La falta de dinero impide su estreno

Las obras fantasma de la Comunidad Valenciana

Los efectos perversos de la burbuja inmobiliaria

Fuera de la capital hay un garaje de 2,4 millones que no se ha abierto todavía porque no hay dinero para su transformador

En marzo de 2011, el entonces presidente de la diputación de Castellón, Carlos Fabra, inauguró el aeropuerto de la localidad, sin aviones.

Más de un año después, como subraya ‘El Economista’, sigue a la espera de abrirse. Es solo un ejemplo de una instalación que permanece sin estrenar por falta de dinero. Pero hay muchísimas más en la Comunidad Valenciana.

La comunidad, es la segunda autonomía con mayor deuda pública, 20.800 millones de euros a marzo, el 20,2% de su PIB. La región acumula obras levantadas con dinero público que, sea por el motivo que sea, permanecen sin estrenar. El País recopila en un articulo muchas de ellas.

– Aeropuerto de Castellón

Es el mejor ejemplo. Se inauguró hace más de un año, aunque sigue a la espera de abrirse y de los permisos necesarios. El presidente de la Generalitat valenciana, Alberto Fabra, indicó hace unos meses que el aeropuerto se abriría «cuando haya garantías de que vaya a haber utilización, pues no se va a abrir un aeropuerto para que no haya aviones».

– Centro de Tecnificación Deportiva de Vila-real (Castellón)

Con una inversión de 26 millones de euros, el complejo, contruido durante el mandato del PP y con 18.000 metros cuadrados solo se abrió para su inauguración, en junio de 2011.

– «Biblioteca sin libros» de Vila-real (Castellón)

La instalación, conocida por este peculiar nombre, se encuentra también en el mismo municipio que el Centro de Tecnifiación Deportiva. El Ayuntamiento costeó los cuatro millones de la obra. Pero a falta de que la Generalitat pague su parte, 2,3 millones, el centro no ha dado nunca servicio.

– Centro ocupacional para personas con discapacidad psíquica de Penyeta Roja, en Castellón

Con una inversión de dos millones de euros, las obras terminaron en 2009, pero nunca ha llegado a abrirse. La Consejería de Bienestar Social explica a El País que no se ha estrenado «porque no hay demanda para cubrir las plazas».

– Viviendas tuteladas para personas mayores. Vall d’Alba (Castellón)

La construcción de estas viviendas finalizó en 2006 gracias a una inversión de 400.000 euros de la institución provincial, la Generalitat y el Ayuntamiento. Si bien se inauguraron, nunca llegaron a abrirse. En un intento por aprovecharlas, en 2010 el Ayuntamiento, del PP, autorizó crear allí un centro especializado de enfermos crónicos y las viviendas se volvieron a inaugurar en marzo de 2011, pero falta dinero para que el centro funcione.

– Centro de Día. Vinaròs, Castellón.

Fue un proyecto que se levantó bajo mandato socialista con la puesta en marcha del Plan E, y contó con una inversión de 2,9 millones. El centro lleva un año cerrado. El actual alcalde, Juan Bautista Juan (PP), explica que al proyecto le falta una residencia para 143 personas en la planta superior, pero solo ha habido financiación para la primera parte.

– Centro Social del barrio de Patrax, Valencia.

Se destinaron 3,8 millones para levantar la instalación. El centro ya está terminado y listo para su uso, pero nunca se ha abierto. En la misma situación están el Balneario de Natzaret (1,5 millones), una agencia de lectura (337.000 euros) y un polideportivo (9,5 millones). A la lista se suma el complejo Jubiocio, el mayor centro de jubilados de la ciudad y que porl a falta de uso se está deteriorando.

– Garaje en Sedaví (PP), Valencia

Fuera de la capital hay un garaje de 2,4 millones que no se ha abierto todavía porque no hay dinero para su transformador.

– Oliva, Valencia

En esta localidad, un centro polivalente, una biblioteca y una casa de fiesta llegaron a inaugurarse, pero están cerrados a pesar de costar cuatro millones.

– Tranvía de Alicante

En este caso, el proyecto más destacado es el de la línea 2, que unirá el centro de la ciudad con la universidad. La Generalitat invirtió 100 millones y las obras se terminaron hace más de un año, pero sigue sin estar en funcionamiento. El Consell prepara un concurso que dejará la gestión en manos de una empresa mixta (público-privada).

El periódico recoge muchas otras instalaciones fantasma, dos de ellas en Elche, Alicante.

Un centro de día para enfermos de Alzheimer (dos millones) y un centro de día y residencia para enfermos mentales (2,7 millones), que tampoco se han abierto.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído