Un grupo de personas se instala en el antiguo Cine Yago, en Santiago de Compostela, con el lema «Okupa y resiste»

Un grupo de personas aún sin identificar se ha instalado en el edificio del antiguo Cine Yago, en pleno casco histórico de Santiago de Compostela, y ha colocado una pancarta en los balcones de la primera planta en la que puede leerse: «Okupa y resiste».

Esta acción ha coincidido con la aparición en varios puntos de la capital de Galicia de carteles en los que se anuncia la «Gran reapertura de la Sala Yago», con una programación de tintes reivindicativos, que se desarrollaría entre este viernes y el próximo domingo.

Los individuos permanecen dentro del edificio, ubicado en la Rúa do Vilar, y rechazan hablar con los medios de comunicación. No obstante, las personas que están dentro han hecho llegar a los medios de comunicación un comunicado impreso en el cual proponen la recuperación de la Sala Yago «frente a la decisión del Ayuntamiento y propietarios de dejar que se siga cayendo» y «conseguir así una nueva catalogación urbanística que permita la especulación inmobiliaria».

«Frente al cierre y abandono de pequeños cines y salas como el Yago o la Nasa y la ironía de una Ciudad de la Cultura en las afueras, recuperemos la diversidad de los pequeños espacios en los que tiene cabida la denuncia política y social», reza el comunicado.

Agentes de la Policía Local se han desplazado al lugar para hablar con estas personas para ratificar que no se hubiese manipulado la cerradura de entrada –en apariencia no había sido forzada– y advertirles de que tenían que retirar la pancarta de la fachada.

No obstante, en torno a las 13.00 horas, personas con capuchas han salido nuevamente a los balcones del inmueble para colocar otra pancarta en la que puede leerse «Espacio cultural liberado».

AGILIZAR EL DESALOJO

Al lugar también se ha desplazado el alcalde de Santiago de Compostela, Gerardo Conde Roa, quien ha recordado que el inmueble es propiedad privada y, hasta el momento, no se ha producido ninguna denuncia de la familia que lo posee, por lo que no se puede intervenir para su desalojo. No obstante, ha indicado que esperan que la denuncia se produzca próximamente para proceder al desalojo del edificio, que recordó que se encuentra en mal estado.

En el lugar también se personó un familiar de los dueños del edificio que, aunque eludió hablar con los medios de comunicación, sí mantuvo un contacto con Conde Roa, quien aprovechó esta presencia para solicitar a los propietarios que agilicen la presentación de la oportuna denuncia, para evitar que el conflicto «se enquiste».

PROGRAMACION

En varios puntos de la ciudad se pueden ver carteles imitando al celuloide cinematográfico en el cual, bajo el lema «Por la recuperación de nuestros espacios», se detalla una programación prevista en el antiguo Cine Yago entre este viernes y el sábado.

Así, señalan que este mediodía, a las 14.00 horas, habrá una comida –«todas las comidas se harán libres de sufrimiento animal», especifican–, y convocan una asamblea para las 17.00 horas de este viernes.

Talleres de «defensa legislativa», debate de «estrategias de autoorganización, ocupación y acción directa», juegos populares bajo la denominación «lanzamiento del futuro al retrete», junto con actividades culturales como sesiones de títeres y proyecciones de documentales y películas integran la programación anunciada para este espacio.

En el Facebook de AcampadaSCQ ya se han hecho eco de esta acción de reivindicación cultural con el siguiente mensaje: «un grupo de activistas liberaron ayer por la noche la Sala Yago de Compostela, hasta la fecha en manos de la especulación y los bancos». Asimismo, invitan a los seguidores del movimiento de ‘indignados’ a participar en las actividades programadas.

HISTORIA

La Sala Yago, la más antigua de la ciudad de Santiago en su día, cerró sus puertas en junio de 2007 con una fiesta que pretendía servir de homenaje a todos los que «hicieron posible este sueño», como manifestaba entonces uno de los responsables de la actividad cultural de este local. Su última etapa comenzó en 1946, siendo el centro cultural de la vida de Santiago casi 50 años.

Los orígenes de la Sala Yago se remontan a 1946, cuando dejaba de ser la sede de Correos y abría sus puertas como sala de cine a cargo de la empresa Gesto Nieto, que también gestionaba ‘Capitol’, otro de los grandes cines de Santiago.

El declive de los grandes cines acabó con la renovación en 1998 de esta sala, y tras una transformación física que desembocó en una nueva etapa, en 2002, con Títeres Cachirulo y Teatro do Noroeste. Ganó el ‘Premio especial Max’ de la SGAE, junto con la Sala Galán y la Sala Nasa (que lo rechazaron) y Teatro Noroeste se convirtió en su compañía residente.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído