Xavier Melero defendió a Javier De la Rosa

¿Quién es el abogado que le guarda las espaldas a Mas y Pujol?

Discípulo aventajado del bufete Cuatrecasas

¿Quién es el abogado que le guarda las espaldas a Mas y Pujol?
El letrado Xavier Melero, el procurador Antonio de Anzizu y Francesc Sánchez, de CDC, registran la querella. CDC

¿Quién es el guardaespaldas, con toga y credenciales del Colegio de Abogados, que dirige el contraataque de Mas y Pujol contra Pedrojota? ¿El letrado que firma bajo las dos «honorables» querellas presentadas contra El Mundo? ¿El hombre en el que el ex President y el President han depositado toda su esperanza para que el largo brazo de la Justicia no hurgue en Suiza hasta las últimas consecuencias?

Si esa maniobra de despiste, los titubeos del Ministerio del Interior, los formalismos del juez del caso Palau, la presión mediática de la prensa catalana, el terror de Populares, Socialistas, Nacionalistas y dirigentes de toda la geografía española a que se tire del hilo, detienen una catarsis indiscriminada de evasiones fiscales y ocultación de capitales en el laberinto suizo, a cuarenta y muchos millones de españoles, entre los que se encuentran más de siete millones de catalanes, nos habrán vuelto a dar por donde la espalda pierde su noble nombre.

Éste no es un duelo entre Pedrojota y el tándem Mas-Pujol. Entre las «cloacas» del Estado y los delirios independentistas de Cataluña. Este es un duelo entre la honradez y la endémica, subterránea, alevosa, nocturna, inmune e impune corrupción que campa por sus respetos por los cuatro puntos cardinales de España. ¡El que la haya hecho que lo pague! Ha llegado el momento de ofrecerle al visionario Berlanga el merecido homenaje póstumo: ¡todos a la cárcel!

Abogado de Javier De la Rosa

Javier (Xavier) Melero, el abogado que firma al pie de las querellas presentadas por Jordi Pujol y Artur Mas contra El Mundo, era uno de los cuatro abogados que utilizó Javier De La Rosa durante el largo proceso de 12 años del «caso Grand Tibidabo», una rocambolesca operación de ingeniería financiera que ocupa muchas páginas en las hemerotecas.

Eran los tiempos en los que se habían estrechado los vínculos de amistad entre Jordi Pujol y el hombre que se la metió cuadrada a los kuwaitíes con el caso Kio, cuando nadie pensaba que pudiesen caer torres tan altas, ni desaparecer por arte de magia 500 millones de dólares.

Los tiempos felices en los que, el entonces Honorable President, no se cortaba un pelo en calificar a su buen amigo de «empresario modelo», en una desafortunada frase que después demostró las dotes proféticas del patriarca de los Pujol: De la Rosa, efectivamente, acabó ingresando en la cárcel Modelo.

Debió ser en esa época en la que De la Rosa se ufanaba de no acostarse nunca sin hablar con su abogado, cuando Jordi Pujol padre descubrió el talento innato del letrado Javier (Xavier) Melero en el complejo arte jurídico de darle la vuelta a los asuntos penales.

Discípulo aventajado del bufete Cuatrecasas

La carrera posterior del abogado fue a partir de entonces fulgurante. Durante años trabajo en el prestigioso bufete Cuatrecasas, en la actualidad 2º en facturación del Estado español, tras el de Garrigues, merced a una fructífera fusión con la firma Gonçalves Pereira, que lo ha convertido en un bufete de ámbito ibérico. La firma de abogados Cuatrecasas, Gonçalves Perreira, ha resistido insinuaciones de prestación de servicios a las mafias rusas y afronta la imputación de Emilio Cuatrecasas nieto, máximo responsable del bufete en la actualidad, por un presunto delito de fraude fiscal por valor de 4 millones de euros.

Pero Javier (Xavier) Melero ya había volado del nido antes de esos acontecimientos. Se emancipó profesionalmente y montó el bufete Melero&Gené que le va viento en popa a toda vela. Está considerado un experto en derecho penal y se lo rifan todos los «presuntos inocentes» que pueden pagar su tarifa.

Melero&Gené versus Pedrojota

Es verdad que Javier de la Rosa dejó de contar con él y se dedicó a lavar sus trapos sucios en familia (él mismo y su hija), con resultados dispares y mucho trabajo acumulado. Pero el cerebro de Melero&Gené puede presentar uno expediente que debería hacer saltar las alarma en El Mundo:

-Defiende al miembro de CDC ángel Colom en el largo y lento proceso del Palau, utilizando la estrategia de cuestionar los informes presentados ante el juez Josep María Pijuan.

-Consiguió la imputación de un colaborador del diario Avui, Oriol Malló, por un artículo titulado «Falangistes taxidermistes», en el que el autor calificaba de fascistas y otros adjetivos a Ciutadans per Catalunya.

Ahora quiere irle a la yugular a Pedrojota Ramírez. Su norma es aceptar casos que den pasta contante y sonante o, como alternativa, que den notoriedad y los incalculables beneficios de la publicidad mediática, en una decida inversión en imagen de marca.

Lo mismo defiende a De la Rosa, que a Albert Boadella y Albert Rivera, que ahora a Artur Mas y Jordi Pujol. No parece un letrado militante, sino un adiestrado mercenario de lo Penal dispuesto a desenfundar la espada de la Justicia a favor de aquel que abone sus honorarios.

El duelo está servido en la delgada línea roja que separa la libertad de información del derecho a la honorabilidad de los Honorables. ¡Ojalá esta anécdota judicial no impida a la Justicia contemplar y adentrarse en el tupido bosque de Suiza! Que se dejen de informes, de querellas, de maniobras de distracción, de formulismos jurídicos, de disculpas patrióticas, de grandilocuentes declaraciones y demás monsergas. ¡Si en España hay Justicia, en Suiza no puede quedar la mínima duda sobre nada y sobre nadie!

Te puede interesar

Autor

Luis Balcarce

Desde 2007 es Jefe de Redacción de Periodista Digital, uno de los diez digitales más leídos de España.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído