesta de largo de su biografía «En confianza» (editorial Planeta), en un acto multitudinario celebrado en un hotel de Madrid, donde estuvo arropado por su familia, toda la cúpula del PP y destacadas personalidades como Juan Miguel Villar Mir, Esther Koplowitz, Luis del Rivero o Enrique Cerezo, la baronesa Tita Cervera y el actor Pepe Sancho.

Acompañado de tres mujeres jóvenes, que han conocido a Rajoy en la oposición y que intervinieron junto a él en la presentación de la obra, el líder del PP defendió que a lo largo de su vida ha aprendido «que España no es Madrid ni Barcelona ni siquiera mi pueblo» y que «la moderación es buena y un moderado puede tener convicciones al igual que un radical».

Esgrimió que ahora sabe que «no se puede argumentar a quien pone por delante los sentimientos» o que «en todas partes hay de todo», «que la unión hace la fuerza y jugar a dividir a las personas es muy peligoro y a los países, más».

Alegó que la independencia «es un gran valor y es difícil ganársela», que los consensos básicos sobre la convivencia «no hay que perderlos nunca», que «un político no se debe dejar enredar en la anécdota ni en el chisme ni en los dimes y diretes ni dedicarse a las coñas pequeñas» y, sobre todo, que «cualquier gobernante debe ser justo y aspirar a serlo».

SIN CRITICAS A NADIE

Rajoy alardeó de haber escrito un libro en el que no arremete contra nadie, ni contra quienes trataron de echarle de la dirección del PP durante los últimos años ni contra quienes han sido sus adversarios políticos en el Gobierno durante estas dos últimas legislaturas.

Comentó que al ahora candidato del PSOE a La Moncloa, Alfredo Pérez Rubalcaba, únicamente le cita una vez en toda su biografía a pesar de que se trata de un libro «a favor de Mariano Rajoy». «A mi favor, porque es bueno hacer justicia de vez en cuando. Para lo otro ya hay voluntarios por doquier», bromeó.

Señaló que, pese a todo lo que ha sufrido internamente durante años, tampoco habla mal de sus compañeros de formación porque «no encontré motivo para ello». «No meto el dedo en el ojo a nadie», remachó. «Ganas no me han faltado».

Rajoy argumentó que, si como candidato a la Presidencia del Gobierno, critica que el PSOE de Zapatero haya intentado dividir a los españoles y apuesta por la concordia «parece lógico que actúe en consecuencia» cuando narra su vida.

Como resumen de esta idea, insistió: «Aquí estoy yo y parte de mí, a unos les gusto más, a otros no tanto y a no sé cuantos nada. Espero que estos no sean demasiados, por la cuenta que me trae».

DIFÍCIL ESCRIBIR UN LIBRO

El líder del PP adujo que escribir «En confianza» no ha sido «tarea fácil» porque «obliga a tomar muchas decisiones», a definir un proyecto y trabajar en la redacción del texto.

Reconoció que muchas veces le habían ofrecido escribir su biografía o participar en otros libros pero lo había rechazado porque siempre encontraba «un motivo». Ahora, en cambio, dio a entender que su equipo de confianza le han animado «e incluso presionaron» para que lo hiciera con la idea de que es una buena forma de explicar a los votantes lo que piensa hacer cuando llegue a La Moncloa.

En clave de futuro, no hizo ningún anuncio de sus planes. Repitió que pretende recuperar el Ministerio de Agricultura para poner un responsable al frente como Loyola de Palacio, Miguel Arias Cañete o Jesús Posada para que «den la batalla en Bruselas» en defensa del sector.

Entre la extensa delegación del Partido Popular, la primera fila estaba plagada por el expresidente del Gobierno José María Aznar; la concejala de Madrid Ana Botella; la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre; la presidenta de Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal; el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón; la vicesecretaria general de Organización del PP, Ana Mato; el vicesecretario general de Política Territorial, Javier Arenas; el vicesecretario general de Comunicación, Esteban González Pons; el portavoz en el Senado, Pío García-Escudero, y la vicepresidenta del Congreso Ana Pastor.

Entre los barones territoriales del PP se encontraban, además de las mencionadas Aguirre y Cospedal, el presidente de Murcia, Ramón Luis Valcárcel; el presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fraba; el presidente de Extremadura, José Antonio Monago; el presidente del PP del País Vasco, Antonio Basagoiti; el presidente del PP de Navarra, Santiago Cervera; y el presidente del PP de Asturias, Ovidio Sánchez. Como principal ausencia, la del gallego Alberto Núñez Feijóo.

Tampoco faltaron varias de las personas que acompañaron a Rajoy como ministros en los gobiernos de José María Aznar o quienes formaron parte de su equipo la pasada legislatura en la oposición. El ex secretario general del PP Ángel Acebes estuvo sentado en tercera fila junto al exministro de Asuntos Exteriores Abel Matutes y el exministro de Justicia José María Michavila.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído